Profanan el sagrario en el enésimo asalto a una iglesia rural orensana

Profanan el sagrario en el enésimo asalto a una iglesia rural orensana

Cometieron un acto de profanación al violentar el sagrario y apoderase de las formas sagradas
Los ladrones se llevan un copón tras reventar de noche la puerta de una iglesia rural de Celanova
El templo, que ya había sufrido dos robos previos, tenía un sistema de alarma pero no disuadió a los asaltantes
"Hay que encajarlo porque esto está a la orden del día", asume el párroco

"Hay que encajar que nos hubiera tocado a nosotros otra vez, porque por desgracia los robos están a la orden del día", señalaba el párroco de Vilanova dos Infantes.

REDACCIÓN HO.-  Un nuevo robo en una pequeña iglesia engrosa el listado de casos por resolver en la escalada de asaltos a templos del rural orensano que se registra en los últimos años, a pesar de operaciones de éxito de la Guardia Civil como el arresto, en febrero pasado, de tres presuntos autores de cinco robos a principios de año. Según informa el diario Faro de Vigo, los últimos ladrones escogieron la sede parroquia de Vilanova dos Infantes, que ya había sufrido dos robos previos.

El párroco, Adolfo Enríquez, se dedicó a instalar una alarma siguiendo los consejos de la Diócesis de Ourense. El sofisticado sistema de seguridad, que se activa por el movimiento, no disuadió sin embargo a los asaltantes. Sonaron las sirenas pero ya era tarde. El suceso tuvo lugar entre las 2,30 y las 3 horas de la madrugada del viernes al sábado. Los ladrones consiguieron apropiarse de un copón, de escaso valor patrimonial, pero mayor fue la pérdida religiosa.

Los individuos cometieron un acto de profanación al violentar el sagrario y apoderase de las formas sagradas que había en su interior. Además, revolvieron la sacristía y vaciaron los cajones, arrojando al suelo vestiduras para la eucaristía, velas y otros objetos, sin encontrar mayor botín. Según el cura, no consiguieron dinero en efectivo ni forzaron los lampadarios.

"Hay que encajar que nos hubiera tocado a nosotros otra vez, porque por desgracia los robos están a la orden del día", señalaba el párroco. El mayor destrozo de los ladrones tuvo lugar en la puerta de acceso al templo. Los asaltantes reventaron la puerta lateral, que tendrá que ser reparada.  El copón que se llevaron era una imitación de plata. La iglesia está separada del núcleo de Vilanova dos Infantes por una carretera que sirve de frontera y, según el sacerdote, "nadie está seguro de haber visto nada".

La dispersión de poblaciones del rural ourensano tiene su fiel reflejo en el elevado número de parroquias de la Diócesis de Ourense, más de 700, muchas en lugares recónditos del rural y casi ninguna atendida en exclusiva. Entre enero y marzo de este año se produjo una oleada de robos con fuerza en templos que se resolvió con éxito por la Guardia Civil con tres detenciones. Los agentes pudieron recuperar, entre otros objetos, una talla de la Virgen del siglo XVIII. Entre finales de 2011 y principios de 2012 se encadenaron varios asaltos, algunos sin solución que haya trascendido. Los ladrones sustrajeron, por ejemplo, un copón de plata del siglo XVII o un cáliz obsequiado en su día por el rey Alfonso XIII.