Zapatero presume en la revista Marie Claire de ser 'rojo'

Zapatero presume en la revista Marie Claire de ser 'rojo'

"¡Es que soy rojo!" Con esta sorprendente exclamación se ha definido José Luis Rodríguez Zapatero en una entrevista para le revista femenina Marie Claire realizada durante el viaje del Presidente del Gobierno a la reciente Cumbre de la ONU, que supuso un 'fracaso', en opinión de muchas ONGs. Sin la más mínima autocrítica ideológica y deslizándose cada vez más rápido por la pendiente de radicalismo iniciada ya antes de subir al poder, ZP está devolviendo al PSOE a la época anterior al Congreso de Suresnes de 1974, en el que el partido abandonó oficialmente el marxismo a iniciativa de Felipe González.

HAZTEOIR.ORG .- Al ser preguntado por la revista si no le resulta incómodo en alguna ocasión definirse como "rojo", Zapateero grita: "¡Es que soy rojo! Todo lo contrario, nada me ha enseñado la derecha".

Zapatero también se declara partidario de la 'utopía', y recorre a un lenguaje propio de discurso marxista de la lucha de clases: "Forma parte de mi vocabulario esencial; los grandes avances en el mundo se han hecho defendiendo las causas de los dominados".

Sin la más mínima autocrítica ideológica y deslizándose cada vez más rápido por la pendiente de radicalismo iniciada ya antes de subir al poder, ZP está devolviendo al PSOE a la época anterior al Congreso de Suresnes de 1974, en el que el partido abandonó oficialmente el marxismo a iniciativa de Felipe González. Radicalismo que ya está provocando rechazo en amplios sectores del propio PSOE, preocupados por las serias consecuencias que está teniendo ya la irresponsabilidad de Zapatero.

¿El 'justiciero de las mujeres'?

Pero no sólo de 'rojo' presume Zapatero. En la entrevista también recuerda, orgulloso, que una mujer mexicana le espetó: "Usted es el justiciero de las mujeres". Es muy posible que esa mujer mexicana no tuviese noticia de la negativa de Zapatero a cumplir su promesa electoral de extender la paga de los 100 euros a todas las madres.

Seguramente la mujer mexicana también desconocía la completa marginación que padecen las madres españolas por parte de un Gobierno que no proporciona ayudas para las familias ni para aquellas madres que desean tener a sus hijos, y que sólo proporciona ayudas para que las madres embarazadas maten a sus hijos en edad prenatal, empujándolas a abortar.

Zapatero dice ahora que nunca ha querido entrevistarse con Bush

Muchos meses después de aguardar desesperado que le cojan sus llamadas en la Casa Blanca, Zapatero ha descubierto ahora en esta entrevista que nunca ha querido entrevistarse con Bush: "Mira, te voy a ser franco, Zapatero no ha pedido nunca ver a Bush." A la escasa sinceridad, el Presidente español añade la escasa modestia de referirse a sí mismo en tercera persona, detalle que se ha convertido en una costumbre de quien muchos ya califican de Presidente 'ególatra'.

Intentando dar un poco de credibilidad a sus declaraciones, Zapatero a renglón seguido declara: "Es más, existe una foto de un encuentro informal de veinte minutos entre los dos en el Kremlin, en el 60 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, y nunca hemos querido difundirla. No somos tan paletos". Algunos observadores ya han señalado que la 'paletada' es citar un fugaz encuentro informal de veinte minutos y mencionar la existencia de una foto que nadie ha visto para intentar desmentir lo que toda la opinión pública española sabe desde hace tiempo.

Zapatero vuelve a dibujar una España de color de rosa en la que no pasa nada

Por si Zapatero no había dejado clara su falta de sinceridad, la redondea todavía más: "las relaciones entre España y EEUU son totalmente correctas en materia institucional, económica, comercial, militar y de inteligencia sin necesidad de un encuentro formal entre los dos presidentes", declara. Dentro de la 'normalidad' diplomática de la que presume Zapatero se cuentan las reiteradas y graves diferencias con Estados Unidos en relación con Iraq o con los dictadores de Cuba y Venezuela.

Volviendo a hablar de sí mismo en tercera persona, Zapatero añade: "Está claro que Bush es muy conservador y que Zapatero es progresista, y que Bush tiene problemas dentro y fuera de su país". La seria crisis institucional provocada por el Estatuto catalán -apoyado por el propio Zapatero-, el desafío marroquí sobre Ceuta y Melilla -atizado por la despreocupación de ZP en lo relativo a ambas ciudades-, el Plan Ibarretxe, la reactivación de ETA -causada en buena medida por la traición del PSOE al Pacto Antiterrorista-, las manifestaciones masivas de descontento con la política de Zapatero -como las de las familias y las víctimas del terrorismo-, la sequía, el problema del agua, los incendios forestales con 11 víctimas por la ineptitud de las autoridades, los datos de la investigación del 11-M y un largo etcétera no son 'problemas' dignos de mención para Zapatero, empeñado en dibujar una España de color de rosa en la que no pasa nada.