Negociación con ETA: Rubalcaba aplaude a los presos etarras

Negociación con ETA: Rubalcaba aplaude a los presos etarras

La propuesta etarra de “considerar” a las víctimas, que aplaude el ministro de la negociación con ETA, forma parte del catálogo de medidas propuestas por los mediadores internacionales.

REDACCIÓN HO.- La discreta negociación del gobierno socialista con ETA a través de mediadores internacionales prosigue a buen ritmo, a tenor de las últimas informaciones. Hace unos días, un minúsculo grupo de criminales del nacionalismo vasco (8 de entre varios cientos), entre los que se encuentran algunos de sus asesinos más conspicuos, escribió una carta, convenientemente filtrada a Cuatro, en la que consideraban la posibilidad de seguir los pasos del IRA y de otros procesos similares en relación con las víctimas del terrorismo.

Este reducido grupo de etarras escribía:

"Hay que tener en cuenta que es un tema delicado por lo que no debemos plantearlo como un nudo que bloquee. Pero debemos de asumirlo como un acto de reconocimiento a las consecuencias del conflicto, tal y como lo asumieron en los acuerdos de paz en Sudáfrica e Irlanda"

Tras recordar que en Irlanda los presos decidieron que debían participar en lo que llaman “la reflexión política para el proceso de paz”, aseguran que en la “izquierda abertzale” (es decir, en ETA) siguen planteando la cárcel como "un frente de lucha" y "han evitado que los presos tomaran parte en la reflexión".

De manera periódica, algún miembro de ETA se convierte en la cárcel en portavoz de un cínico buenismo que nunca aplicaron en sus años de libertad. En esta ocasión han sido ocho.  Y el ministro de Interior se ha apresurado a aplaudirlos.

Alfredo Pérez Rubalcaba considera "un paso significativo" que hablen de las víctimas, aunque el ministro, siempre diligente en asuntos turbios, va más allá que los asesinos y considera que con este grupito, ETA quiere reparar el mal que ha hecho:

"Siempre ha habido disidencia en las cárceles pero ahora es más amplia y más pública que nunca. En esta carta hay un paso más: dicen que además hay que reparar a las víctimas, hay que pedir perdón a las víctimas. Yo creo que es un paso significativo y lo valoro como un paso significativo".

La negociación del gobierno socialista y ETA, que se lleva a cabo de manera indirecta a través de mediadores internacionales, pasa por que la ciudadanía acepte que una cosa llamada “izquierda abertzale” no es ETA, sino un grupo de gente de izquierda más o menos radical, al estilo de ERC o EA, pero en absoluto relacionado con el terrorismo etarra.

Las medidas que van adoptándose en este proceso negociador son las que proponen los mediadores internacionales, que están siguiendo los mismos pasos que aplicaron a situaciones tan distantes del terrorismo etarra como las del Ulster. Estas medidas se aprueban en la sombras por ambas partes, el gobierno de Zapatero y ETA, y luego cada una de esas partes ofrece un gesto público que corrobora el acuerdo.

La excarcelación de todos aquellos terroristas que son definidos por el gobierno socialista y los medios de comunicación (cómplices no siempre involuntarios en esta maniobras) como “izquierda abertzale”,  y la carta de los etarras hablando de sus víctimas al estilo de una similar aparecida entre militantes del IRA, son expresión del avance de este proceso negociador entre una banda de asesinos y el gobierno socialista.

Desde el PP, el silencio de su dirección prueba que se comparte la estrategia, salvo en el caso de Mayor Oreja, que ha desvelado claramente todo este proceso y ha advertido que estamos ante una nueva maniobra trampa del terrorismo, que quiere seguir en las instituciones cueste lo que cueste, y del propio Zapatero, que con ello espera mantenerse en el poder.