La tragedia del aborto: las náuseas iniciales del embarazo, suficientes para matar al hijo

La tragedia del aborto: las náuseas iniciales del embarazo, suficientes para matar al hijo

Los vómitos que se suelen experimentar al principio de un embarazo traían a abortar a una mujer
Tienen tres hijos más y casi no hay trabajo..."pero yo le decía: no te preocupes saldremos adelante; todo pasará", contaba su marido para que no abortara
Un pollo de cigüeña negra consiguió lo que no alcanzó este bebé: que alguien se indignara por la mala gestión que le provocó la muerte.

Impactante testimonio que nos traslada una rescatadora ante el abortorio Los Arcos: los vómitos de inicio de embarazo 'justificaban' el aborto. No se escuchó tampoco al padre: "tenemos tres hijos más y casi no hay trabajo... Pero yo le decía: no te preocupes saldremos adelante; todo pasará".   

REDACCIÓN HO.- Este es el impactante testimonio que nos hace llegar Margarita Cabrer, una de las tres valientes mujeres rescatadoras ante el abortorio Los Arcos de Badajoz firmemente comprometida con su labor de oración, informativa y de apoyo a la mujer para ofrecerla una alternativa al aborto. Por su gran interés, lo reproducimos a continuación íntegro:

Conté ayer lo triste que estaba por haber escuchado en la puerta del abortorio de Badajoz argumentos tan peregrinos como que los vómitos que se suelen experimentar al principio de un embarazo traían a abortar a una mujer. ¡Que abortó! Y que además lo hizo en contra de la voluntad de su marido, según este mismo nos explicó.

Eran de NN (NN) Su alcaldesa está muy contenta porque van a cerrar el ejercicio "sin pérdidas". Lástima que Flori, el esposo ninguneado no opine lo mismo; según nos contaba él, tienen tres hijos más y casi no hay trabajo..."pero yo le decía no te preocupes saldremos adelante; todo pasará". 

Su esposa no le quiso escuchar.

Qué pena que los políticos prioricen balances, cálculos, votos... antes que vidas humanas.  

También fue ayer cuando leía la noticia de que la Junta de Extremadura, ante las denuncias y acusaciones de una asociación "prolife", adjudicaría responsabilidades...

Pero la asociación en cuestión no defiende la vida de seres humanos sino la de pájaros; y el muerto defendido no era un homo sapiens sino un pollo de cigüeña negra.

El pobre se habría ahogado por el volumen de agua inusual de junio; que inundó su nido. 

A pesar de su "animalidad", el pollo de cigüeña negra consiguió lo que no alcanzó el hijo de Flori, el bebé a quien su madre dio muerte porque le provocaba vómitos, que alguien se indignara por la mala gestión que le provocó la muerte. 

Nadie se escandalizó por el mal gobierno y la nefasta interpretación de una Ley que permitió a un mujer adulta matar a un bebe indefenso porque le provocaba vómitos.

Al estilo de otras ciudades en EE.UU., cuyos Ayuntamientos ponen extremo cuidado en que se aplique TODA la legislación antes de dar permisos para que estos negocios funcionen; (que si las puertas no son suficientemente anchas para que pase una camilla, que si los trabajadores no están suficientemente cualificados, que si no les dejan a las madres quedarse a recuperarse porque no tienen camas... Que si están dados de alta en la seguridad social como "Empresa de alquiler de bienes inmuebles" y no como clínica... Que si cobran en negro). En fin... ¿Cuántas cosas se podrían hacer desde el Ayuntamiento de Badajoz para que este antro de muerte se cerrase?

Mientras, los ciudadanos de a pie nos mantenemos firmes en nuestra defensa de TODA vida humana los políticos que dicen representarnos pierden el tiempo en estériles sesiones fotográficas para mejorar la imagen del partido.

Imagen que no mejorará mientras estos mismos políticos nos dejen a los ciudadanos solos; inmolándonos, aguantando los ataques de los negociantes del dolor ajeno; en forma de denuncias, multas, juicios, calumnias y mentiras.

Sostenidas estas falsedades en ocasiones por algún medio de comunicación que rápidamente se prestó al linchamiento de tres mujeres que lo único que pretenden es ofrecer ayuda a quien quiera cogerla. 

He leído recientemente en muchos de vuestros muros "si no quitan la ley del aborto que no cuenten con mi voto"; bien; pero aún os voy a pedir algo más: no os conforméis con esperar hasta las próximas elecciones para expresar vuestra opinión y apoyo en este tema. 

Porque cada día que pasa mueren más de trescientos niños en España, más de treinta en el abortorio de Badajoz... Lo veo yo cada día.

El aborto un tema fatigoso, mortificante, fastidioso, irritante, enfadoso, perturbador, cargante...

He pedido permiso al Ayuntamiento el 19 de junio para poner una mesa informativa durante el mes de julio... La callada por respuesta.

Cuando me quieran contestar... ya se ha pasado medio mes de julio.

¿Es porque es incómodo este tema, señor alcalde?

 Se reúne usted animadamente con otros colectivos (homosexuales, por ejemplo) pero ¿no tiene tiempo para informarse de primera mano de las terribles circunstancias que rodean la muerte de 30/40 niños en su ciudad?

¿Tendrán valor los titulares de algunas concejalías de acercarse un lunes o un martes a la puerta del abortorio Los Arcos Guadiana, a ver de primera mano como se abusa de la mujer obligándola a entrar, mintiéndola sobre la realidad de lo que lleva dentro, negándola el derecho a decidir en libertad? 

Necesito vuestra ayuda

El caso es, señores políticos; ciudadanos indiferentes, asesinos de niños, desalmados sin más o cualquier otra persona que pueda haber tenido la paciencia de leer estas líneas; que no voy a parar.

Pero necesito vuestra oración y vuestra intercesión por mí y por las otras madres que acuden habitualmente a ofrecer amor, comprensión, tiempo... Y también pañales, ropita y cositas premamá (1).

Porque no sé a cuánto anda el kilo de cigüeña negra, pero sé que la vida humana es única y no tienen precio.

Margarita Cabrer 

NOTA (1) Para quien quiera colaborar, esta labor de rescate se ha constituido en torno a la asociación de apoyo integral a la mujer embarazada Círculo AMAVI (Amigos de la Maternidad y de la la Vida), y cuentan con el siguiente número de cuenta en La Caixa para donaciones: 21004743190200080886