Mons. Sanz, arzobispo de Oviedo, y Mons. Munilla, obispo de San Sebastián

Mons. Sanz, arzobispo de Oviedo, y Mons. Munilla, obispo de San Sebastián

El PNV arremetió duramente contra las declaraciones del nuevo obispo de San Sebastián sobre el aborto.

REDACCION HO.- El Papa ha nombrado hoy obispo de San Sebastián a Monseñor José Ignacio Munilla Aguirre, hasta ahora obispo de Palencia, y arzobispo de Oviedo a Monseñor Jesús Sanz Montes, en la actualidad obispo de Huesca y de Jaca.

Desde hacía meses se rumoreaba, se esperaba y muchos católicos deseaban el nombramiento de Monseñor Munilla para la diócesis de San Sebastíán, cuyos dos últimos obispos han sido José María Setién y Juan María Uriarte. En el seno del secesionismo vasco el nuevo obispo empezó a ser criticado antes incluso de su nombramiento.

El secesionismo y el aborto

Hace escasas fechas el PNV criticó con dureza las reflexiones que Monseñor Munilla hizo públicas con respecto al proyecto abortista del Gobierno. Joseba Egibar las calificó de "exceso" y dijo que el prelado se había "confundido de debate" y, en relación con su posible llegada a la diócesis vasca, el dirigente nacionalista afirmó que ese nombramiento significaría "la confirmación de una apuesta que también tiene su propio perfil político y que pretende diluir el arraigo de la Iglesia con "el pueblo donde estén".

Sin duda el nacionalismo vasco se aferrará a este nombramiento para utilizar como una excusa más para seguir apoyando los planes abortistas de la izquierda. En relación con este asunto, Monseñor Munilla declaró que los diputados que apoyen este proyecto "estarán en situación de complicidad de asesinato".

El nuevo obispo de San Sebastián nació en esa ciudad el 13 de noviembre de 1961. Inició los estudios eclesiásticos en el Seminario Mayor de Toledo y los concluyó en San Sebastián. Obtuvo la licenciatura en Teología, especialización en Espiritualidad, en la Facultad de Teología del Norte de España, sede de Burgos. Fue ordenado sacerdote en San Sebastián el 29 de junio de 1986.

El ministerio sacerdotal lo desarrolló en Zumárraga donde fue Vicario parroquial de Nuestra Señora de la Asunción desde junio de 1986 hasta que fue nombrado párroco de la parroquia de El Salvador, el 16 de julio de 1990.

Desarrolló este cargo hasta su nombramiento episcopal, que se hizo público el 24 de junio de 2006. Fue consagrado obispo el 14 de septiembre. En la CEE ha sido miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada (2006-2008), y desde el año 2008 de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar. Dentro de esta Comisión, es el Obispo responsable de la Pastoral Juvenil, cargo que comparte con el Obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro Chaves.

Monseñor Sanz, un franciscano de brillante trayectoria

La Archidiócesis de Oviedo, al frente de la cual se sitúa ahora Monseñor Jesús Sanz, estaba vacante tras el nombramiento de Monseñor Carlos Osoro como Arzobispo de Valencia, sede de la que tomó posesión el pasado 18 de abril. Desde entonces estaba al frente de la diócesis ovetense, como Administrador diocesano, el Obispo Auxiliar de Oviedo, Monseñor Raúl Berzosa Martínez.

El nuevo Arzobispo de Oviedo nació en Madrid el 18 de enero de 1955. Ingresó en el Seminario Conciliar de Toledo en 1975 donde realizó los estudios institucionales teológicos (1975-1981). En 1981 ingresó en la Orden Franciscana, Provincia de San Gregorio Magno de Castilla, realizando la profesión solemne el 14 de septiembre de 1985 en Toledo. Fue ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1986 en Madrid.

Es Bachiller en Teología por la Facultad de Teología del Norte de España (Burgos 1981); Licenciado en Teología, con especialidad en Espiritualidad, por el Pontificio Ateneo Antonianum de Roma (1986) y en Teología de la Vida Religiosa por la Universidad Pontificia de Salamanca (1993). Asimismo es Doctor en Sagrada Teología por el Pontificio Ateneo Antonianum de Roma (1999).

Entre los cargos pastorales destaca el de Rector del Seminario Menor Franciscano de Ávila (1986-1991); director de la Formación Permanente de la provincia Franciscana de Castilla (1991-1994); Rector y P. Guardián del Colegio dei Santi Quaranta Martiri de Roma (1994-1997); Rector y P. Guardián del Monasterio San Juan de los Reyes de Toledo (1997-2000); secretario provincial de Formación y Estudios, de la provincia Franciscana de Castilla (1997-2000), y presidente de la CONFER diocesana de Toledo (1997-2000).

Desde este último año y hasta su nombramiento episcopal, en 2003, fue el Director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada de la CEE, de la que actualmente, y desde el año 2005, es presidente.

En cuanto a las actividades académicas ha sido profesor de Espiritualidad medieval, profesor de la Asociación Hispánica de Estudios, miembro del Consejo de Redacción -edición española- de "Communio" Revista Católica Internacional; profesor en la Facultad de Teología San Dámaso, de Madrid y profesor en el Pontificio Ateneo Antonianum, de Roma.

