Derecho a Vivir: “Abrir la puerta a la eutanasia es cerrarla a la inversión en cuidados paliativos”

Derecho a Vivir: “Abrir la puerta a la eutanasia es cerrarla a la inversión en cuidados paliativos”

- La portavoz de la plataforma, doctora Gádor Joya, defiende la atención adecuada a los pacientes frente a la pretensión socialista de facilitar la muerte de los más vulnerables.


MADRID, 26 DE JUNIO DE 2018. “Abrir la puerta a la eutanasia es cerrarla a la inversión en cuidados paliativos”. Así valora la portavoz de la plataforma Derecho a Vivir, la doctora Gádor Joya, la Proposición de Ley Orgánica de regulación de la eutanasia cuya toma en consideración se vota este martes en el Congreso de los Diputados.


“Está comprobado”, añade la doctora Joya, “que Holanda es el paradigma de lo que ha supuesto la legalización de la eutanasia: aumento exponencial de los casos de muertes en hospitales, inducciones a los pacientes a firmar una muerte por eutanasia, y caída libre hasta aprobar la eutanasia a recién nacidos”.


La portavoz de Derecho a Vivir denuncia la falta de atención que reciben los enfermos al final de su vida. “En España, aproximadamente la mitad de los enfermos mueren pronto o mueren mal, como consecuencia de aplicar sedaciones terminales cuando no están indicadas, o por carecer de medios suficientes para que sean atendidos por especialistas en cuidados paliativos”, explica.


Los pacientes no reclaman la eutanasia


Por otro lado, Joya asegura que “si se aprueba la eutanasia, ésta se convertirá en una salida fácil” y agrega que, en muchos casos, “será propuesta por los sanitarios, interfiriendo así en el principio de autonomía del paciente al que tanto recurren los partidarios de la eutanasia”.


En este sentido, la doctora hace hincapié en que legalizar la eutanasia supone legislar a favor de la excepción. “La gran mayoría de los enfermos lo que piden y necesitan es una atención de calidad al final de sus vidas y poder disponer de unidades de cuidados paliativos en sus domicilios o en los hospitales”, afirma.


“En España hay muy poca formación en asistencia a los enfermos terminales y en el tratamiento del dolor”, explica Gádor Joya. E insiste: “Los expertos en estos campos afirman que, cuando están bien atendidos en este sentido, son casi inexistentes las peticiones de eutanasia”.


Por esta razón, Gádor Joya defiende que, cuando hay tanto déficit en el tratamiento del dolor, “pretender poner a toda una sociedad y a un sistema sanitario, con todos los recursos humanos y económicos, al servicio de la eutanasia supone desconocer las necesidades de los enfermos terminales”.


Y concluye: “la Ley de Autonomía ya regula los derechos del paciente. Además, tenemos la posibilidad de redactar un documento de voluntades por lo que es posible dejar constancia de lo que queremos que se haga con nosotros al final de nuestra vida. La eutanasia concede a un tercero el derecho a quitarle la vida a otro, y esto es un peligro que nos puede llevar al caso de Holanda en el que se mata a los recién nacidos con el visto bueno de los padres y los médicos”.



PARA MÁS INFORMACIÓN

Prensa de Derecho a Vivir

(34) 617203086

 

prensa@derechoavivir.org