El Congreso Mundial de Familias ofrece al Gobierno su experiencia para configurar su Plan Integral

El Congreso Mundial de Familias ofrece al Gobierno su experiencia para configurar su Plan Integral

<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/46008-gracias-gracias-gracias-gracias">«WCF VI: un Congreso que marcará el futuro de la vida y la familia»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/files/Declaraci%C3%B3n%20de%20Madrid%202012.pdf">Declaración de Madrid: español</a> I <a href="http://www.hazteoir.org/files/Madrid%202012%20Declaration.pdf">english</a>»
«<a href="http://congresomundial.es/fotos/">El WCF VI en fotos</a> I »«<a href="http://congresomundial.es/como-viviste-el-wcf-vi/">en vídeo</a>« »»

MADRID, 13 DE JUNIO DE 2012.-  Ante el anuncio de la creación de una Comisión Técnica Interministerial por parte de Ana Mato, ministra de Sanidad, para elaborar el Plan Integral de Apoyo a la Familia, los representantes del Congreso Mundial de Familias en España, presentarán al Gobierno en las próximas fechas un informe.

«Creemos necesario que una Política Familiar Integral pasa necesariamente por escuchar a las familias y a quienes se han dedicado desde hace años a estudiar los retos y necesidades de la institución básica de la sociedad. Queremos aportar toda la experiencia acumulada de los mejores expertos mundiales en políticas familiares para el proyecto del Gobierno», señala Ignacio Arsuaga.

La reciente celebración del VI Congreso Mundial de Familias en Madrid, con presencia de más de 3.000 personas, ha dejado un caudal científico que, a juicio de sus responsables, «no puede ser ignorado por el Gobierno. La participación de la sociedad civil en un proyecto de la envergadura del que ha anunciado la ministra de Sanidad es absolutamente necesaria y está totalmente justificada».

El Plan Integral, a juicio del Congreso Mundial de Familias (WCF por sus siglas en inglés) debe estar basado en algunas premisas fundamentales:

  • Reconocimiento y protección del matrimonio, unión de un solo hombre y una sola mujer que tiene vocación de permanencia.
  • Restauración del derecho a la vida, desde su inicio biológico en la fusión de los gametos hasta su final.
  • Potenciación de la libertad educativa, para que la función de socialización de los nuevos miembros de nuestra comunidad sea responsabilidad de los padres, siendo el papel de los servicios públicos subsidiario. Esto supone, además, la eliminación de cualquier contenido ideológico impuesto desde la Administración en las etapas formativas.
  • Transversalidad de la perspectiva de familia en todas las políticas públicas.

Estas y otras guías de actuación, trabajadas durante años por los delegados del Congreso Mundial de Familias en países de los cinco continentes pretenden «servir al buen propósito manifestado por la ministra de Sanidad de abordar por fin un plan dedicado a la familia», añade Arsuaga.