El 23 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como Obispo de las diócesis de Huesca y de Jaca. De esta manera, ambas diócesis quedaron unidas "in persona Episcopi", aunque con independencia entre sí.

El 14 de diciembre del mismo año recibió la ordenación episcopal y tomó posesión de la diócesis de Huesca. Una semana después, el 21 de diciembre, hacía su entrada en la diócesis de Jaca.

Mons. Munilla sale al paso de las críticas del PNV

Monseñor Munilla ha pedido en rueda de prensa que no se hagan lecturas políticas de la vida de la Iglesia, ya que así se "distorsiona la realidad". El obispo explicó que acoge la llamada del Papa para hacerse cargo del Obispado de San Sebastián "con pleno sentido de obediencia" y, al mismo tiempo, en el pleno ejercicio de su "libertad".

En respuesta a preguntas de los periodistas, Monseñor Munilla eludió cualquier tipo de polémica respecto a la postura contraria a su nombramiento manifestada por algunos responsables del PNV:

"Los prejuicios se superan con las relaciones personales."

El todavía obispo de Palencia reconoció que le "sangra el corazón por el hecho de tener que dejar esta querida Diócesis" y se hizo eco de lo que muchos piensan en referencia a que "sería conveniente una mayor estabilidad en los destinos episcopales, para el bien de la Diócesis".

Monseñor Munilla reconoció que le hubiera gustado "estar más tiempo en Palencia", pero insistió en que "nadie es imprescindible" y se mostró satisfecho por "haberlo dado todo" en los más de tres años al frente de la Diócesis palentina.

Respecto al nuevo servicio que afronta, el pastor mostró su sensación de debilidad ante "una desproporción grande" entre las responsabilidades que se le encomiendan y sus "cualidades personales":

"Pero, curiosamente, el hecho de ser llamado y enviado y de no haber buscado nada por mi cuenta, me da una gran paz."

También se manifestó "hermano, padre y pastor de todos con humildad y confianza, consciente de la pluralidad de sus hijos", entre los que se incluyó al ser natural de la Diócesis que ahora se le encomienda.

Monseñor Sanz: "Dios teje nuestra historia con los hilos de la libertad"

El nuevo arzobispo metropolitano de Oviedo, Monseñor Jesús Sanz Montes, en la actualidad Obispo de Huesca y de Jaca, se incorporará a la Archidiócesis durante la segunda quincena de enero.

En el momento de hacerse pública hoy la noticia, Monseñor Sanz ha enviado un mensaje a sus nuevos diocesanos de Oviedo en el que afirma experimentar "la desproporción ante algo que no es fruto del cálculo", sino del "misterio por el que Dios va tejiendo la trama de nuestra historia con los hilos de nuestra libertad".

El obispo administrador diocesano de Oviedo, Monseñor Raúl Berzosa, expresó la satisfacción de la Iglesia asturiana por el nombramiento y "la alegría y la buena disposición de todos los cristianos de Asturias para acoger a su nuevo pastor".

Monseñor Raúl Berzosa ha pedido al nuevo arzobispo electo que atienda "la grave crisis económica y social que padecemos", y se refirió a él como un hombre de "gran sensibilidad social".

En una rueda de prensa celebrada hoy en Oviedo tras el nombramiento, Monseñor Berzosa agradeció al nuevo arzobispo, que tomará posesión del cargo el próximo día 30 de enero, que haya aceptado presidir una Iglesia de "seculares y profundas raíces cristianas".

Monseñor Berzosa destacó la importancia de que Jesús Sanz discierna a su llegada a Oviedo sobre la conveniencia de continuar con un proceso sinodal que quedó interrumpido con la marcha a Valencia del arzobispo Osoro, el pasado 18 de abril, y que a su juicio, debe ser ahora "reorientado".

Monseñor Berzosa ha destacado que el nuevo arzobispo es un hombre "cercano y afable en el trato", coherente con el pensamiento y buen escritor y comunicador. "Un mago de la palabra", ha subrayado, y "de gran eclesialidad" que demostrará que "se puede ser hombre de hoy y cristiano".

El arzobispo electo, en un mensaje enviado a los diocesanos de Oviedo desde sus actuales diócesis de Huesca y Jaca, ha agradecido al Papa su confianza, así como al propio Monseñor Berzosa por  su acogida, y a quienes le antecedieron en el cargo, Carlos Osoro y Gabino Díaz Merchán, por sus años de entrega a la Archidiócesis de Oviedo.

En el texto, se refiere a Asturias como a una tierra cristiana "de historia, de arrojo, de ensueño y de sacrificio". Asimismo, envía un abrazo a los sacerdotes, a los consagrados y a los laicos, y a "las familias más abrumadas por las dificultades de esta crisis actual".

Numerosos artículos de Monseñor Munilla han aparecido en el blog La opinión de los colaboradores de HO. Sobre el aborto, el nuevo obispo de San Sebastián ha escrito El aborto tiene muchos "cómplices" y El mundo del revés: ¡Matar es un derecho!

¿Pides "más que los curas"?

La sabiduría de la inocencia: "Si no os hacéis como niños..."

Peregrinos en Ars

San Rafael Arnáiz: la glorificación del "frustrado"

¡Benditos sacerdotes! (Test de "estima sacerdotal")

Cuando el sentimiento anula la razón

De "reyes" y "mendigos"

De la mano de San Pablo