El Consejo de Europa busca aniquilar la libertad de conciencia de los profesionales sanitarios

El Consejo de Europa busca aniquilar la libertad de conciencia de los profesionales sanitarios

Hoy está prevista una votación decisiva en la Asamblea del Consejo de Europa para tratar de imponer a los profesionales sanitarios la renuncia a su libre objeción de conciencia. 

MADRID, 6 DE OCTUBRE DE 2010.-  Hoy jueves, 7 de octubre, los representantes de los 47 países miembros del Consejo de Europa, van a tener en sus manos hacer realidad el escalofriante panorama inventado (o no tanto) por George Orwell en su obra “1984”, en la que se describía una sociedad dominada por el Gran Hermano que, a través del Ministerio de la Verdad y la Policía del Pensamiento imponía una neolengua basada en que lo que no está en su léxico no puede ser pensado.

En concreto, el Consejo de Europa va a votar si aprueba las conclusiones de un informe realizado por la diputada británica Christine McCafferty, conocida entre otras cosas por ser una de las máximas exponentes del feminismo radical mundial al servicio de la industria del aborto.

En concreto, el informe pretende obligar al personal sanitario a:

  • "Proporcionar el tratamiento deseado al cual el paciente tiene derecho legal, [aborto] a pesar de su objeción de conciencia".
  • "Tomar parte de forma indirecta, en todos los casos, en el aborto y otras prácticas médicas críticas a pesar de su objeción de conciencia".
  • Demostrar “que su oposición se basa en su conciencia o creencias religiosas y que la negativa se hace de buena fe".
  • Privar a "las instituciones públicas estatales, tales como hospitales y clínicas públicas en su conjunto", de la "garantía del derecho a la objeción de conciencia".
  • Crear un "registro de objetores de conciencia".
  • Crear "un mecanismo de denuncia eficaz" contra los objetores de conciencia.

Este tipo de preceptos “son intolerables desde el punto de vista de los derechos humanos y han sido denunciados por numerosas organizaciones internacionales procedentes de países miembros del Consejo de Europa”, asegura Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.org. “Lo que mañana se juegan estas naciones va mucho más allá de una simple prohibición. Se trata de aniquilar la libertad de conciencia en el personal sanitario, subordinándola al falso derecho al aborto. Es puro totalitarismo. Parece como si en Europa algunos no hubieran aprendido de la triste historia del siglo XX”, subraya.

Recursos informativos: