La embajadora paquistaní en EEUU será juzgada por 'blasfemia' tras interceder por Asia Bibi

La embajadora paquistaní en EEUU será juzgada por 'blasfemia' tras interceder por Asia Bibi

Rehman salió en defensa de Asia Bibi y pidió revisar la ley sobre la blasfemia ante sus abusos
El Supremo acepta la acusación de blasfemia, penada con la muerte, por este simple hecho
Los cristianos, en el punto de mira de los fundamentalistas islámicos en Pakistán

La decisión de la Corte Suprema muestra el castigo -el peso de la muerte- para quien ose cuestionar la ley sobre la blasfemia que sustenta el fundamentalismo islámico y que ampara las más graves abusos contra las minorías religiosas en el país, especialmente los cristianos.

REDACCIÓN HO / AGENCIA FIDES.– Sherry Rehman, parlamentaria musulmana del Pakistan People’s Party y ahora embajadora paquistaní en Estados Unidos, será juzgada por blasfemia. Así lo ha decidido la Corte Suprema, con un clamoroso pronunciamiento que reabre el debate sobre la ley de blasfemia en Pakistán.

Rehman fue denunciada en febrero de 2011 por un comerciante de Multan, Faheem Akhtar Gull, que la acusó de "blasfemar" durante su intervención en un debate televisivo en Dunya TV, en el que Rehman se limitó a defender a Asia Bibi  y a explicar su propuesta, presentada al Parlamento de Pakistán, para revisar de la ley sobre la blasfemia, a fin de evitar los evidentes y gravísimos abusos que ampara. Tras la polémica y el asesinato de Salman Taseer y de Shahbaz Bhatti, la parlamentaria, en peligro de muerte, retiró la moción. La policía de Multan retiró las acusaciones, un tribunal de Lahore rechazó la denuncia de Akhtar Gull y la historia parecía cerrada. Ahora, en el recurso de casación presentado ante el Tribunal Supremo, los jueces han declarado la admisibilidad de los cargos.

Firma: España puede salvar a Asia Bibi

El colegio de jueces Anwar Zaheer Jamali y Ejaz Afzal Khan ha admitido el recurso, imponiendo al jefe de la Policía de Multan, Amir Zulifqar, registrar oficialmente el caso de blasfemia sobre la base del artículo 295c del Código Penal, que castiga con la muerte o la cadena perpetua los insultos al profeta Mahoma. Por lo que la mujer será procesada.  

Rehman, antes de su cargo diplomático, presidió el Jinnah Institute de Karachi, centro de investigación formado por intelectuales musulmanes liberales, promotor de los derechos humanos y del estado de derecho, que lleva el nombre del fundador de Pakistán, Ali Jinnah. En un informe enviado a la Agencia Fides, publicado hace un año, el Instituto señalaba que Asia Bibi había sido juzgada por un tribunal “bajo la evidente presión de los extremistas islámicos”, y “por una venganza personal”. También ponía de relieve una irregularidad evidente en el procedimiento: en la investigación y en los interrogatorios previos al juicio, llevados a cabos por la policía tras la denuncia, Asia Bibi no tenía un abogado, por lo que el proceso podría ser invalidado. Otro informe del Instituto, A Question of Faith, denuncia el aumento constante de la violencia contra las minorías religiosas en Pakistán, remarcando que los cristianos “son las primeras víctimas de la persecución”. Una cuestión, afirma, que el gobierno debe afrontar para garantizar la libertad, la democracia y el Estado de Derecho en el país.