La mentira de Pajín afirmando el descenso de abortos en España, al descubierto

La mentira de Pajín afirmando el descenso de abortos en España, al descubierto

«<span style="color: rgb(0, 56, 113);">Informe de Sanidad sobre el número de abortos perpetrados en España en 2009</span>»
«<a href="../../../../../../../../np/gobierno-atribuye-falsamente-bajada-abortos-pdd">"El Gobierno atribuye falsamente la bajada de abortos a la PDD"</a>»«»
«<a href="../../../../../../../../noticia/34865-gobierno-vuelve-manipular-vender-que-han-disminuido-abortos">El Gobierno vuelve a manipular para 'vender' que han disminuido los abortos</a>»«»

REDACCIÓN HO / ABC.- Se demuestra que, como el pasado lunes sospechaba públicamente  Derecho a Vivir (DAV),  una vez ofrecido  del informe completo del Ministerio de Sanidad sobre el número de abortos perpetrados en España en 2009 la afirmación de la ministra Leire Pajín celebrando el descenso de abortos en España ofreciendo datos sesgados era un engaño: no sólo obviaba los efectos de la PDD y excluía los abortos quirúrgicos, sino que además, al o bservar la estadística completa, se observa que la afirmación sólo es aplicable atendiendo a la inmigración: El número de extranjeras que abortaron baja hasta el 41,4% en 2009, mientras que el de las españolas sube hasta el 47,9%. Hay que tener en cuenta, además, el descenso de la población inmigrante en España a raíz del estallido de la crisis en 2008. 

HO y DAV ya apuntó al efecto de la crisis económica y al éxodo de la inmigración. Sin olvidar, la intensa movilización ciudadana contra el aborto tras la nueva legislación que también ha debido contribuir al descenso, como han explicado explicado Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.org, y la doctora Gádor Joya, portavoz de DAV.

El informe definitivo que lanzó ayer el Ministerio de Sanidad muestra una caída de los abortos quirúrgicos entre las mujeres procedentes de otros países y residentes en España. En 2008, el primer año que empezó a monitorizarse estos datos según el lugar de residencia y nacimiento de la mujer, las extranjeras eran responsables del 43,3% de todos los abortos. Un año más tarde, el porcentaje baja hasta el 41,4%. La reducción explicaría por qué, por primera vez en diez años, las cifras de aborto han bajado, casi de forma generalizada en toda España. Solo Galicia ha experimentado una ligera subida de su tasa.

Frente al descenso entre la población inmigrante, se observa un incremento en las mujeres españoles. Porcentualmente el número de abortos crece en las nacidas en España, pasando del 44,9% al 47, 9%, un 3% más que en el anterior informe. De los 111.482 abortos realizados, 52.483 corresponden a mujeres de nacionalidad española y 45.274 a extranjeras.

La cuarta parte de las que decidieron abortar eran americanas, aunque en este grupo ha bajado un 2 por ciento respecto al total. La mayoría procedía de América del Sur (21, 02%), de América Central y Caribe (2, 66%) y América del Norte (0, 16%). Las africanas representaron el 5, 50 por ciento del total de mujeres que abortaron y las asiáticas, un 1, 49 por ciento. Las cifras dejan en el limbo a más de 11.000 abortos de mujeres que no se identificaron por su lugar de residencia.

Más mentiras

Con la estadística en la mano, dato desmiente el triufalismo de Pajín: no es verdad tampoco que el de 2009 sea "el mejor dato desde que se registran estos datos en España" (una década atrás), como afirmaba la ministra antes de ofrecer el informe completo: en 2009 se abortó casi el doble que en 2000.

Simplemente, en los últimos dace meses hubo una bajada en el número de abortos quirúrgicos perpetrados según los datos oficiales que, como han destacado DAV y otros colectivos provida, están relacionadas con la caída de la tasa de la natalidad y la merma de la población extranjera, destacando en todo momento que se habla de abortos quirúrgicos, pues el informe no contempla los abortos por procedimientos químicos o farmacológicos, como es el caso de la PDD. 

El efecto de la poscoital

Sanidad justifica los buenos resultados en varias iniciativas: la reducción del precio del preservativo, las políticas preventivas de promoción y uso de anticonceptivos, así como en la venta libre y sin receta de la llamada píldora del día después.  Respecto a la PDD, además de ignorando -o negando abiertamente, como hizo Seara- sus efectos abortivos -que se suman a los graves riesgos para la salud de la mujer como bomba hormonal-, sin tener en cuenta que la liberalización de la PDD se implantó a finales de septiembre de 2009, por lo que de manera su impacto sería mínimo,  limitado a los últimos tres meses del año. Pero la propia Pajín se felicitó de hecho el lunes en el Foro de la Nueva Economía de los buenos resultados de la píldora poscoital y fue la base para que anunciara que mantendrá la venta sin receta del fármaco.

En la presentación del informe definitivo, el equipo de Sanidad presume de nuevo del efecto de sus medidas:

"Se aprecia una disminución en relación a años anteriores, motivada en parte por la mejora en la accesibilidad de la anticoncepción de emergencia debida a la libre dispensación de la píldora postcoital, así como en la mejora de las actuaciones educativas e informativas en materia de salud sexual y reproductiva», reza el informe. Esta explicación les anima a pensar que «esta tendencia se mantendrá".

Hasta la patronal abortista tacha a la ministra de "imprudente"

Hasta la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (ACAI) ha reconocido que la clave de los buenos datos generales está en la inmigración y no en la venta libre de la píldora postcoital. En este sentido, también tilda de "imprudentes" las declaraciones de Pajín:  "ACAI considera precipitado e imprudente atribuir el descenso en un 4% del número de abortos al uso de la anticoncepción de emergencia. La causa real del descenso es la presencia de menos inmigrantes en edad reproductiva y no a unas políticas preventivas o de emergencia que no se han llegado a desarrollar", asegura la asociación en un comunicado.

El perfil de mujer extranjera que acudía a una abortorio privado a abortar —mujeres que llevaban un máximo de tres años en España— "ya no vive en nuestro país" y las que viven "están acostumbradas a los métodos anticonceptivos", afirma el presidente de ACAI, Salvador Barambio.

Desde el Gobierno de la Comunidad de Murcia, una de las autonomías con mayor número de abortos, se apunta a un posible cambio de hábitos sexuales entre los inmigrantes que llevan más tiempo en España y empiezan a adquirir patrones culturales europeos. El uso de métodos anticonceptivos estaría aumentando en este colectivo, hasta ahora reticente a la píldora o al preservativo. Esta explicación justificaría el descenso, más que el regreso de los extranjeros que llegaron en busca de trabajo y han regresado a España. La consejera murciana de Sanidad, Ángeles Palacios, reconoció ayer que los resultados "serían una mala noticia si pudiéramos atribuirlos a la píldora del día después. Sería un paso atrás porque aumentaría el riesgo de enfermedades de transmisión sexual como el sida".

Un mapa invariable

El informe de 2009 no cambia el mapa nacional del aborto. Las autonomías con la tasa más alta de abortos quirúrgicos son, por este orden, Cataluña, Madrid y Murcia. En el extremo opuesto, se sitúan Ceuta y Melilla, Navarra y Galicia. Tampoco varía el escenario donde se practican. El 87,72% de todas las interrupciones se realizaron en clínicas, fuera de hospitales. Sólo el 2,03% se hizo en centros públicos, una cifra ligeramente superior a la de 2008.

El motivo más argumentado por las mujeres para abortar tampoco experimenta grandes cambios. En el 96,7% de los casos, la madre declaró exponerse a un posible "riesgo para su salud" si continuaba con la gestación, el 2,98% se realizaron por "riesgo para el feto" y un exiguo 0,02% por violación. El 63,17% de los abortos se practicó oficialmente en embarazos de menos de 9 semanas, el 25,31% entre la semana 9 y la 12, el 6,3% entre la 10 y la 16, el 3,56% entre la 17 y la 20. En el segundo trimestre (con más de 20 semanas de embarazo) se registró el 1,64% restante, según los datos oficiales.

Por edades, el grupo en el que se concentra el mayor número de abortos quirúrgicos es el de las mujeres entre los 25 y los 29 años. Los mejores datos se registran en la franja de edad de menores de 19 años, que es donde se ha producido la mayor caída respecto al año anterior. La cifra más baja por edades, aunque no la menos llamativa, es el que se registra entre las menores de 15 años, con 456 abortos en 2009. El informe también destaca que hubo 776 mujeres que volvieron a abortar y que tenían en su historial 5 o más interrupciones.

Recursos informativos: