Rajoy ordena el anuncio formal del recurso ante el Constitucional contra el pseudomatrimonio gay

Rajoy ordena el anuncio formal del recurso ante el Constitucional contra el pseudomatrimonio gay

El PP dejó claro este miércoles que la decisión de recurrir ante el Tribunal Constitucional contra la reforma que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo es una "instrucción directa" del presidente del partido, Mariano Rajoy, en la que ha primado la defensa de la Carta Magna frente a criterios de oportunidad política. Astarloa ha afirmado que en el PP se respeta "absolutamente" la opinión individual de sus miembros pero que quien toma decisiones es la dirección del partido.

LIBERTAD DIGITAL .- Con estas afirmaciones del secretario ejecutivo de Seguridad y Justicia del PP, Ignacio Astarloa, el partido salía al paso de las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid y dirigente del PP, Esperanza Aguirre, quien se ha mostrado en contra de presentar ese recurso alegando que resulta políticamente inoportuno.

Una instrucción directa de Rajoy 

En declaraciones en el Congreso, el secretario ejecutivo de Seguridad y Justicia del PP, Ignacio Astarloa, confirmó que el PP ha adoptado "formalmente" la decisión de presentar recurso de inconstitucionalidad contra esta ley una vez examinado "el armazón" de los informes que manejaba el partido. Al ser preguntado qué órgano había adoptado la decisión de recurrir, señaló: "He recibido la instrucción directa del presidente del PP".  
 
El ex secretario de Estado de Seguridad quiso dejar claro que el PP "hace de la defensa y respeto de la Constitución su bandera principal" y que, por lo tanto, cuando ante una ley o comportamiento de los poderes públicos haya que optar entre la constitucionalidad y la oportunidad, "siempre" se defenderá la primera.
 
El PP antepone las razones jurídicas a la oportunidad política
 
"Examinada con razones jurídicas, no razones políticas, cualquier ley o actuación de los poderes públicos resulte, como en este caso contraria a la Constitución, no se va a dudar ni un segundo en optar por la legalidad y la constitucionalidad, y no por la oportunidad", reiteró.
 
En este contexto, Astarloa recalcó que dado que la ley del matrimonio homosexual "no se ajusta a lo que dispone" la Carta Magna, su partido recurrirá al TC argumentando, principalmente, que el matrimonio se define en la Constitución como una unión de hombre y mujer.
 
Respeto a las opiniones individuales
 
El portavoz 'popular subrayó que en su partido se respeta "absolutamente" la opinión individual de sus dirigentes porque "hay libertad de expresión y pensamiento". Eso sí, añadió que, como organización, "hay asunción colegiada de responsabilidades por quien tiene que adoptarlas que, en este caso, es la dirección del PP".
 
En cuanto a las declaraciones del dirigente de la Plataforma gay del PP, Javier Gómez, que apeló a Mariano Rajoy, para frenar el recurso, Astarloa insistió en que el Partido Popular "respeta absolutamente todas las opiniones" y reiteró que la decisión final es del propio presidente del partido.
 
Réplica a las 'simplezas' de la 'propaganda oficial' del Gobierno de Zapatero
 
Asimismo, censuró la "propaganda oficial" del Ejecutivo y del PSOE "desacreditando" la postura del PP con "simplezas" como que su partido no actúa a favor de los homosexuales. "No es verdad y saben que es una mentira absoluta --enfatizó--. No sólo rechazo, sino que repudio expresamente que se haya planteado de esta manera desde el Gobierno".
 
A continuación calificó de "inauditas y graves" las declaraciones del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de acusar al PP de querer quitar un "derecho cívico" a los homosexuales. A su juicio, la primera "obligación" de un jefe del Ejecutivo es "no hacer leyes inconstitucionales" y la segunda es "respetar los derechos y las garantías que establece la Constitución" para que quien no esté de acuerdo con una norma pueda recurrirlo.

El PP exige al Gobierno respeto a la Constitución y a los derechos de los ciudadanos

Afirmó que si el PP, que representa a diez millones de personas, no está de acuerdo con este proyecto de ley tiene "derecho a decirlo humildemente sin que le insulten y a utilizar los instrumentos jurídicos que le concede la ley".

Según agregó, es "muy grave" que Zapatero lo cuestione y por lo tanto, le pidió que "rectifique" sus declaraciones y se remita a la decisión que en su día adopte el Tribunal Constitucional, porque en caso contrario, caerá sobre él "toda la responsabilidad" de lo que se haga en ejecución de una ley" que "no es acorde" con la Carta Magna.