Bolivia, víctima del deseo de imponer la ideología abortista y de género en Iberoamérica

Bolivia, víctima del deseo de imponer la ideología abortista y de género en Iberoamérica

«<a href="http://www.hazteoir.org/files/LEY_DE_DERECHOS_SEXUALES_Y_DERECHOS_REPRODUCTIVOS%20BOLIVIA.doc">Texto integro del Documento del proyecto de ley</a>»
<a href="http://www.hazteoir.org/node/32454">«La Unesco propicia el asalto a la educación de los lobbies gay y abortista en Iberoamérica»</a>
<a href="http://www.hazteoir.org/node/31931">«El "'Consenso' de Brasila "intenta imponer el aborto en toda Iberoamérica»</a>

REDACCIÓN HO.- Numerosas voces en defensa del derecho a la vida y de la libertad educativa se están alzando en Bolivia a raíz de conocerse los trabajos que desarrolla el Gobierno de Evo Morales para imponer las tesis proabortistas y de ideología de género, a través del denominado Documento de trabajo para la elaboración de estrategias para una Propuesta de Ley sobre Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, que incluye también el adoctrinamiento ideológico en las escuelas en materia de aborto.

El proyecto ha tomado la mayoría de artículos de un texto que ya fuera rechazado en 2004 por el entonces presidente boliviano, Carlos Mesa, y está siendo divulgado por CIES Salud Sexual y Reproductiva, asociación afiliada a IPPF, una de las mayores transnacionales promotoras del aborto a nivel mundial”.

El carácter impositivo y liberticida del proyecto no deja lugar a dudas, y deja ya bien claro en su articulo 3 las sanciones a las que se enfrentan quienes no odedezcan las disposiciones, entendiendo el papel mesiánico del Estado a la hora de "fiscalizar y controlar" lo que denomina "políticas de despatriarcaliación"  en "los órganos del Estado y las instituciones públicas, en todos los niveles para el correcto ejercicio de los derechos sexuales y los derechos reproductivos". Es el Estado, claro, el que fija lo que se entiende por "recto", y al respecto deja bien claro que "la orientación sexual puede ser hacia personas del mismo sexo o de diferente sexo".

El Gobierno establece qué es un derecho

En esta visión paternalista y mesiánica del estado, el proyecto describe cuáles son estos "derechos":

Artículo 8 (Derechos Sexuales)

A los efectos de la presente ley, derechos sexuales comprenden:

a)   El derecho a gozar una sexualidad placentera, libremente decidida y consentida, sin más límites que los derechos de otras personas.

b)   El derecho a la integridad corporal y la autonomía en el control del cuerpo, la imagen y la identidad individual.

c)   El derecho a la expresión de su sexualidad, su orientación sexual e identidad de género en el espacio social, el campo político y específicamente en la participación política en la formación, ejercicio y control de los Órganos de Poder.

d)   El derecho a alcanzar el más alto nivel de goce y placer sexual.

e)   El derecho a elegir sus parejas y prácticas sexuales sin más límite que los derechos de otras personas.

f)     El derecho de todo ser humano a una vida sexual previniendo los riesgos del embarazo no deseado.

g)   El derecho de alcanzar el más alto nivel de salud sexual.

h)   El derecho a la confidencialidad en la atención de la sexualidad.

i)     El derecho de acceder a una educación integral para la vida afectiva y sexual y desde temprana edad posibilitando, el bienestar, el desarrollo de la persona y el ejercicio de la sexualidad en forma plena, libre e informada.

j)      El derecho a acceder ala orientación, prevención y tratamiento de hepatitis b y c, asimismo al cáncer cérvico-uterino, mamario y prostático, asimismo infecciones de transmisión sexual- incluyendo el VIH/sida.

Artículo 9 (Derechos Reproductivos)

Los derechos reproductivos comprenden:

a)   El derecho a la elección libre e informada de tener o no hijas y/o hijos.

b)   El derecho a la maternidad libremente decidida.

c)   El derecho a decidir libremente el número de hijos, el espaciamiento de los nacimientos y el intérvalo entre éstos.

d)   El derecho a la elección libre e informada de los métodos anticonceptivos seguros, efectivos, de calidad y costo accesible.

e)   El derecho a recibir orientación, atención integral y tratamiento técnico profesional durante el embarazo, parto, puerperio y lactancia.

f)     El derecho a la autonomía e integridad corporal. Incluye el derecho de la mujer a tomar sus decisiones libres relativas a su sexualidad y reproducción sin sufrir discriminación, criminalización, coacción y violencia. El derecho a la autonomía e integridad corporal de la mujer incluye el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

g)   El derecho de las mujeres a no ser discriminadas en el trabajo o el estudio por razón de embarazo, maternidad y/o interrupción del embarazo.

h)   El derecho a acceder a la orientación, prevención y tratamiento de problemas de infertilidad, infecciones de transmisión sexual, cáncer cérvico-uterino, mamario y prostático.

i)     Acceso a nuevas tecnologías reproductivas.

