Células Madre: un premio Nobel abierto a la vida

Células Madre: un premio Nobel abierto a la vida

Hoy reciben Yamanaka y Gurdon el Premio Nobel de Medicina por sus investigaciones pioneras con células madre adultas. La Dra.<a href="http://www.hazteoir.org/search/node/Natalia%20L%C3%B3pez%20Moratalla"> López Moratalla</a> explica su importancia

REDACCIÓN HO / OPUS DEI.- Shinya Yamanaka y John B. Gurdon reciben el Nobel por sus investigaciones en “reprogramación celular”; con esta tecnología se abre una extraordinaria etapa para la curación de las enfermedades degenerativas, con el sustancial valor añadido de dejar de lado las infructuosas investigaciones con células madre embrionarias. En una interesante entrevista publicada en Opus DeiNatalia López Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Navarra y miembro del Consejo Asesor de DAV, explica la trascendencial de reconocimiento:

Gádor Joya: "La Ciencia y la Bioética están hoy de enhorabuena"

Para leer íntegra la entrevista, pinchar aquí

  • Gurdon y Yamanaka, en la ceremoniaEste Nobel supone una gran aportación a la ciencia y un giro en un área que había empezado mal: por una parte, estaba muy centrada en cuestiones ideológicas respecto a la vida humana y, por otra se planteaba como una solución-necesidad de utilizar los embriones sobrantes de fecundación in vitro para curar graves enfermedades. 
  • La clave del éxito ha sido no enfrentarse en discusiones con los que investigan con células embrionarias. Él marca un hito que es: racionalidad, conocimientos previos y, como punto de partida, nunca utilizar un embrión ni tampoco óvulos humanos para clonar. Entre otras cosas, alguna vez ha declarado que la primera vez que vio a un embrión vio a sus hijas. Pero no se enreda en discusiones. Hay dos caminos para obtener células pluripotenciales: destruyendo embriones de pocos días, o programando células maduras hacia atrás; Yamanaka prevé que este último es el camino correcto a seguir.
  •  Insisto en que se sabía que no era posible una vía terapéutica con las células de los embriones. Si éstas llegasen alguna vez a madurar adecuadamente para curar, serían rechazadas, porque no son del mismo paciente. Cuando esto se hizo patente, se apareció la llamada clonación terapéutica: hacer un embrión clon de cada paciente. La clonación con mamíferos  parte del gran boom de la oveja Dolly, que fue un fracaso porque estaba enferma, era estéril, había nacido envejecida, etc. Después de miles de intentos, todavía no se ha logrado clonar un primate y también fallan todos los intentos con humanos. 

El Nobel de Medicina 2012, un gran impulso ético para la medicina reparadora

  • López MoratallaHa demostrado, una vez más, que cuando se trabaja con rigor científico –con la ética propia de la investigación que busca conocer cómo son las cosas y cómo funcionan- termina bien. La verdad siempre sale a flote. Pienso que es un caso muy especial y ejemplar, tanto por el hecho de negarse a que el punto de partida para sus trabajos fuese destruir embriones y a manipular mujeres para conseguir óvulos humanos; como por que ha pensado en las consecuencias que otros podrían derivar de sus experimentos, y ha puesto todos los medios a su alcance para que no ocurriera. 
  • El campo de investigación que ha abierto es para muchísimos años, para muchísimos laboratorios: vuelve a verse al alcance de la mano, en pocos años, una posible vía de curación de enfermedades degenerativas o de destrucción de tejidos. 

Acoso ideológico vs. verdad científica  

  • Como este tema tenía detrás mucha ideología y una gran inversión económica, desde el principio se intenta plantear, de cara a la opinión pública, como: “la Iglesia católica no quiere que la gente se cure, con tal de que no se utilicen embriones”, para que las discusiones se queden en el terreno religioso y no en el terreno científico. Y esto, a pesar de que desde el principio se sabía que las células madre embrionarias iban a ser indomables y que no iban a servir para curar.
  • Desde que empezó su trabajo ha sido literalmente asediado por los que deseaban mantener la utilidad de las células embrionarias, como controles imprescindibles para las iPS (células madre pluripotentes inducidas). Yamanaka expresa en algunos de sus artículos que esto es un tema científico en el que hay que dejar fuera la ideología y la política. Y resuelve también ese punto sin ceder en el uso de embriones. La racionalidad científica es una fuente de conocimiento. No se si él tiene o no, principios religiosos, lo que ha demostrado tener es rectitud, y no en nombre de la religión, sino en el de la ética de la investigación científica