El odio laicista amenaza con volver a manifestarse en Semana Santa

El odio laicista amenaza con volver a manifestarse en Semana Santa

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/39795-procesion-atea-u-odio-religion">«¿Procesión atea u odio a la religión?»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/37943-querella-criminal-genocidio-promotores-procesion-atea">Querella por genocidio contra los promotores de la ‘procesión’ atea</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/np/libres-ciudadanos-defienden-su-libertad-frente-embestida-laicista">+Libres: Los ciudadanos defienden su libertad frente a la embestida laicista</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/37370-procesion-atea-en-jueves-santo-castigar-contemplaciones-catolicos">100.000 firmas por la libertad religiosa frente a la "procesión atea"</a>»
<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/44199-xtantos-aumentan-declaraciones-favor-iglesia-catolica">«XTANTOS: Los ciudadanos valoran la labor de la Iglesia Católica»</a>

REDACCIÓN HO.-  Ateos y anarquistas han anunciado su intención de celebrar una manifestación bajo el lema 'Ningún privilegio a las iglesias. De mis impuestos, a las iglesias cero' el próximo 5 de abril, Jueves Santo, por las calles de Lavapiés, en Madrid. 

Así lo indican en su web la asociación de vecinos 'La Plaza de Lavapiés', uno de sus convocantes de la 'procesión atea' junto a la Asociación de Ateos y Librepensadores de Madrid (Amal), los grupos anarquistas Voila y Albatros y la asociación 'La tetera de Russell'.

Disfraz de la convocatoriaLos organizadores van a pedir autorización a la Delegación del Gobierno en Madrid, después de que el año pasado anunciaran la celebración de una 'procesión atea' por el mismo barrio también el Jueves Santo, que finalmente no fue aprobada por la Delegación por discurrir cerca de pasos religiosos. Finalmente, y gracias a la mano abierta del gobierno de Zapatero,  los ateos realizaron su marcha un mes más tarde, en otra fecha bien significativa para los católicos: el 13 de mayo, Día de la Virgen de Fátima.

Manifiesto   

En el manifiesto redactado por los organizadores, dicen  que la intención de este acto "no es atacar a las creencias de nadie" porque su adversario es la jerarquía, "que se aprovecha de él y usa las creencias como herramienta de opresión e imposición". Los hechos nos muestran que mienten: lo mismo adujeron el año pasado, cuando la realidad se tradujo en una marcha plagada de mofas y de gritos injuriosos hacia los creyentes.

Tampoco olvida nadie que sólo el temor de tener que responder ante los tribunales ante las evidencias de delito que incluía su primera convocatoria de 2011 les hizo recular, para tratar de esconder las auténticas motivaciones que en un primer momento se expresaban sin disfraces por los convocantes. Ahora, más de lo mismo.

 "El motivo de pedir el acto en el día llamado Jueves Santo es porque nos parece el día más indicado para decir 'Ya no más privilegios al clero'. En este día son tomadas las calles por procesiones haciéndolas prácticamente intransitables y ofendiendo la sensibilidad de quienes estimamos la vida en plenitud, felicidad y libre de todo sufrimiento. El gasto público que suponen estos actos religiosos es difícil de calcular y siempre excesivo, más aún en una época de crisis en la que se está recortando en servicios sociales esenciales", señalan, profundizando en la falacia con la que tratan de confundir, a costa de repetirla, pero sabiendo que es imposible dar una cifra que no existe, pues si por algo se caracteriza la Iglesia Católica es por su autofinanciación.  A diferencia del desconocimiento sobre cómo nutren sus bolsillos estos grupos de ataque a la fe, las cuentas de la Iglesia Católica son públicas y transparentes. No es necesario profundizar; son los propios ciudadanos los que, valorando la labor de la Iglesia Católica, dan evidencia de lo gratuito y falaz del ataque.

Los convocantes aún se presentan como víctimas consideran que su libertad de expresión -que se creen debe ser carente de todo límite: ni respeto ni la tolerancia  a las creencias más profundas de millones de ciudadanos- "está siendo restringida y perseguida por una supuesta sensibilidad del creyente". Curioso que cuestionen además esta "sensibilidad" ciudadana: 100.000 ciudadanos firmaron la alerta de HO en defensa de la libertad religiosa en tan solo diez días, haciendo frente a  la "procesión atea" el pasado año. Todo un récord de participación.

 "Todas las ideas, creencias, opiniones pueden y deben ser expuestas a debate. No nos oponemos a que quien quiera tenga la religión que guste, pero defendemos que el costo de la misma debe ser sufragado por sus seguidores", indican, demostrando nuevamente lo peregrino de la convocatoria: Cualquiera sabe que los gastos en los que se puedan incurrir con los pasos de la Semana Santa son sufragados por las propias Cofradías.  Pero el caso es tener una excusa para tomar la calle con sus manifestaciones incendiarias del odio religioso.