Más de 20.700 ciudadanos piden que una joven pueda ir a la universidad con su bebé

Más de 20.700 ciudadanos piden que una joven pueda ir a la universidad con su bebé

● La Universidad de Barcelona obliga a la joven madre a elegir entre sus estudios o su hija.
● La portavoz de Derecho a Vivir, Dra. Gádor Joya, ha resaltado la valentía de la joven que “no ha sucumbido ante el miedo y la incertidumbre, no le ha dado la espalda al derecho a la vida y ha sacado adelante a su hija Naima”.

LA JOVEN MADRE HA TENIDO QUE HACER FRENTE A LA COMPLICADA SITUACIÓN DE SER MADRE Y ESTUDIANTE

MADRID, 03 DE NOVIEMBRE DE 2016.- Una joven estudiante de la Universidad de Barcelona ha logrado el apoyo de más de 20.700 ciudadanos tras denunciar, en una carta dirigida al Ministerio de Educación y a la universidad, que le han prohibido entrar a clase con su bebé de 11 meses. 

“Me han pedido que elija entre mis estudios o mi niña. Soy universitaria y, por lo tanto, no tengo ni un empleo ni ningún ingreso. No puedo costear una guardería para mi bebé ni tampoco tengo con quien dejarla”, asegura Mireia Cabanillas, de 24 años, en el escrito enviado al Ministerio de Educación.

La denuncia de esta joven madre, que estudia Pedagogía en la Universidad de Barcelona, ha sido posible gracias a la alerta difundida por la asociación HazteOir.org que se puede ver en este enlace:

http://www.hazteoir.org/familia/alerta/91158-o-mis-estudios-o-mi-hija

La portavoz de Derecho a Vivir (la plataforma de HazteOir.org dedicada a promover el derecho a la vida de todos), Dra. Gádor Joya, ha resaltado la valentía de la joven que “no ha sucumbido ante el miedo y la incertidumbre, no le ha dado la espalda al derecho a la vida y ha sacado adelante a su hija Naima”. 

Además, la Dra. Joya ha recordado que en España “muchas chicas en las mismas condiciones que Mireia abortan y los datos del Ministerio de Salud lo confirman”. A la par que ha añadido que “nuestro es uno de los países occidentales donde menos se protege a la familia”. Medidas que ayuden a chicas como Mireia a hacer compatibles sus estudios con el cuidado de su hija favorecerian un descenso en los bortos en jóvenes”

En la alerta difundida a través de la asociación HazteOir.org, Mireia afirma que “tampoco me dan una opción viable. Sólo me han ofrecido la evaluación única pero eso lejos de facilitarme las cosas me las complica aún más. Aceptarlo significaría alejarme de mi hija y el sitio de un bebé es con su familia. Creo que tengo derecho a aprender igual que el resto de mis compañeros, a compartir experiencias y conocimientos”, asegura la joven, que cuenta con el apoyo de sus profesores y del resto de estudiantes.

Es por este motivo que Mireia pide al Ministerio de Educación y a la Universidad de Barcelona que “creen guarderías en las universidades o permitan a las mamás con lactancia materna exclusiva ir a clase con su bebé”.

Mireia ha estado acudiendo a clase con su hija desde que se reincorporó a las clases. Sin embargo, la Universidad de Barcelona le ha enviado una carta para que deje de llevar a su hija a las aulas porque la niña no está cubierta por un seguro en caso de accidente y por respeto al derecho de los otros alumnos a recibir clases en “condiciones óptimas”. 

La Dra. Gádor Joya, por su parte, ha declarado que “Mireia, ahora, solo pide una oportunidad: la de poder finalizar su carrera. Para ello, necesita entrar a las aulas con su bebé o disponer de una guardería en su centro universitario donde poder dejarlo”.