¿Para qué sirve el Ministerio de Igualdad?

¿Para qué sirve el Ministerio de Igualdad?

«<a href="http://www.hazteoir.org/node/19938">Bibiana Aído calla ante las agresiones a voluntarios de DAV</a>» 
«<a href="http://www.hazteoir.org/node/19646">Aído reprocha a los defensores de la vida que no se ocupen de los ya nacidos</a>»

La Comunidad de Madrid suprime su consejería de Cultura y Deportes para reducir gastos frente a la crisis.

REDACCION HO.- La primera votación que el PSOE ha perdido en el Congreso hacía referencia a la desaparición de un ministerio en el curso del próximo año. Esperanza Aguirre ha adoptado la idea y esta mañana ha anunciado hoy en la Asamblea de Madrid que suprime la consejería de Cultura y Deportes.

Desde su creación el 14 de abril de 2008, el Ministerio de Igualdad no ha logrado convencer a nadie de su utilidad, que hasta la fecha solo parece justificada a ojos de quienes viven de exterminar embriones humanos en las clínicas abortistas y en algunos "laboratorios" privados y públicos.

Con un presupuesto de 66 millones de euros, la ocupante del Ministerio ha cambiado el color corporativo de su "negociado", ha creado una nueva infraestructura administrativa, la ha llenado de funcionarios y poco más.

El Ministerio tiene pendientes sus dos grandes proyectos, aquellos para los que, en teoría, habría sido puesto en marcha por Zapatero, la ley de igualdad y la ley integral contra la violencia familiar, que en la jerga del zapaterismo se denomina "violencia de género".

Cuando tomó posesión de su cargo, la ministra del aborto anunció tres medidas que no se han puesto en marcha: el sistema de localización GPS para maltratadores; el teléfono  de atención para hombre; y la conferencia de presidentes regionales sobre violencia "de género".

Junto a estos no logros, figura el intento de implantar en España el aborto libre, una iniciativa que a Zapatero solo se le ocurrió cuando la crisis empezó a poner en evidencia las carencias de su modelo económico y tuvo que recurrir a una estrategia que ya es tradicional en él: la de dividir a la sociedad y crisparla con asuntos que nada tienen que ver con el interés general.