La ministra del aborto utiliza comentarios anónimos para atacar a HazteOir.org

La ministra del aborto utiliza comentarios anónimos para atacar a HazteOir.org

«BLOGS HO: »«<a href="http://www.arsuaga.net/2010/10/07/me-quede-corto-bibiana-aido-manipula-y-es-muy-sectaria/">Me quedé corto: Bibiana, manipulas</a>, por Ignacio Arsuaga»

REDACCIÓN HO.- La ministra del aborto tiene tiempo libre. Mucho tiempo libre. Desde que pergeñó con la patronal de los abortorios, la Asociación de Clínicas para la Interrupción del Embarazo (ACAI), la ley del aborto que le había encargado Zapatero, no se le ha conocido más actividad que la de emitir un comunicado de condena cada vez que se produce una víctima de la violencia familiar. Y poco más.

Cierto es que desde que ocupa el Ministerio esas tristes cifras se han multiplicado, pero tal vez la difusión de comunicados que elabora un departamento ad hoc no justifique del todo la existencia de todo un ministerio.

El tiempo libre de que dispone, lo emplea la ministra del aborto en leer la web de HazterOir.org. No firma las alertas, pero es posible que haya dejado algún comentario. Además, copia y pega de la web de HO a su blog dos tipos de textos:

1.  Los que expresan el rechazo que produce su actividad abortista.

2.  Las opiniones que dejan comentaristas anónimos.

Este jueves ha aparecido en el blog de la ministra del aborto el resultado de sus largas visitas a HazteOir.org: un listado de frases copiadas y pegadas en las que se mezclan las opiniones de personas anónimas, ajenas a HO, con las duras críticas que le dedicamos desde aquí.

Lo curioso es que la ociosa ministra considera que todo es insulto hacia su persona. Por ejemplo, considera insulto estas frases, que ha seleccionado ella misma:

  • “Sus campañas de presunta educación sexual, que en algunas comunidades, rondan la corrupción de menores”.
  • “…La apisonadora de la muerte que ha puesto en marcha”.
  • “A los intereses del feminismo radical, que siempre quisieron que el aborto se sacara del Código Penal y que se le diera un trato distinguido, como una nueva norma de la ciudadanía”.
  • “Un proyecto de ley criminal y antidemocrático”.
  • “La ley Aído provocará más violencia contra las mujeres”. 

Paradigma del zapaterismo y de ese nuevo socialismo de nivel intelectual fácilmente descriptible, la joven funcionaria del partido ha tenido oportunidad, desde que vive en Madrid en compañía de su pareja (también con cargo al ciudadano), de blandir su currículo como argumento para ocupar un ministerio, o de mandar a la policía contra seis jóvenes que protestaban por su ley del aborto.

Tales muestras de talante casan mal con la pretensión de aparecer ante la opinión pública como una demócrata de toda la vida, como pretende hoy en su blog. Pero sucede que con la ministra del aborto casi todo casa mal.

Por ello Aído y su fugaz vida pública solo pasará a la hemeroteca, que no a la historia, como coautora con Zapatero de una ley de exterminio de seres humanos. Y en el futuro no será conocida más que como la ministra del aborto.