Martínez Camino: "El Gobierno no puede ser juez y parte" en el debate sobre el aborto

Martínez Camino: "El Gobierno no puede ser juez y parte" en el debate sobre el aborto

Ante las manifestaciones convocadas en defensa de la vida, como las del 29-M, los obispos "animan a contribuir con todos los medios legítimos con las asociaciones que defienden la vida".

REDACCIÓN HO, EUROPA PRESS /ABC.- Juan Antonio Martínez Camino asegura hoy en una entrevista publicada en ABC que "el Gobierno no puede ser juez y parte en el debate sobre el aborto":

"No se puede ser juez y parte en un juicio. Entonces, quien puede decir si un debate social está cerrado o no es la sociedad y por lo que estamos viendo la sociedad no piensa que el debate sobre la protección adecuada para los seres humanos que van a nacer esté cerrado. Contra los hechos no hay argumentaciones que valgan", declara en la citada entrevista, con motivo de la celebración hoy de la Jornada por la Vida.

El portavoz de los obispos explica que la Conferencia Episcopal Española (CEE) "no pretende ser interlocutor del Gobierno para todos los asuntos que afectan a la vida social", pero recuerda que éste "debería recoger las opiniones" de todos los actores sociales, entre los que citó asociaciones de madres, de padres de familias, organizaciones pro vida y  especialistas en los ámbitos de la Sanidad.

"Nosotros hemos querido contribuir a la clarificación de la conciencia de los católicos y de todos los que buscan la verdad sobre este asunto y no pretendemos suplantar a ningún otro actor social", asevera a este respecto.

El también obispo auxiliar de Madrid se refiere, además, al presunto "conflicto de intereses" entre la madre y el no nacido. Considera así que la "disyuntiva es falsa" y la Iglesia "desea promover un ambiente amigo de la madre y de la maternidad". "Esa es la manera de enfocarlo, no plantear el asunto como un conflicto de intereses. Puede haber dificultades pero tienen solución y la solución no puede ser una acción que siempre compromete moral, física y humanamente a la madre y que la convierte también en víctima. Lo justo es proteger la vida de los que van a nacer y ayudar a las madres", afirma.

Campaña del lince

Sobre la campaña Protege mi vida lanzada por el Episcopado y que ha desatado las injustificadas iras de los proabortistas, insiste en que "no pretende en modo alguno devaluar el interés por la vida de las especies en peligro de extinción" sino "apoyarse en la sensibilidad que existe actualmente respecto de la protección de especies animales en extinción para suscitar la pregunta y el debate acerca de la necesidad de proteger también, más y no menos, la vida de los seres humanos que van a nacer", lo que, su juicio, "contribuye a ennoblecer la causa de la protección de la fauna y de la flora".

En torno a la idea de numerosas cofradías de apoyar en Semana Santa la campaña contra el aborto, sostiene Martínez Camino que "su iniciativa es coherente y digna de ser agradecida por toda la sociedad" y sobre un posible apoyo de los obispos a las manifestaciones convocadas por las asociaciones pro vida este fin de semana con su presencia se remitió a la reciente nota de la Subcomisión para la Familia y la Vida y dijo que "animan a contribuir con todos los medios legítimos con las asociaciones que defienden la vida".

Por otra parte, el llamado caso del bebé medicamento le lleva alertar "de que las técnicas y la ciencia de nuestros días, que en sí son buenas, deben ser utilizadas a favor del ser humano".

Finalmente, monseñor Martínez Camino se refiere a la polémica sobre las palabras del Papa Benedicto XVI sobre el uso del preservativo en su reciente visita al continente africano, añade que el mensaje acerca del valor de la sexualidad humana "no resulta tan extraño como a ciertos juicios publicados". "La Iglesia piensa que este tipo de campañas son insuficientes y eso es lo que ha dicho el Papa. Es necesario transmitir otros mensajes, entre ellos, que es bueno y mejor las relaciones sexuales ordenadas y sanas moralmente porque también conducen a una salud física", concluye.