Artículo 10 (Salud sexual y salud reproductiva)

El reconocimiento de los derechos sexuales y los derechos reproductivos garantiza la atención integral a la salud sexual y salud reproductiva que incluye:

a)   Información, orientación, y servicios de anticoncepción, así como en los de planificación familiar, de calidad y adecuados a las necesidades de mujeres y hombres.

b)   Información, orientación y acceso a las nuevas tecnologías reproductivas.

c)   Accesibilidad oportuna y eficaz, equidad, gratuidad, debida diligencia, dotación de insumos y medicamentos e infraestructura.

d)   Consentimiento previo, libre, amplio e informado y libertad de decisión.

e)   Licencias laborales para el tratamiento de salud sexual y reproductiva.

f)     El cumplimiento de los principios éticos y científicos, la confidencialidad y la privacidad en el ejercicio profesional de los prestadores y prestadoras de servicios de salud así como informar, prevenir, atender y tratar generando buenas prácticas con calidad y calidez en su ejercicio profesional público o privado.

g)   Acceso a servicios de salud de calidad y adecuados a las necesidades de mujeres en todo su ciclo vital que promuevan la salud integral y ayuden a recuperarla.

h)   Reserva y confidencialidad de los temas de sexualidad y reproducción consultados por todo ser humano.

i)     Atención, con calidad y calidez, prenatal, del parto y pos natal, respetando los usos y costumbres que no atenten contra la salud de la mujer y los niños y niñas.

j)      Información y atención integral, confidencial, continua, humanizada, acompañada y libre de riesgo antes y durante todo evento obstétrico, contando para ello con acceso oportuno a las diferentes modalidades de atención segura, tanto intra como extra hospitalaria, haciendo énfasis en la garantía de los cuidados obstétricos de emergencia.

k)   El derecho a acceder a la orientación, prevención y tratamiento de hepatitis b y c, asimismo el cáncer cérvico-uterino, mamario y prostático, asimismo infecciones de transmisión sexual- incluyendo el VIH/sida.

l)      Servicios, prevención tratamiento de hepatitis b y c, así como las infecciones de transmisión sexual, incluyendo el VIH/sida; prevención y tratamiento adecuado del cáncer cérvico-uterino, de mamas y de próstata.

m) Atención del embarazo no deseado; atención de calidad, adecuada y digna, para tratar las complicaciones del aborto y sus efectos en la salud de las mujeres; orientación en anticoncepción, regulación de la fecundidad post aborto.

n)   Asesoramiento sobre infertilidad y servicios multidisciplinarios adecuados para el tratamiento de la menopausia y la tercera edad.

Ofensiva en toda Iberoamérica

Se da la circunstancia de que proyectos similares amenazan a otros muchos países iberoamericanos, -con imposiciones tan llamativas como la que se vive en Colombia-, con objeto de extender el aborto en estos países, en los que sigue siendo una práctica penada y revestirlo como un "derecho dela mujer" en el marco de su "salud sexual y reproductiva" . El llamado Consenso de Brasilia -ingerencia desenmascarada y repudiada por los ciudadanos y gobiernos nacionales, como ha ocurrido ya en El Salvador o en el propio Brasil-, o los últimos encuentros en el continente auspiciados por los lobbies proabortista y de ideología de género instalados en Naciones Unidas, alimentados y alentados con tesón por la administración estadounidense de Barack Obama.

Entre las voces que alertan contra el proyecto en Bolivia, la del sacerdote jesuita Miguel Manzanera, quien denuncia que se intente llevar al país por la sombra de este pensamiento, que ha sembrado la decadencia moral en países del llamado 'primer mundo', como señala en un artículo difundido por el Sistema Maná.

“En países donde se han implantado leyes de derechos sexuales y reproductivos similares a la que se está promoviendo en Bolivia se observa que, bajo el señuelo de otorgar más libertades sexuales, se alienta la promiscuidad, alimentada con la distribución masiva deantionceptivos, que termina siendo un instrumento de opresión del varón contra la mujer”.

En ese sentido, critica también el texto por desconocer la realidad y cultura boliviana – cimentada en los valores cristianos -, y por querer “impulsar el neocolonialismo del permisivismo sexual neoliberal”:

“Bolivia no debe permitir que se aprueben leyes copiadas de otros países, cuyos resultados son tremendamente destructivos de los valores fundamentales de la persona, de la familia y de la misma sociedad”, expresa.

El sacerdote indicó que “si se quiere promover el respeto a las culturas autóctonas y mayoritarias hay que partir de la realidad consultando a la población en general y muy especialmente en el ámbito educativo a los padres de familia, responsables de la educación sus hijos”.