El aborto de una menor, último capítulo del Woman on Waves

El aborto de una menor, último capítulo del Woman on Waves

El barco de la muerte Aurora deja Valencia tras cuatro días repitiendo en su fraude de ley.

REDACCIÓN HO, ABC.ES.- El barco holandés de Woman on Waves abandonó ayer la ciudad de Valencia, dejando tras de sí una estela de indignación aún mayor si cabe, ya que su despedida ha sido el aborto en aguas internacionales de una chica menor de edad sin contar con el consentimiento paterno.

Aunque en un primer momento la organización había confirmado que no realizaría ningún aborto durante el día de ayer, finalmente el barco se dirigió a aguas internacionales para practicar una interrupción del embarazo a una menor de 18 años sin el consentimiento de sus padres, una condición que sí que exige la legislación española pero que no es necesario si se acogen a la normativa holandesa.

Menos de seis semanas

Fuentes de la ONG holandesa explicaron ayer que la menor, que se encontraba embarazada de menos de seis semanas y media, se enteró por los medios de comunicación de la existencia del barco y de la posibilidad de abortar en él de forma gratuita y sorteando todos los requisitos que exige la ley española.

Una vez se puso en contacto con la ONG, le dieron cita para ayer por la mañana, con lo que la organización sumó un nuevo caso a su macabra iniciativa, que ha provocado todo tipo de reacciones estos días. La organización trató de justificar esta nueva provocación al alegar que "en España muchas adolescentes se ven obligadas a abortar en clínicas ilegales sin consentimiento paterno".

Por el contrario, el resto de llamadas recibidas durante los últimos días por parte de mujeres que querían abortar -amparándose en la permisiva ley holandesa- no cumplían los requisitos para una interrupción farmacológica, la única que se puede practicar en el velero. Todas ellas tenían más de 6,6 semanas de embarazo, plazo máximo establecido para este tipo de intervenciones.

El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, criticó ayer la polémica iniciativa y aseguró que es "lamentable" ue un problema como el aborto "se solucione con la llegada de un barco extranjero que hace ostentación de un tratamiento absolutamente ilegal en nuestra Comunidad" Cervera mostró su "rechazo" con la manera de hacer las cosas de la organización holandesa e incidió en la necesidad de que un tema como el aborto se aborde dentro de la más "absoluta legalidad".

La reacción del conseller se suma a otras que se han hecho públicas desde que la ONG anunciara su intención de trasladar a Valencia una de sus embarcaciones. El portavoz del Gobierno autonómico, Vicente Rambla, instó a la ONG holandesa a "coger su barco e irse a otro lugar, porque aquí, en nuestra sociedad y nuestro marco de convivencia no es el sitio en el que tengan que desarrollar su actividad". Asimismo, criticó que los integrantes de esta asociación hayan venido a Valencia "con una clara voluntad de hacer apología de algo que en este momento es constitutivo de delito". En la misma línea, Rita Barberá, calificó de "indigno" que la izquierda "haga una fiesta de un drama personal", algo que calificó de "radicalidad brutal".

Protestas y denuncias

No solo ha sido el gobierno autonómico y central, colectivos anti-aborto han realizado distintas concentraciones para protestar por la presencia del barco abortista. Así, el pasado jueves se concentraban en las inmediaciones del puerto a la misma hora que dentro de la dársena se celebraba con un mitin-fiesta la llegada del velero. Al día siguiente, una nueva concentración hacía patente su postura a favor de la vida coincidiendo con otra de las manifestaciones a favor del aborto. Igualmente, el tema ha llegado a los tribunales. La organización HazteOír.org, impulsora de la iniciativa Derecho a Vivir, presentó una denuncia contra la ONG holandesa y contra la Autoridad Portuaria por los abortos.

Noticias relacionadas: