Los promuerte se enfurecen con el Primer Certamen escolar "En defensa de la vida"

Los promuerte se enfurecen con el Primer Certamen escolar "En defensa de la vida"

Para los socialistas defender la vida es "inmoral"

"El embrión humano, el más pequeño de los hermanos" es un concurso escolar organizado por el Arzobispado de Madrid en el que pueden participar todos los alumnos madrileños, desde 3º de ESO a 2º de Bachillerato.

REDACCIÓN HO.- Promocionar la muerte de los niños no nacidos entre los escolares es lo que el PSOE considera "moral", sin embargo, defender la vida del ser humano más indefenso e inocente de todos -porque no ha cometido ningún delito- es calificado de "inmoral" por el principal promotor político del aborto en España.

Ángeles Álvarez, diputada del PSOE y miembro de la Comisión de Igualdad del Congreso, en declaraciones recogidas por varios medios, decide tergiversar la verdad científica y arremeter con falacias contra la Iglesia por este concurso provida: "El Arzobispado actúa de manera inmoral exponiendo a los menores a la manipulación y el adoctrinamiento en creencias que pretendiendo equiparar un embrión a una persona humana cuestionan de forma indirecta las leyes españolas y exponen a la criminalización a las mujeres que deciden planificar su maternidad". La plataforma Mujeres ante el Congreso, formada por grupos proaborto, también califica la iniciativa provida de "ofensiva".

Es una verdad científica que la vida del ser humano, con un ADN único e irrepetible diferente del de su madre y del de su padre, comienza desde el mismo momento en que tiene lugar la concepción. Todos nosotros hemos sido primero embriones. El 'derecho a matar' que instauran los socialistas con la ley del aborto de Rodríguez Zapatero conculca el derecho más importante que tiene todo ser humano: el derecho a la vida. Además, va en contra del artículo 15 de nuestra Constitución: "Todos tienen derecho a la vida y a la integridad fisica y moral, sin que, en ningún caso puedan ser sometidos a tortura...". Y por esto mismo está recurrida la ley Aído.

El aborto, no sólo es la muerte cruel y violenta de un ser humano inocente, además supone un ataque violento contra el cuerpo y la mente de las mujeres, que ven truncada la vida de sus hijos abortados y están expuestas a graves consecuencias físicas y psicológicas para el resto de su vida. Arrancar a un hijo de las entrañas de su madre no es 'planificar la maternidad', es acabar con ella.

La sociedad española ha clamado mayoritariamente y sigue clamando por el derecho a nacer de todos, y sigue pidiendo a este Gobierno que cumpla sus promesas electorales y derogue la injusticia del aborto en nuestro país.