La defensa del matrimonio, de nuevo un clamor en Francia: "queremos trabajo, no pseudomatrimonio"

La defensa del matrimonio, de nuevo un clamor en Francia: "queremos trabajo, no pseudomatrimonio"

270.000 ciudadanos vuelven a defender el matrimonio en las calles de París, todo un éxito ante la celeridad de esta enésima convocatoria
El próximo 5 de mayo se celebrarán nuevas manifestaciones en diversas regiones de Francia
En un ambiente festivo y agradable, familias al completo marchan sabiendo que defienden el futuro de la sociedad

Unos 270 mil manifestantes se manifiestan de nuevo en París para solicitar la retirada del nocivo proyecto Taubira, a dos días de su votación definitiva en el Parlamento. Para el 5 de mayo hay convocadas numerosas manifestaciones por todo el país.

REDACCIÓN HO.- Por enésima vez los franceses se lanzaron este domingo a la calle, orgullosos de sus valores, parea defenderlos con rotundidad ante el nocivo proyecto impulsado por Hollande conocido como Ley Taubira. Tras las multitudinarias manifestaciones de París del 13 de enero pasado, con  un millón de manifestantes, y del 24 de marzo (1,4 millones), la nueva convocatoria de La Manif Pour Tous en la capoital francesa congregaba ayer a 270.000 ciudadanos, todo un éxito teniendo en cuenta además que esta covocatoria se improvisó después de que el Gobierno acelerara el trámite parlamentario para adoptar la ley, lo que les privó de tiempo para organizar la jornada y el traslado de personas de otras regiones. Para el 5 de mayo hay convocadas numerosas manifestaciones regionales por todo el país.

En la manifestación de París, en la que participaron también diversos diputados conservadores, "vuelve a poner de manifiesto que los franceses están en desacuerdo con esa ley", como destacó la organización.  "No somos violentos ni homófobos, nuestra intención es pacífica, queremos que el Gobierno nos escuche", afirma Frigite Barjot, exhumorista que se ha convertido en la cabeza visible del movimiento de oposición al proyecto de ley.

Muchas familias al completo: una ciudadanía incansable

En un ambiente festivo y agradable, frente a los artículos alarmistas sobre la violencia con los que se intentó por diversos medios acallar esta protesta,  participaron numerosas familias: Rudolph, con tapones para los oídos y un silbato en la boca, había llegado con su esposa y dos de sus tres hijos. "Espero que finalmente nos escuche", dijo.  Nolwenn también estuvo ahí con sus cuatro hijos y  con cincuenta amigos, tras haberse manifestado la semana pasada en Normandía: "¡el 5 de mayo vamos a ir a Rennes, y nos reservamos para el gran evento del 26! ", declaraba entusiasta. En silla de ruedas, Colette, de 89 años, quiso también estar presente "por el futuro de mis nietos".

Banderas corsas y bretonas se destacan en medio de un mar de banderas francesas, como la que portaban Francis, cajero en la oficina de correos cerca de Poissy, y Cedric, desempleado,  que están de acuerdo en que : "Hay un montón de otras cosas que el gobierno debe abordar. Queremos empleo, y no desvirtuar el matrimonio", afirmaba. 

"Hay que decirle al Gobierno que la mayoría de los franceses se opone a que los homosexuales puedan adoptar, que eso va a acabar con nuestra idea de familia", aseguraba Xavier, un estudiante marsellés que contaba que ha participado también en las anteriores marchas. "Lo que nos preocupa también que estamos abriendo la puerta a otras cosas", ya hay lobbies pedófilos en Estados Unidos que piden que se legalice el amor con los niños", añadía.

Elisabeth, que acudió a la manifestación con su marido y sus tres niños, aseguraba que la manifestación "es sobre todo por el futuro de los hijos, a lo que queremos legar los valores que les pueden hacer más felices, que son un matrimonio entre un hombre y una mujer, el resto son mentiras". Esta ama de casa está convencida de que los países que, como España, han aprobado este tipo de proyectos contra el matrimonio "se han equivocado y tendrán que rectificar".

Las multitudinarias marchas por toda Francia que han movilizado a los ciudadanos entorno a la plataforma La Manif Pour Tous desde que el presidente Hollande diera a conocer su perversa iniciativa -como la que en París reunió el pasado 24 de marzo a 1,4 milones de personas, en las que participó HO y diversos colectivos de homosexuales-, la izquierda aplica el rodillo de su mayoría parlamentaria e impone la ideología al ser de las cosas, en detrimento de la familia y de la infancia, privada de su derecho a tener un padre y una madre. Tras su aprobación en la Asamblea Nacional el pasado mes de febrero,  e iniciar su debate en la Cámara Alta el pasado día 4, en la noche del pasado 9 de abril,  como informamos en Noticias HOse daba vía libre el punto principal de la ley, el que elimina la distinción entre hombre y mujer como requisito para poder contraer matrimonio legal en Francia. Queda pendiente la aprobación definitiva del proyecto, prevista para este martes.