Geli impide que el Hospital de Granollers deje de perpetrar abortos

Geli impide que el Hospital de Granollers deje de perpetrar abortos

Con dos lacónicos y contradictorios comunicados se frena los intentos para que los hospitales de gestión católica catalanes dejen de perpetrar abortos.

REDACCIÓN  HO / ABC.- Sin comentarios, con dos lacónicos y contradictorios comunicados de prensa como única explicación concreta y nadie dispuesto a arrojar luz, como ha informado el diario ABC Lo único claro es que la denuncia que este verano hizo el citado periódico, que dos hospitales públicos vinculados a la Iglesia practican abortos en Cataluña —el Sant Pau de Barcelona y el General de Granollers (Barcelona)—, ha removido las conciencias y llevado a algunos a la acción. Aunque ésta finalmente se haya visto frenada por la Consejería de Sanidad de la Generalitat, que dirige Marina Geli.

El Obispado de Tarrasa informó el miércoles en su web que el Patronato de la Fundación Privada Hospital Asil de Granollers, en el que participa la parroquia de Sant Esteve de Granollers con dos miembros, acordó "unánimemente" el pasado 29 de septiembre «que no se practique a partir de ahora ningún aborto bajo ningún supuesto»; y también "solicitar a la administración "ser un hospital exento de estas prácticas".

Pero por la tarde, el Hospital de Granollers, interpelado por ABC, se limitó responder con un breve comunicado que también hizo suyo el Departamento de Salud y que desmentía la nota de obispado egarense. En él, se informaba que el Patronato, junto al departamento de Salud, estaba "analizando y valorando  la Ley 2/2010 de Salud sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo de Interrupción Voluntaria del Embarazo y está trabajando para estudiar de manera conjunta la aplicación del contenido de la ley en el centro".

Sin embargo, a renglón seguido precisaban que "no hay ninguna decisión tomada" respecto a la aplicación de la la citada ley y añadían que "en ningún caso" el Patronato de la Fundación había acordado no realizar abortos. Sólo se debatió el asunto a instancias de los dos representantes de la Iglesia en la Junta del Patronato, señalaba la nota, y "se emplazó a seguir trabajando con el Departamento de Salud".

Uno de estos representantes de la Iglesia en el patronato, que ostenta el cargo de vicepresidente, Jaume Sala Maltas, contestó escuetamente a la llamada de ABC. "Tanto yo como el padre Pou (rector de la parroquia de Sant Esteve de Granolleres, el otro representante eclesiástico) estamos por la vida y hacemos lo posible para que ésta triunfe. Pero para eso es esencial la prudencia y no contribuir a ningún circo", declaró.

Preguntado por las contradicciones de la nota del obispado y del hospital, o por el papel de la Generalitat en esta propósito de enmienda truncado, Sala —como el Departamento de Salud, como el Hospital—, declinó decir nada más, invitando a leer entre líneas.