La bandera independentista ondea en los edificios públicos de Cataluña, también en jornada electoral

La bandera independentista ondea en los edificios públicos de Cataluña, también en jornada electoral

Incumplimiento e ilegalidad constante en Cataluña
El Estado español, en continua dejación de sus funciones en Cataluña
Los españoles, desamparados, sufren la asfixia independentista

El imperante, corrompido y soberbio nacionalismo catalán, que campa a sus anchas, acapara la vida pública de todos los españoles en Cataluña. Dentro, las fotografías de la dejación y el desamparo.

REDACCIÓN HO (Eduardo González Palomar, Cataluña).- #SOS. Aquí dejo unos retazos de la miseria, manipulación, fraude y totalitarismo, que deja tras de sí el nacionalismo en Cataluña:

Salta a la vista que instituciones públicas (en la foto, el Ayuntamiento de Taradell) seguían en la órbita del independentismo incluso el mismo día de los comicios municipales (24M).

Si conoces los entresijos de la vida política en Cataluña, sabrás que los independentistas no son muy dados a respetar el principio de neutralidad de las instituciones públicas (foto tomada del cuartel de Bomberos de Vic mientras los colegios electorales permanecían abiertos el 24M).

No eran pocos los colegios electorales del 24M en Cataluña que lucían paramentos propagandísticos de índole independentista (foto tomada en Vic).

Se diría que en Cataluña hay escuelas (en la foto, la de Santa Eugènia de Berga) en las que plataformas independentistas tratan de adoctrinar a los niños por la vía rápida con el beneplácito de los equipos directivos de los centros “educativos”.

El colegio electoral y el Ayuntamiento de Sant Antoni de Vilamajor y sus aledaños repletos de señales partidistas a dos días de la jornada de reflexión del 24M.

El Ayuntamiento de Sant Antoni de Vilamajor con su abusiva cuota de partidismo político en pleno periodo electoral.

Los mismos que llenan las instituciones públicas de Sant Antonio de Vilamajor de propaganda política partidista entregan a la población este panfleto con el distintivo de tres formaciones políticas: la fuerza de la evidencia desmiente a los independentistas una vez más.

Con independentistas campando a sus anchas en las instituciones públicas, el que será colegio electoral dentro de pocos días anda ataviado de esta guisa en Sant Antoni de Vilamajor.

Y es que en Cataluña hay un orden de prioridad que acaba con la paciencia de muchos ciudadanos.

En la asfixiante Cataluña nacionalista hasta las bibliotecas públicas sirven para adoctrinar a las masas (foto tomada en Llinars del Vallès).