Ignacio Arsuaga: 'La sentencia del TC supone un recorte de libertades'

Ignacio Arsuaga: 'La sentencia del TC supone un recorte de libertades'

HO anuncia que no utilizará el término "matrimonio" para referirse a las uniones homosexuales.

MADRID/7 DE NOVIEMBRE DE 2012.- HazteOir.org denuncia el recorte de libertades individuales que se avecina como consecuencia de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el llamado “matrimonio” homosexual.

El Tribunal Constitucional, constituido una vez más como tribunal político, avala el recorte de derechos y libertades que supone su sentencia sobre el “matrimonio” homosexual.

Amenaza para la libertad

Para Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.org, “quienes no compartimos la redefinición de la institución matrimonial veremos amenazada nuestra libertad con esta resolución del Constitucional”.

Respetar los derechos que deben tener las personas con atracción al mismo sexo (AMS) no tiene nada que ver con la amenaza que, para las libertades supone la sentencia de TC, una amenaza que, según Arsuaga, ya se ha convertido en realidad:

“Se ha negado el derecho a la objeción de conciencia y se ha expulsado de la carrera judicial a los jueces que no quisieron registrar una unión homosexual como matrimonio. Se ha multado a propietarios de restaurantes que se negaron a prestar su negocio privado paras la celebración de una ‘boda’ gay.”

También en el ámbito de la libertad educativa y de expresión los recortes a los derechos fundamentales se han producido con contundencia para favorecer la intolerancia del lobby gay.

Adoctrinamiento homosexual

Así, a los niños “se les enseña desde edades muy tempranas que el ‘matrimonio’ homosexual es algo positivo. Y a los padres se nos ha denegado nuestro derecho a sacar a los alumnos de clase cuando se les adoctrina sobre la nueva ortodoxia homosexual.”

De igual modo, se ha llevado ante la Justicia a quien, en uso de su libertad de expresión y de conciencia, ha expresado opiniones que no han complacido a los gestores de esta nueva ortodoxia restrictiva. Fue el caso del obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig, acusado ante los tribunales de discriminar y de fomentar el odio por expresar su opinión sobre las conductas homosexuales en la homilía del pasado Jueves Santo.

Ignacio Arsuaga subraya que “cualquiera que rechace la nueva ortodoxia y que no acepte que las uniones homosexuales son, en todo, equivalentes al matrimonio natural, será tachado de actuar con ánimo de discriminar a gays y lesbianas y podrá ser denunciado por ello.”

“Yo no lo llamo matrimonio”

HazteOir.org ha anunciado que no utilizará el término “matrimonio” al referirse a la unión de personas con atracción al mismo sexo (AMS), ni en su web, ni en su comunicación, ni en sus publicaciones, ni en las intervenciones públicas de sus portavoces.

Además esta plataforma cívica impulsará entre sus 300.000 asociados una campaña dirigida al presidente del Gobierno que, con el lema “Yo no lo llamo matrimonio”, exigirá del Ejecutivo popular que “restaure cuanto antes el matrimonio como realidad distinta de las uniones homosexuales”.