Los valencianos, concienciados, con VotaValores

Los valencianos, concienciados, con VotaValores

«<a href="http://www.flickr.com/photos/hazteoir/sets/72157627981480282/">Álbum de Fotos: Cuaderno de viaje por España</a>»
«<a href="http://votavalores.org/autobus/">Itinerario del Bus VotaValores</a> »
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/41982-arranca-bus-votavalores-marcando-compromiso-electoral-civico-en-madrid">Madrid</a> I <a href="http://www.hazteoir.org/noticia/42007-jaen-primera-parada-nuestro-bus-madrid-se-vuelca-votavalores-org">Jaén</a>

REDACCIÓN HO / VotaValores.org, Toni Bandín.- El Bus Vota Valores nos trae la esperanza de que pueda abrir a muchos los ojos para tomar conciencia de lo crucial de su voto en la defensa de los valores el próximo 20 de noviembre.

No nos desanimaron las dificultades que nos surgían a los delegados… Como la anterior vez, con la llegada del autobús de Derecho a Vivir, empezamos pidiendo permisos... De momento, sigue estando prohibido en la ciudad de Valencia que circulen este tipo de vehículos, que son exclusivos para la publicidad, ni el parar o estacionar, y menos con  megafonía.

Por ello, me dirigí directamente a la Diputación de Valencia, ya que el suelo de entrada a la plaza de toros de Valencia depende de la Diputación, por lo que nos evitamos problemas de estacionamiento.  La Diputación no podía concedernos su terreno, ya que por motivos de las elecciones la Plaza hacía mítines y por seguridad no nos lo concedían.

Recorriendo ValenciaPero entre que uno ya va aprendiendo y que, como dice el dicho, el que no llora no mama, eso iba hacer yo. Conforme entregábamos la solicitud en el registro de entrada, con la copia en la mano me dirigí al departamento al que estaba destinada la petición, y les indiqué que era la única forma de que pudiese entrar el autobús a Valencia, ya que el consistorio no daba permisos de ese tipo a ningún vehículo, pero que si ellos nos concedían ese espacio para estacionar, entraríamos con esa excusa. Y era muy importante que el Bus Vota Valores entrara a Valencia, para concienciar a la gente a la hora de votar; con la matraca que di, y mi hija Mónica mediando ya que todos se quedaron con la chiquilla, o la chiquilla se quedó con ellos, el caso es que en unas horas me llamaban para decirme que adelante: autorizaban los dos días, fue un regalazo.

En fin, preparamos la reserva para que durmiera Javier, que ya teníamos una amistad tras la anterior visita del Bus Derecho a Vivir, y preparamos parking para que pernoctara el Bus.

El domingo recibí llamada de Javier, diciéndome que en un par de horas llegaba a Valencia, y que  pernoctaría; tras unas llamaditas, le consigo alojamiento para él y su vehículo, ya que se adelantó su llegada. Fue magnífico ver a Javier y el Bus tan discreto que traía.

Tras saludarnos, nos retiramos a descansar ante las grandes jornadas que nos esperaban desde el día siguiente.

Entusiasmo en medio de la lluvia

El primer día del bus de VotaValores.org en Valencia, 7 de noviembre, amaneció lluvioso, pero no le dimos más importancia, y cargamos el autobús con mesas y sillas para poder tener el material a  la vista de la gente que pasara.

Puertas abiertas: súbete a la campaña de los ValoresLa rueda de prensa estaba preparada a las 12 del mediodía, por lo que teníamos toda la mañana por delante. El viernes 4 se les había mandado por correo a emisoras de radio, televisión y prensa escrita, la invitación, e incluso a algunos medios se les visitó en persona.

Como la mañana estaba lluviosa, pensé que sería bueno empezar a circular por las grandes avenidas. Empezamos circulando por la periferia, y nos fuimos acercando al centro. Lo que me llamó la atención nada más empezar a circular, fue que el autobús no pasaba desapercibido, y que la gente lo miraba y se paraba para leer lo que ponía:  y es que con ese colorido y la megafonía era difícil ignorarlo.

Es llamativo como con una mano se pueden hacer muchas cosas, y de hecho con la misma alegría te levantaban el pulgar para animarte, y decir que están contigo, te agitaban la mano como saludo u otros te levantaban el dedo corazón – medio, no sé qué querrían decir.

