La equiparación del matrimonio a otras uniones es un atentado directo contra la familia española

La equiparación del matrimonio a otras uniones es un atentado directo contra la familia española

El fallo del TC agravará la crisis social añadida a las dificultades económicas, al socavar la naturaleza de la institución

MARTES, 06 DE NOVIEMBRE DE 2012.- El Tribunal Constitucional ha sentenciado contra la lógica y la justicia, al equiparar el matrimonio a las uniones entre personas con atracción al mismo sexo (AMS) cuya naturaleza y relevancia social son absolutamente diferentes.

El presidente de HazteOir.org, Ignacio Arsuaga, ha alertado sobre las consecuencias que el fallo del Tribunal Constitucional que considera equiparables modos de vida completamente dispares, va a tener sobre la sociedad: “Esta sentencia es un disparate jurídico, social y económico, cuyas consecuencias ya estamos padeciendo”, sentencia.

Por una parte, señala el presidente de HazteOir.org, una de las entidades impulsoras de las manifestaciones en defensa de la familia en 2005, el fallo del TC “pervierte el fundamento básico de la justicia, que es otorgar a cada uno lo que le corresponde. Igualar el matrimonio a otro tipo de uniones legales que en nada se parecen es un acto de injusticia flagrante”.

En segundo lugar, Arsuaga defiende que “desde el punto de vista social, estamos asistiendo desde hace años a un acoso y derribo atroz del matrimonio y la familia y esta sentencia arremete aún con más fuerza contra una institución sin la cual, por ejemplo, el estallido social en tiempos de crisis sería mucho más preocupante. Tanto esta equiparación, como la promoción del divorcio, tendrán consecuencias de desestructuración social a corto plazo. Eso, sin contar con los posibles efectos perversos que tiene despreciar las necesidades de los menores, que tienen derecho a tener un padre y una madre”.

En relación a las consecuencias en el campo económico del fallo del Tribunal Constitucional sobre esta cuestión, Arsuaga señala que “parece mentira que, en un contexto de crisis económica, de envejecimiento de la población y de inestabilidad de los fundamentos del sistema de pensiones entre otros males, se apoyen modelos sociales cuya aportación, lejos de ser positiva, supone un lastre”.

Por último, HazteOir.org ha manifestado su preocupación por el “efecto rebote” que esta sentencia pueda tener fuera de nuestras fronteras, en especial en Hispanoamérica.