Igualdad insiste en mentir para impulsar el aborto en menores al margen de los padres

Igualdad insiste en mentir para impulsar el aborto en menores al margen de los padres

<a href="http://www.hazteoir.org/node/17902">«La reforma abortista suma el rechazo del Defensor del Menor madrileño»</a>

Pese al rechazo suscitado, Isabel Martínez lo ve "coherente" con el marco normativo español y usa la mentira para respaldarlo.

REDACCIÓN HO.- La secretaria general de Políticas de Igualdad, Isabel Martínez, considera que el anteproyecto de ley del aborto que propone que las menores de 16 años puedan abortar sin la autorización de sus padres busca la "coherencia" con las edades del marco normativo español. En entrevista en Punto Radio recogida por Europa Press, en el marco de las celebraciones por el Día de la Mujer, Martínez afirmó que es necesario tener un "conocimiento más apegado" de la realidad social de los jóvenes y, a partir de ello, definir cuándo son "capaces autónomamente" de tomar una decisión. "Esta decisión que proponen los expertos tiene que ver con la coherencia de edades de nuestros códigos civiles y sociales", añadió, unos "expertos" que, designados por Igualdad, son todos conocidos proabortistas. Martínez insistía en que en España a los 13 años se permiten las relaciones sexuales consentidas, "incluso con adultos" y que a los 16 los jóvenes pueden casarse.

Igualdad insiste en mentir

Con ello, el Ministerio insiste en la mentira: hay que recordar, por ejemplo, como el Código Civil establece, en su artículo 46, que no pueden contraer matrimonio los menores de edad no emancipados" y en el caso de los emancipados, el procedimiento pasa también por los padres:  En esta insistencia por el engaño se olvida también  que las menores casadas tienen severas limitaciones en su esfera de derechos: "por ejemplo, el artículo 324 del Código Civil establece que una menor de edad casada no puede vender bienes inmuebles de su propiedad sin el consentimiento de su marido (si es mayor de edad) o de sus padres. Si aplicáramos la pretensión igualatoria de la Ministra, si la menor para vender propiedades necesita el consentimiento de sus padres o su marido, la menor de edad gestante que quisiera abortar tendría que solicitar la respectiva autorización a su marido o pareja (si éste no es menor de edad) o a sus padres."

Precisamente, en el año 2005 el Ministerio de Asuntos Sociales planteó, a través del Plan estratégico Nacional de Infancia y Adolescencia, incrementar la edad para poder contraer matrimonio, y ello por cuanto observó con preocupación un fuerte incremento de los matrimonios de menores de edad. Lo que no se puede pretender es aplicar diferentes patrones de medir según estemos ante intereses políticos distintos.

Por otra parte, Martínez consideró que es importante lanzar un "mensaje de confianza" a los jóvenes, la mayoría "personas bien formadas, que van a la universidad, se preocupan por responder y participar activamente en temas sociales, solidaridad y cooperación". "Me gustaría lanzar un mensaje de confianza hacia esos jóvenes que reclaman el derecho al voto", concluyó. Más mentiras: habría que ver si Martínez es capaz de escuchar lo que le manifestaban los propios universitarios el pasado día 5.

En relación con el momento para discutir esta ley, y revistiendo el aborto de "solución", aclaró que "solucionar estos problemas siempre es oportuno", y sostuvo que era una de las primeras demandas al Ministerio de Igualdad por parte de mujeres y organizaciones. Un listado en el que seguro que no figura, por ejemplo, la Asociación de Mujeres Víctimas del Aborto (AVA).

Además, Martínez defendió que la ley se haya planteado en el Ministerio de Igualdad en lugar del de Sanidad, porque el ministerio tiene el objetivo de "garantizar igualdad entre hombres y mujeres y la ley avala eso: garantizar el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad y sexualidad".  Una decisión "libre" que es una utopía, cuando no se la ofrecen alternativas al aborto en situaciones de abandono o especial dificultad, ni se le ofrece información sobre la auténtica realidad del aborto. Precisamente esta falta de distingo sobre el drama, las graves secuelas y la trascendencia que supone un aborto, también para la mujer, frente a intervenciones que no plantean estas consecuencias es lo que le reprochaba  al PSOE José Luis Requero, miembro asesor del Comité de Expertos de Derecho a Vivir, en su alusión de que el Ejecutivo trivializa el aborto hasta compararlo con intervenciones como puede ser "una operación de juanetes".

Noticias relacionadas