Alcaldes, jóvenes y expertos chilenos, contra la píldora abortiva

Alcaldes, jóvenes y expertos chilenos, contra la píldora abortiva

Tras el fallo de la Corte de Apelaciones que revocó la prohibición de distribuirla, la decisión del Gobierno chileno de entregar gratis la llamada píldora del día después a los menores que lo soliciten, prescindiendo incluso del consentimiento de los padres, está provocando una auténtica rebelión civil: muchos alcaldes se han unido a las protestas juveniles que rechazan esta medida abortiva, e insisten en que la solución a los embarazos en adolescentes debe encauzarse por la vía de una correcta educación sexual. A la resistencia se suman muchos expertos médicos y abogados, que advierten ante los efectos abortivos del fármaco y cuestionan  su constitucionalidad.

REDACCIÓN HO.- La píldora abortiva podía conseguirse desde hace dos años en Chile a un precio de diez dólares. Ahora, la ministra de Sanidad, María Soledad Barría, se ha empeñado en hacerla gratuita, y facilitárselas a los menores obviando incluso el parecer de los padres.

Mientras crecen las protestas contra la decisión de dispensar gratis la controvertida píldora, el Gobierno defiende la postura de la ministra Barría, quien asegura que desde este lunes se ha empezado a repartir la píldora en consultorios a mayores de 14 años sin contar con los padres. ?Nosotros vamos a llevar a cabo lo que el Ministerio de Sanidad anunció hace cuatro semanas, que es lo que nos parece más adecuado, lo más ecuánime, lo más justo y al mismo tiempo haciéndonos cargo de una realidad muy profunda y muy seria que tenemos en Chile, esto es que los jóvenes inician su despertar sexual de manera precoz?, dijo el ministro portavoz de La Moneda, Ricardo Lagos Weber.

Frente a esto, los detractores de la píldora abortiva denuncian que de facilitar el contacto sexual de los menores de edad a fomentar la pederastia tan sólo hay un paso. Sobre todo con declaraciones como las que manifestó recientemente el presidente de la comisión de Salud del Senado, Guido Girardi, quien se manifestó a favor de  ?defender el derecho de los niños y las niñas a que tengan relaciones sexuales?.

Ante ello, jefes comunales de diferentes distritos chilenos han anunciado que se opondrán tajantemente a administrar la píldora. Así, el alcalde de La Florida, Pablo Zalaquett, anunció este lunes que recurrirá ante el Tribunal Constitucional, y que  no entregará el fármaco por sus efectos abortivos a ninguna menor entre 14 y 18 años sin la autorización expresa de sus progenitores. ?Es una bofetada a los padres de Chile?, aseguró, e instruyó a los consultorios para que, en el caso de las menores de edad que lleguen solas a buscar la píldora, se llame por teléfono a un familiar de la joven, ?idealmente la madre, pero si no está la madre, el familiar más significativo para aquella joven: hermana, tía, abuela?.

También el alcalde de Estación Central, Gustavo Hasbún, se mostró especialmente crítico: ?No se puede de la noche a la mañana quitar la autoridad a los padres?, recalcó. La mayoría de los detractores de la norma consideran que, antes de adoptar medidas que no van a poder ser reparadas, hay un tema de fondo que debe afrontarse: la educación sexual. El alcalde de Pudahuel, Johnny Carrasco, aseguró que ?ojalá jamás una niña deba pedir la pastilla, no queremos que las menores la pidan y para eso, junto con algunos pastores evangélicos y la Iglesia Católica, hemos entrado en una etapa firme de lo que va a ser la prevención y junto a los profesores potenciar programas de sexualidad responsable?.

Al tiempo, se suceden las manifestaciones de jóvenes chilenos que demandan al Gobierno que anule el reparto de la píldora. El pasado día 15,alrededor de 3.000 escolares, convocados por la organización Jóvenes por la Vida, se reunieron en Santiago de Chile. En representación de más de 30 centros escolares, los manifestantes dejaron claro que su intención es la de ?reunirnos con otros jóvenes que piensan distinto, pero que comparten la idea valórica del derecho a la vida?, indicó su representante, Sebastián Otero. A su vez, el presidente del Centro de Alumnos del Instituto Nacional, Julio Isamit, indicó que ?los jóvenes nos hemos ganado el derecho de opinar, ya que la sociedad esta desinformada y no sabe si realmente la píldora del día después es abortiva. Seamos sinceros, no hay ningún estudio que lo confirme y ante la duda es mejor esperar?.

