IPF: La ruptura matrimonial, principal problema de las familias españolas

IPF: La ruptura matrimonial, principal problema de las familias españolas

En el tercer trimestre del 2008 se produjeron 26.435 rupturas, una cada cuatro minutos, y 4 de cada 10 de manera no consensuada o contenciosa, destaca el Instituto de Política Familiar (IPF).

REDACCIÓN HO.-. "La ruptura familiar continúa siendo el principal problema de las familias españolas mientras las Administraciones no están haciendo prácticamente nada para ayudar a resolverla", denuncia Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar (IPF).

A pesar del ralentizamiento de las rupturas por la crisis económica y de la disminución del número de matrimonios en los últimos 5 años (con una disminución del 3,7%), el tercer trimestre del 2008 ha tenido prácticamente las mismas rupturas que en el 2007, En el tercer trimestre del 2008, y de acuerdo con los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se han alcanzado las 26.435 rupturas -24.560 divorcios, 1.828 separaciones y 47 nulidades, que representa un leve descenso del 1% con respecto al año 2007. Con estos datos, durante los 9 primeros meses del 2008 se han alcanzado casi los 100.000 matrimonios rotos (96.500 rupturas)- 89.744 divorcios, 6.599 separaciones y 157 nulidades- lo que ha supuesto una ruptura cada 4 minutos y 357 rupturas al día.

"La ruptura familiar en España situación se ha agravado de tal forma -prosigue Hertfelder-, que mientras en el periodo 2002-2007, la población aumentó en un 9,4% (con un incremento de más de 3,8 millones de personas), el número de matrimonios descendió en un 3,7% produciéndose 7.825 matrimonios menos anualmente. Sin embargo, el número de rupturas ha crecido en 19,1%, pasando de 115.374 rupturas en el 2002 a 137.451 rupturas en el 2007)".

Y es que ni la crisis económica, que había sido uno de los factores en el descenso de las rupturas familiares el año pasado y comienzos del presente- así como el descenso continuado del número de matrimonios en los últimos 5 años, ha logrado parar las rupturas familiares.

"Las administraciones no pueden seguir permaneciendo indiferentes ante una problemática como es la estabilidad familiar y que se ha convertido en el principal problema de las familias españolas. No se está preservando el derecho de los padres a la estabilidad conyugal. Y es que el derecho a la estabilidad conyugal, y más especialmente para los matrimonios con hijos y en situaciones de conflictividad o crisis, debe ser una tarea fundamental de las administraciones, que no pueden seguir ignorando este dramático problema", concluye Hertfelder.

Nota:

  • Se adjunta documento con las principales conclusiones del IPF