El Congreso debate esta semana la retirada de los crucifijos

El Congreso debate esta semana la retirada de los crucifijos

La izquierda y los nacionalistas exigen "la retirada inmediata de la simbología religiosa de los centros educativos públicos".

REDACCION HO.- Mientras el desempleo crece y la situación de centenares de miles de familias españolas se hace desesperada, los partidos de la izquierda y los nacionalistas se dedican a convocar referendos ilegales de autodeterminación y en el Congreso emplean el tiempo en debatir si es necesario retirar de las aulas los crucifijos.

El Congreso de los Diputados debatirá y votará el próximo miércoles si pide al Gobierno que lleve a cabo "las modificaciones oportunas para impulsar y garantizar" la retirada de los crucifijos de las escuelas públicas y para que establezca "los mecanismos adecuados para que los padres y madres puedan reclamar de manera efectiva la retirada inmediata de la simbología religiosa de los centros educativos públicos".

La iniciativa, presentada por Esquerra Republicana, será debatida en la Comisión de Educación y Deporte, y pide también que los puntos anteriormente mencionados se introduzcan "de manera expresa" en la reforma de la ley de "libertad" religiosa, cuyo anteproyecto de ley pasará el primer trámite del Consejo de Ministros a finales de este año.

En el texto de la proposición no de ley, ERC utiliza el reciente dictamen del  Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que dictaminó a principios de este mes que los crucifijos en las escuelas públicas son incompatibles con un los derechos humanos.

ERC señala que esta resolución se une a la sentencia del Juzgado número 2 de lo contencioso de Valladolid, dictada a raíz de la demanda de un padre del colegio público Macías Picavea, que asegura que este tipo de símbolos pueden provocar en el menor, que se encuentran en proceso de formación, "el sentimiento de que el Estado es más cercano a la confesión con la que guardan relación los símbolos que a otras confesiones de las que no está presente ningún símbolo en el centro público".

Según ERC, la retirada de símbolos religiosos de las escuelas "garantiza los derechos de los creyentes de otras religiones y de los no creyentes", pero sin que esto lesione los derechos "de la religión que mantiene los símbolos".