Aborto forzoso en China: Hu Xia, embarazada de casi ocho meses, nueva denuncia

Aborto forzoso en China: Hu Xia, embarazada de casi ocho meses, nueva denuncia

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46704-marido-feng-jianmei-mujer-obligada-abortar-maltratado-y-acusado-traidor">«El marido de Feng Jianmei, la mujer obligada a abortar, maltratado y acusado de traidor»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/46379-cesados-funcionarios-chinos-que-provocaron-aborto-siete-meses">Cesados los funcionarios chinos que provocaron un aborto a los siete meses</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/search/node/China%20y%20aborto">China y el aborto</a>»

REDACCIÓN HO / LA GACETA.- La semana pasada, 'Human Rights Group' sacó a la luz un caso similar al de Feng Jianmei, la mujer que fue obligada a abortar a los siete meses de embarazo por incumplir la política de un hijo por mujer. Esta vez, la víctima es Hu Xia, embarazada de casi ocho meses.

Oficiales gubernamentales de la localidad de Shangche condujeron a la mujer a abortar tras negarse a pagar la multa impuesta. "Dado que su madre no pagó la multa, ella fue violentamente arrastrada hasta el hospital, donde recibió el pinchazo de una inyección abortiva (...) Dos días más tarde, su hijo de ocho meses yacía muerto", explica la organización China Aid, que lucha contra los abusos cometidos en China en nombre de la política del hijo único. "Un oficial local del Gobierno dio explicaciones, afirmando que el aborto fue voluntario y que no fue forzada en ningún momento", añade'.

Oposición social

El pasado 25 de junio, cuatro días después del aborto forzado, la madre de Hu Xia se desplomó sobre la cama del hospital y rompió a llorar. Desde hace meses, las agencias de planificación familiar chinas se están viendo bombardeadas por el ciberperiodismo, lo que supone un avance en la lucha contra la política de un hijo por mujer, informa 'Lifenews'. Esta novedad ha abierto la veda a 'ChinaAid' para hacer públicos sucesos de esta índole.

La oposición a la política de un hijo por mujer está creciendo a pasos agigantados. Los defensores de los derechos humanos, los periodistas digitales y las familias involucradas encuentran cada vez mayor respaldo. Ya es un hecho visible que las familias pudientes provean de financiación a las más necesitadas para costear esta clase de multas y para hacer más llevadera la manutención de los mismos.