El PSOE pierde un millón de votos siete meses después de las elecciones

El PSOE pierde un millón de votos siete meses después de las elecciones

Los socialistas y los populares, en empate técnico, según un sondeo de NC Report para el diario La Razón.El PP reduciría su desventaja con el PSOE a sólo 100.000 sufragios y ganaría entre dos y tres escaños.

LARAZON, R. L. Vargas.- En apenas siete meses, los cuatro puntos de ventaja que los socialistas consiguieron sobre los populares en las elecciones generales del 9 de marzo se han evaporado. Si los comicios se repitiesen ahora, el PSOE volvería a ganar pero por un margen ínfimo. De hecho, ambos partidos quedarían en empate técnico. Según una encuesta de NC Report para LA RAZÓN, la formación de Rodríguez Zapatero lograría el 41,2 por ciento de los votos (10.230.335), mientras que la de Mariano Rajoy se quedaría a sólo dos décimas, con el 41 por ciento (10.168.010).

Los socialistas retroceden en el sondeo 3,1 puntos en intención de voto, desde el 44,4 al 41,2 por ciento de los sufragios, lo que se traduce en una importante pérdida de electores, superior al millón. El principal beneficiario de este descalabro sería el PP, que recogería 670.000 de esos votantes. Mientras, la formación que lidera Rosa Díez, Unión, Progreso y Democracia (UPD), se haría con 240.000 e Izquierda Unida (IU), con otros 175.000.

El aumento de la abstención, previsto en más de dos puntos, también pasa factura al PSOE, sustrayéndole 340.000 votos.

El proyecto de ZP no seduce

El proyecto de Zapatero ni siquiera seduce a los nuevos votantes o a los electores de otros partidos. Según la encuesta, los socialistas sólo son capaces de atraer a 330.000 votantes del Partido Popular, lo que limita sus pérdidas hasta ese no menos importante millón de votos.  El desplome socialista se traduciría en la pérdida de entre ocho o nueve diputados, pasando de 169 a un arco de entre 160 y 162.

La otra cara de la encuesta son los populares, que mejoran sus resultados de marzo en 0,6 puntos, del 40,4% al 41%, lo que se traduciría en una ganancia de dos o tres escaños -de los 154 actuales a 156 o 157-. Aunque en términos absolutos también pierden apoyos, su caída es de apenas 110.000 votos, lo que permite al partido de Rajoy enjugar casi por completo la ventaja que lograron los socialistas en marzo y reducir la diferencia de votos de algo más de un millón a poco más de 100.000. De hecho, en el intercambio de sufragios entre el PP y el PSOE, los populares conseguirían un saldo favorable de 340.000 sufragios, al trasvasarle a los socialistas 330.000 apoyos y restarle 670.000.

La bajada de los grandes partidos contrasta con el crecimiento del resto

Las pérdidas de los dos grandes partidos contrastan con el crecimiento del resto de formaciones, empezando por IU, que, según el sondeo, sube desde los 969.000 votos a 1.145.000, lo que le permitiría ganar dos o tres diputados con respecto al par (incluyendo el de Iniciativa)que ahora mismo tiene en la Cámara Baja. Aunque la subida más espectacular es, sin duda, la que experimenta UPD. Con apenas cinco meses de vida, el partido de Rosa Díez fue capaz de aglutinar el apoyo de algo más de 300.000 votantes, lo que le reportó un escaño. Ahora, un año después de su nacimiento, se auparía hasta los 670.000 sufragios, lo que incrementaría su representación parlamentaria en uno o dos diputados más.

Entre los partidos nacionalistas, el PNV, tras su descalabro de marzo, apenas si da síntomas de recuperación, y el incremento de su apoyo se limita a 10.000 votantes, insuficientes para añadir algún diputado más a los seis que tiene. CiU gana 20.000 y ERC prosigue su descalabro y, según el sondeo, pierde otros 80.000 votos, aunque mantendría sus tres diputados.

La pérdida de apoyo que sufren los socialistas no es óbice, sin embargo, para que Zapatero sea el líder político mejor valorado, aunque no llegue al aprobado. El presidente del Gobierno consigue un 4,94 sobre diez, seguido de cerca por Mariano Rajoy, con un 4,68. El líder socialista aprueba con un cinco entre los jóvenes de entre 18 y 29 años, mientras que el líder del PP lo hace entre los mayores de 65.
Rosa Díez salta hasta el tercer lugar con un 4,58, mientras que Gaspar Llamazares, que ayer anunció su abandono como coordinador general de IU, apenas logra un 3,97. El peor valorado de todos es el presidente del PNV, Íñigo Urkullu, con un 3,06.