El PSOE aprueba mañana el fin de las políticas sociales

El PSOE aprueba mañana el fin de las políticas sociales

El PSOE dará luz verde mañana al fin del estado del bienestar, aunque lo envolverá con consignas populistas del tipo “que paguen los ricos”.

REDACCIÓN HO.- El Gobierno procederá mañana a empezar el desmantelamiento del estado del bienestar, obligando a los sectores más desfavorecidos de la sociedad a cargar con el peso de la rectificación de su política económica.

Mientras recurre a los turbios modos del populismo apelando a trasnochadas consignas que pretenden convertir a Zapatero en un nuevo Robin Hood que quita el dinero a “las rentas más altas”, el gobierno socialista aprobará mañana en el consejo de ministros adelantado las medidas contra el déficit público, entre ellas quitar un cinco por ciento de media a los funcionarios a partir de junio y la congelación de las pensiones en 2011. 

Además de la rebaja de salarios y pensiones, el tijeretazo implica:

  • La eliminación de la prestación por nacimiento de 2.500 euros, el cheque-bebé, única medida a favor de la familia aprobada por el PSOE, a partir del próximo año.
  • Un leve recorte de los sueldos de los miembros del Gobierno de un 15 por ciento.
  • La reducción en 6.045 millones de euros de la inversión pública.
  • La supresión de la retroactividad en la aplicación de la ley estrella del zapaterismo, la de dependencia.
  • El recorte de 600 millones en la ayuda oficial al desarrollo.
  • Planes para disminuir el gasto farmacéutico, empezando por reducir el precio de medicamentos no genéricos excluidos del sistema de precios de referencia, de manera escalonada, entre un 10 y un 15 por ciento.

Este paquete de medidas se ha interpretado desde los sindicatos como la "quiebra" del discurso político y social del Gobierno, en palabras del secretario general de UGT, Cándido Méndez, quien, junto a su homólogo de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, teme que el recorte se encuentre en "una primera fase", por lo que han amenazado con no descartar "ninguna medida", en alusión a una eventual huelga general.

Hoy Zapatero abrió la puerta a subir impuestos "a los que realmente tienen", pero insistió en que esa decisión la tomará el Ejecutivo en el momento "que estime conveniente". En caso de confirmarse el aumento del IRPF a las rentas más altas, Zapatero perseguiría hacer un guiño a la izquierda tras el fuerte ajuste presentado.

Tras admitir que este ahorro adicional afectará "transitoriamente" al crecimiento económico, el Gobierno presentará también una corrección de "unas décimas" de sus previsiones para 2011, que estaba fijada en un crecimiento del 1,8 por ciento del PIB.

El Gobierno tiene mañana dos citas con los sindicatos antes de reunirse por la tarde en consejo de ministros: la reanudación de la Comisión de Seguimiento del Diálogo Social y el encuentro de la secretaria de Estado de la Función Pública, Consuelo Rumí, con los sindicatos de los empleados públicos CC.OO., UGT y CSI-CSIF para explicarles las medidas.

El enfado de las centrales por el "cambio de rumbo" del Gobierno lleva hasta el extremo de que planea en el horizonte la convocatoria de una huelga general. De momento, los que sí irán a la huelga son los empleados públicos el próximo 8 de junio en protesta por el recorte salarial del cinco por ciento planteado por el Gobierno.

Estas reuniones coinciden con el inicio movilizaciones conjuntas que CC.OO., UGT y CSI-CSIF han convocado para mañana a las 18.00 horas frente a las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno de todo el territorio nacional y frente al Ministerio de Economía y Hacienda en Madrid para protestar contra el recorte del Gobierno.