Por su parte, la alcaldesa de Lo Barnechea, Marta Ehlers, señaló que ?es bueno que los jóvenes tengan opinión y que expresen sus discrepancias con el Gobierno?. Ehlers ya mostró hace unos días su radical oposición a cumplir la norma: ?Si toman medidas fuertes en contra mía, aceptaré o daré pelea, pero ¡no la voy a entregar!?, dijo entonces. El alcalde de Puente Alto, Manuel José Ossandon, respalda los movimientos y protestas de jóvenes contra la normativa. ?El problema del embarazo adolescente no se va a solucionar con la entrega de una píldora. Además es mentira que los jóvenes de escasos recursos no tienen acceso a la píldora, ya que en nuestros consultorios hay acceso a todos los sistemas menos los micro abortivos?, aseguró.

También los expertos médicos se han alzado frente a la medida del Gobierno  chileno, sobre todo por intentar disfrazar los efectos abortivos de la píldora, con argumentos como que sólo sería un aborto pasadas 72 horas de ingerirla o indicando que el embrión no es un ser humano. Así, la Comisión de Bioética de la Conferencia Episcopal de Chile ha presentado un completo informe que confirma lo que decenas de grupos pro-vida sostienen: la píldora del día después? sí es causa de aborto. Los expertos señalan que la entidad gubernamental Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos y los propios laboratorios que la producen reconocen que la píldora puede bloquear la implantación en el útero de un concebido. Además, según la Comisión, el fármaco ?viola principios contenidos en la Constitución Política de ese país? al atentar contra una vida humana.

El doctor Patricio Ventura-Juncá, miembro de la Comisión, explicó a la prensa que ?la literatura científica publicada a la fecha reconoce tres posibles mecanismos de acción de la píldora del día después: inhibición de la ovulación, inhibición de la fertilización o impedimento de la implantación, lo que constituye un efecto abortivo?.  ?A la fecha, no hay ninguna investigación que concluya que está descartado el efecto abortivo. Algunos investigadores consideran que este mecanismo puede ser muy importante, otros menos; pero nadie considera el tema dilucidado, por lo que se requiere seguir investigando?, agregó.

La Comisión señaló que hace un mes, la FDA reconoció oficialmente que el Levonorgestrel, nombre del fármaco en Chile y otros países de la región, ?actúa como un contraceptivo de emergencia principalmente previniendo la ovulación o la fertilización (alterando el transporte en las trompas de Falopio de los espermios o el óvulo), y además puede impedir la implantación (alterando el endometrio)?. Esta es la misma información que entregan a sus clientes los laboratorios que comercializan la píldora.

Los expertos citaron el caso del laboratorio Besisn-Iscovesco, que presentar el Levonorgestrel señalando que ?podría bloquear la ovulación, impidiendo la fecundación, si la relación sexual tuvo lugar en las horas o días anteriores a la ovulación. Pero podría igualmente impedir la implantación?. Ventura-Juncá explicó que el hecho de que se promueva la píldora aduciendo su ?efectividad? después de la ovulación ?es una prueba empírica importante para postular el efecto antiimplantatorio de este producto?.

Por su parte, la abogada Carmen Domínguez, también integrante de la Comisión de Bioética, explicó que existen todos los antecedentes para considerar al Levonorgestrel como inconstitucional por atentar contra el derecho a la vida.  El Padre Fernando Chomalí, miembro del grupo, hizo un llamado a que la población reciba cuando adquiera la píldora, un informe sobre su consecuencia abortiva.

La discusión se inició cuando el Ministerio de la Salud anunció que el Postinol 2 sería distribuido gratuitamente en postas y Servicios de Atención Primaria de Urgencia (SAPU)"a todas las mujeres que hayan sido víctimas de una violación, sin que éstas tengan que demostrarlo" a partir del 15 de Mayo de 2004. Para ello se destinaron 35.000 dosis de ese medicamento.  Esta píldora fue conceptualizada por el gobierno como un ?anticonceptivo de emergencia? que ?vitaría el embarazo si se usa en un periodo de hasta 72 horas después de una relación sexual no protegida.

Sin embargo, un grupo de médicos de las Universidades Católica y de Los Andes, argumentaron que la hipótesis que califica como abortiva a la píldora no ha sido descartada totalmente, y por ello cabría éticamente abstenerse de su uso, hasta descartar su efecto abortivo. Lo esencial es que hay aborto si se destruye un embrión, aunque no se haya implantado en el útero.

Además este debate adquirió un componente judicial, ya que en el año 2001 la Corte Suprema prohibió la venta del levonorgestrel, otra forma farmacológica de la Píldora del Día Después, debido a que atentaría contra la vida del embrión. Sobre la base de ese dictamen previo, la directiva de UDI anunció inicialmente que recurriría al Tribunal Constitucional para revertir la medida del gobierno. Sin embargo, tras percibir que esa era una decisión política impopular entre las mujeres más pobres, decidió  dejar en manos de los alcaldes de su partido la decisión de presentar recursos legales.  La más activa en esta postura fue la alcaldesa RN de Lo Barnechea, Marta Ehlers, que argumentó "objeción de conciencia" para oponerse a la distribución de la píldora.