Lourdes Méndez: «El aborto es un engaño para las mujeres»

Lourdes Méndez: «El aborto es un engaño para las mujeres»

La reforma legal que prepara el Gobierno supondrá un cambio de paradigma fundamental a nivel internacional, señala la diputada
Al poner su acento en el derecho a la vida y en la mujer, y no en el falso derecho al aborto, explica
Frente a las políticas abortistas, «aportamos evidencias, no demagogia»

«La Ley Aído contempla como un 'derecho' lo que todos vemos como un mal», denuncia la diputada nacional del PP y presidenta de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso, entrevistada por HO.

REDACCIÓN HO.- HO entrevista a Lourdes Méndez, diputada nacional del PP por Murcia, presidenta de la Comisión para las Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso de los Diputados, abogada, casada. y madre de seis hijos y Premio Extraordinario en Practica Jurídica de la EPJ de la Universidad de Salamanca. Preguntada por el Proyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y de Derechos de la Mujer Embarazada, habla así de claro defendiendo la necesidad de la refoma legal: «La Ley Aído del aborto es un engaño para las mujeres, al contemplar como  un "derecho" algo que todo el mundo considera un mal».

La diputada es una de las impulsoras y ponentes participantes en el reciente Seminario Internacional por la Vida, celebrado los pasados 3 y 4 de julio en el Congreso de los Diputados, organizado por Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida y la Familia,  que reunió a parlamentarios de diverso signo ideológico de 16 países americanos y europeos y a destacados expertos mundiales en los campos de la Ciencia, el Derecho y el Pensamiento, para acabar afirmando en la Declaración de Madrid  la necesidad de legislar para proteger a la mujer y al concebido frente a la lacra del aborto, defendiendo la dignidad de toda vida humana, especialmente la de los más indefensos y desprotegidos, como son los no nacidos que presentan alguna discapacidad. 

Méndez aclara a HO que este Seminario no es la causa de que se haya retrasado el paso por el Consejo de Ministros del Anteproyecto del Gobierno para su aprobación, esperado inicialmente para el 4 de julio y que ahora se prevé para el próximo día 11, y apunta en cambio a la demora de unos informes que aún no habían llegado solicitados a modo consultivo por el Ejecutivo.

Sí subraya la diputada la «enorme expectación internacional» que ha generado la reforma legal española, puesto que supondrá un «cambio de paradigma fundamental» que hace retroceder una ley del aborto para poner el foco de atención en la defensa de la vida y de los auténticos derechos de la mujer. Lourdes Méndez considera que si se lograse una modificación de la actual Ley Aído, podría incluso llegar a influenciar frente a las actuales leyes y proyectos proabortistas de los países iberoamericanos.

En el Seminario, destacaba,  se han presentado diferentes ponencias de científicos, jurídicos y de otras profesionales que han aportado evidencias y no demagogia, cuando esta última ha sido la base para que los partidos hayan aprobado o están apoyando el aborto.

«Existen muchísimos estudios  que demuestran que el aborto puede tener consecuencias de carácter físico y psíquico para la mujer. El Síndrome Post Aborto (SPA) no es un invento, es una realidad que afecta a la conciencia de la mujer, no sólo en culturas cristianas, sino por todo el mundo. Miembros de partidos de izquierda como de derecha, exceptuando a algunos radicales, defienden que ninguna mujer quiere abortar, y se unen en la idea de que el aborto no es bueno para la mujer. ¿Quién gana con el aborto? Las clínicas abortistas», denuncia la diputada.

Una batalla cultural

Lourdes Méndez confiesa que «lo realmente perverso es que las leyes de los países legitiman conductas,  y por lo tanto modifican las culturas: al final, lo que se está trasladando a las mujeres es que ese ‘derecho’ es bueno para ellas».

Resalta en cambio que, en los países donde se apoyan leyes de apoyo a la mujer embarazada, como Polonia, Irlanda o Chile, se ha modificado la cultura para dar más importancia a la vida. «En ellos se evidencia que la aceptación social del aborto ha disminuido, favoreciendo a la mujer, a la sociedad, a las familias y a la lucha por el bien común», añade.

Aborto eugenésico

En referencia a este tema, la diputada celebra que con reforma legal del gobierno que no existirá «un  tercer supuesto relativo a las personas con discapacidad para que se pueda abortar simplemente porque se diagnostique una discapacidad». «La Convención de Naciones Unidas de Derechos de las Personas con Discapacidad, que España ha firmado, prohíbe expresamente el aborto en estos casos», recuerda, aunque reconoce que sí que está previsto contemplar  una lista de lo que se ha denominado malformaciones o enfermedades "incompatibles con la vida".

La diputada del PP afirma por último,  que «estamos en el camino hacia una ley lo más rigurosa posible, más cerca del Aborto Cero».