No me sentó mal que la gente nos hiciese este último gesto, ya que me acordé lo que me dijo me amigo Pablo: “lo importante es que hablen de nosotros, bien o mal, pero que hablen, porque de esa forma sabemos que nos hemos hecho oír”. Y con este mastodonte anaranjado y diciendo ¡Vota Valores! a los cuatro vientos, todo el mundo miraba.

Como iba diciendo, circulamos hasta las 11 de mediodía para ocupar la zona peatonal de la puerta de la plaza de toros, en la céntrica calle Játiva, al ladito de la estación de Norte.

Para preparar la rueda de prensa, no pudimos sacar la mesa ni las sillas ya que la gente iba muy ligerita ya que llovía. Preparamos el autobús para poner el video y hacer la rueda de prensa dentro del autobús, como en Granada. A la una del mediodía volvimos a hacer rodar el autobús.

Ya por la tarde, ya sin lluvia, circulamos hasta las 5 de la tarde, donde ya estábamos en la plaza de toros. Esta vez ya sacamos mesas, sillas, y pusimos el material para que la gente pudiera coger los folletos y cuartillas.

Al principio se fueron acercando personas tímidamente porque hacía fresco, y la tarde no acompañaba.  Pero al cabo de un rato la cosa se animó ya que llego mi tropa, mi mujer con mis hijos, y se pusieron las gorras, y la cosa cambió: el simple hecho de haber gente alrededor de la mesa (mi familia) hacía de efecto gancho y la gente se paraba porque allí parecía que ocurría algo, daban algo, y se animó la cosa, e informamos de la campaña Vota Valores. 

Conforme llegaba la noche recogimos material mesas, sillas, familia y  nos dirigimos a dejar la familia en casa, a Javier en el hotel, el autobús en cocheras, y yo a trabajar, que mi hijo el mayor me estaba supliendo las horas que yo faltaba en el trabajo.

Segundo día

El segundo día tuvimos un sol espléndido, y salimos rápido a pasear por Valencia; ya sobre la 11 de la mañana, igual que el día anterior, paramos en la plaza de toros. Una semana antes me llamó  un chica, su madre era socia de HazteOir.org y quería venir a vernos; me llamó esa misma mañana para saber si estábamos, para pasarse. Esa mañana fue movidita ya que el sol hacía que la gente paseara, y dedicase más tiempo a pararse y preguntar, fue bueno ya que en estos cara a cara con la gente es cuando te das cuenta de que esto no va bien y la gente lo sabe, pero…. El eterno pero.

Se pasaron algunos simpatizantes de HO, para presentarse, y darnos unas palmadas a la espalda, y se sorprendieron de que fuera yo Toni Bandín, no se  a quien se esperaban, seguramente a alguien con más pelo…

También hubo quienes hicieron un hueco  para pasarse y estar un ratito con nosotros, ya que tenían que trabajar; la chica que me llamó vino con su madre quería que lo diéramos argumentación para convencer a su padre de que votara, y fue amena la charla, ya que estuvimos cerca de 1 hora de palique.

En fin se nos pasó la mañana volando.

Por la tarde más de lo mismo: circular hasta que fuera una hora prudente, y a la plaza de toros. Se  nos pasó volando el tiempo, ya que la gente que venía preguntando, se nos hizo cortísimo, estuvo bien.

Ya terminada la jornada recogimos bártulos circulamos por última vez por Valencia y descargamos las mesas y sillas, y algo de material para repartir en algún mitin mis hijos y yo. Javier  y yo nos despedimos, pero no sin antes quedar para el día siguiente que era su día de descanso para llamarnos y saber cómo quedaba el tema de Castellón.

Concienciando en la defensa de los valores

Mi experiencia, de estos dos días ha sido el poder ver que la gente si está dispuesta a votar por esos Valores que nosotros les dábamos a conocer, ya que algunos ya ni se habían dado cuenta de que estaban desapareciendo.

El problema es que no hay quien los ofrezca, ya que como el problema de esta sociedad es el dinero, eso es lo que nos importa. No porque estemos en crisis, no, el señor más grande al que adora esta sociedad es el dinero. Ése es su dios. Y cuando eso ocurre todo lo demás ya no cuenta, no cuenta el anciano, la familia , la mujer embarazada, la educación de nuestros hijos, y menos la libertad religiosa, ya que el dios de la economía es el que nos preside.

Y como dicen mis hijos de los telediarios, o las noticias, que rollo, todo son noticias sobre la crisis y la economía, y es que si esos son nuestros valores, así nos va.

En fin esperaremos al próximo autobús, ¿que tendrá que anunciar?