Más de 25.000 personas piden que Ramona Estévez no muera de hambre y de sed

Más de 25.000 personas piden que Ramona Estévez no muera de hambre y de sed

«»«<a href="firma/40966-firma-s-o-s-ramona-estevez">Envía ahora tu petición al Fiscal General del Estado</a>»<a href="np/dav-pedira-manana-tutela-judicial-cuidados-paliativos-ramona-estevez">«»</a>
<a href="np/dav-pedira-manana-tutela-judicial-cuidados-paliativos-ramona-estevez">«DAV pide la tutela judicial de los cuidados paliativos de Ramona Estévez»</a>
«<a href="np/dav-denunciara-consejera-sanidad-andalucia">DAV denuncia a la consejera de Sanidad andaluza </a>»
<a href="alerta/40953-practicas-eutanasicas-ya-se-aplican-en-espana">«Las prácticas eutanásicas ya se aplican en España»</a>
«<a href="noticia/40950-pistletazo-salida-practicas-eutanasicas-en-andalucia-decision-polit">Una orden andaluza da el pistoletazo de salida a las prácticas eutanásicas</a>»

DAV HUELVA, 2 de septiembre de 2011.- Más de 25.000 ciudadanos han solicitado ya a la Fiscalía General del Estado que actúe para impedir que se obligue a doña Ramona Estévez a morir de hambre y sed en contra de la dignidad humana y la Lex Artis médica.

Esa condena pesa sobre esta anciana de 90 años desde que el pasado martes 23 de agosto la consejera de Salud de la Junta de Andalucía emitiese la orden de dejar sin comida y sin hidratación a esta paciente a petición de su hijo y contra el criterio médico básico.

En la petición al Ministerio Público se especifica que la decisión administrativa de retirar la sonda nasogástrica a la paciente “propicia una práctica eutanásica incompatible con nuestro ordenamiento jurídico” y se trata de una orden “arbitraria” que “causará una agonía lenta y cruel por inanición”.

No hay encarnizamiento

Frente a quienes argumentan que el mantenimiento con vida a través de dicha sonda supone una práctica de encarnizamiento terapéutico y, por tanto, contrario a la práctica médica, la portavoz de Derecho a Vivir, la doctora Gádor Joya, puntualiza que “si la sonda fuera una forma de mantenerla artificialmente con vida, al retirársela habría muerto de forma inmediata”. Sin embargo, añade, “Ramona sobrevive estos días porque su organismo -es decir, ella misma- puede sobrevivir”.  

“La conclusión, por tanto, es meridiana: Lo que hoy pone en peligro inminente la vida Ramona Estévez es que se le haya retirado la comida y la hidratación por una decisión contraria a la Lex Artis médica. Lo que hoy pone en peligro de muerte a esta mujer es la decisión administrativa de negar la alimentación a un paciente a instancias de un hijo mal asesorado. Es la retirada de la sonda nasogástrica lo que le ha provocado ya más de 11 días de agonía, que hoy se cumplen”, expone la doctora Joya.

Medidas cautelares no resueltas

Como ya se informó con anterioridad, el pasado 31 de agosto, Derecho a Vivir presentó en Huelva una querella contra la consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, en la que se solicitaba al Juzgado que “ordene cautelarmente, ante el riesgo de inminente e irreversible fallecimiento de la paciente, la adopción de medida cautelar consistente en el restablecimiento de la alimentación e hidratación de la paciente por los medios que los servicios médicos estimen convenientes a fin de evitar el fallecimiento de la paciente”.

Pasadas 48 horas, es lamentable que el juzgado aún no haya resuelto sobre este particular, dada la gravedad de la situación. Según los servicios jurídicos consultados, es probable que hasta el lunes no se tengan noticias sobre la resolución sobre medidas cautelares. “La cuestión es si a Ramona Estévez le quedará suficiente tiempo de vida para poder beneficiarse, en su caso, de un auto que obligaría a darle la alimentación e hidratación que nunca se le debió negar”, sostiene Gádor Joya.

Fundamentalismo ideológico

El PSOE en Andalucía, a través de su portavoz en el Parlamento autonómico, aseguró ayer que la decisión tomada por la Consejería de no alimentar a Ramona Estévez “se trata de cumplir la ley”, al tiempo que reprochó “posturas radicales de grupos con planteamientos religiosos”.

A juicio de Gádor Joya, “el portavoz socialista, Mario Jiménez, se ha retratado. Frente al argumento científico y humano que hemos defendido desde Derecho a Vivir, no habla más que de sus obsesiones. Ni una palabra que denote algo de humanidad hacia Ramona, ni un criterio médico que demuestre que se está aplicando la Lex Artis, ni un argumento sólido. Convertir este caso en una cuestión de religión o de mera aplicación de la ley no es si no fundamentalismo ideológico, que además es enemigo de una vida digna hasta el final”.