Los laicistas radicales anti-Papa optan por la desobediencia civil

Los laicistas radicales anti-Papa optan por la desobediencia civil

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/40610-mediocridad-institucional-se-cambia-ruta-pero-habra-manifestacion-papa">«Mediocridad institucional, se cambia la ruta, pero habrá manifestación contra el Papa»</a>
<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/40611-ugt-vacaciones-todo-ano-y-declara-huelga-durante-visita-papal">«UGT de vacaciones todo el año, y declara huelga durante la visita papal»</a>

REDACCIÓN HO / EL MUNDO.- Los organizadores de la marcha contra la visita de Benedicto XVI no expresarán su extraña 'indignación' en Lavapiés. Francisco Delgado, presidente de Europa Laica -organizadora de la iniciativa junto a Redes ‘Cristianas’ y AMAL-, ha adelantado a elmundo.es que "no se aceptará el recorrido propuesto por la Delegación" que, tras prohibir la ruta inicial -de Tirso de Molina a Sol- planteaba reubicar la marcha en el citado barrio madrileño.

Delgado ha argumentado la negativa en que no sólo se les "relega a unas calles pequeñas y secundarias" sino que, además, "podría existir un problema de seguridad". Los organizadores ‘manejan’ una lista con más de 1.500 asistentes confirmados de toda España.

El presidente de Europa Laica, que participará en la marcha junto con algo más de un centenar de grupos, ha explicado que los organizadores están abiertos a "debatir nuevas rutas que eviten Sol, por ejemplo, acabando en el punto de partida, Tirso de Molina". Sobre dónde arrancar la manifestación, la postura es más férrea. Los organizadores desean hacerlo en Tirso de Molina y han afirmado que, aunque la Delegación lo rechace, la marcha partirá de este emplazamiento "casi con total seguridad".  

Relación con el 15-M

Francisco Delgado ha hecho también algunas aclaraciones respecto a la relación de los organizadores de la marcha con el movimiento 15-M, que estos días diseña las líneas de acción para plantear su rechazo a la visita del Pontífice. Delgado ha confirmado que "hay compañeros que simpatizan con el 15-M". Algunos de ellos, de hecho, han acudido a las asambleas que este movimiento celebra en Sol para trasladar a los 'indignados' los datos (que según ellos) se manejan sobre el gasto público en las jornadas y la agenda de las protestas.

Por su parte, varios miembros del 15-M se han integrado a título personal en los equipos de organización de la marcha e incluso "se cuenta con el apoyo de varias de sus asambleas".

Por último, Delgado aseguró que la marcha se limitará a censurar la "parafernalia institucional en torno a un evento de carácter privado". El portavoz de Europa Laica lamenta que ya "se haya etiquetado a la marcha como 'anti-Papa', cuando no es así". "Benedicto XVI que venga cuando quiera, pero no así", zanjaba...  ¿Entonces?