Una adolescente desiste de abortar a su bebé anencefálico gracias a Internet

Una adolescente desiste de abortar a su bebé anencefálico gracias a Internet

Una adolescente embarazada ha conmovido a la opinión pública irlandesa. Ella logró que el Poder Judicial le concediera permiso para viajar a Gran Bretaña y abortar a su bebé que padece anencefalia, pero tras obtener información pro-vida en Internet, ha decidido no matar a su bebé y esperar el desenlace natural de su malformación.

ACIPRENSA.- La anencefalia supone la ausencia total o  parcial del cerebro del concebido. Los bebés anencefálicos mueren a los días u horas de nacer, salvo casos excepcionales como el de la niña brasileña Marcela de Jesús Galante Ferreira que ya ha cumplido seis meses de vida. En Irlanda el aborto no es legal y la adolescente, conocida con el seudónimo de Miss D, recurrió a los tribunales de su país para lograr un permiso especial.

El diario Irish Independent informó que días después de la decisión judicial que le concedió el permiso de viajar a Inglaterra para abortar, la adolescente cambió de opinión. "Siento que solo es un ser humano normal, quiero darle su propia sepultura", declaró. Como es sabido, los restos de los bebés abortados son desechados y si un bebé muere al nacer, su cuerpo es entregado a la familia para que le celebren un funeral. La adolescente y aseguró que siempre verá a este bebé como su primer hijo y que le ha elegido un nombre.

Ante quienes le repiten que los bebés anencefálicos viven muy poco tiempo, la madre responde: "creo que la mayoría de la gente piensa que soy muy tonta y que este bebé no es mucho. Pero este bebé significa el mundo para mí". La adolescente asegura que los sitios web pro-vida hicieron que cambiara de opinión. "He visto fotos de bebés abortados. Yo no quería eso, mi bebé merece vivir y merece más que eso", indicó.

Cuando supo que su hijo padece anencefalia, la adolescente decidió abortar. Aunque Irlanda protege al no nacido en su Constitución, existen precedentes legales de menores a quienes se les ha permitido viajar a Inglaterra para abortar. En Gran Bretaña, el aborto no tiene límite legal en el caso de malformaciones.