El municipio madrileño de Cenicientos actúa frente a la arbitraria retirada del Viacrucis por el PSOE

El municipio madrileño de Cenicientos actúa frente a la arbitraria retirada del Viacrucis por el PSOE

La alcaldesa, Natalia Núñez, defiende su retirada de la vía pública sin previo aviso
Dice que "esas piedras" molestan y son una "falta de respeto"
Los vecinos inician una campaña de firmas para su restitución
El PP lleva su rechazo al Pleno de este sábado

La alcaldesa, Natalia Núñez, defiende la retirada de la vía pública sin previo aviso de lo que denomina "esas piedras", aludiendo a que molestan y son una "falta de respeto". Los vecinos inician una campaña de firmas para su restitución y el PP lleva su rechazo al Pleno de este sábado.

REDACCIÓN HO.- Los vecinos de Cenicientos se han visto malamente sorprendidos por el gobierno municipal del PSOE, liderado por Natalia Núñez Jiménez, que este lunes decidía  eliminar sin previo aviso el Vía Crucis de la calle de la Ermita, quince estaciones de penitencia que conducen al templo de la localidad, sin mediar tampoco explicación.

Se da la circunstancia además de que los bloques  de piedra que constituían el Viacrucis fueron instaladas hace apenas tres meses y  su importe, 3.000 euros, no supusieron coste alguno para el municipio, que se sufragó con cargo a los Fondos PRISMA de la Comunidad de Madrid.

La alcaldesa Natalia Núñez -con la que no hemos podido contactar hoy desde HO pese a ser reiteradamente emplazados desde el mismo Consistorio a intentarlo durante toda esta mañana, para indicarnos finalmente que era imposible por estar en una reunión- alude como motivos a «quejas vecinales», y a la «falta de respeto»  que, dice, supone para los no creyentes o quienes profesan la «religión y cultura musulmana»  la presencia del Viacrucis, al que se refiere como «esas piedras»«Hemos tenido en cuenta la valoración por parte nuestra de la función que tenían esas piedras, qué era lo que implicaban, que suponían una barrera arquitectónica como así comentaban los vecinos, y que además era una falta de respeto para aquellos vecinos que no profesaban ninguna religión o que profesaban por ejemplo la religión musulmana, de los que tenemos una comunidad aquí que son vecinos y que hay que respetarlos también», ha declarado la alcaldesa a esradio.

PP: «Está fuera de todo sentido común»

Desde la  oposición, el PP denuncia el caso: en declaraciones a HO, su portavoz municipal del, Héctor Añover, declara que «es una decisión absolutamente arbitraria, contradictoria y fuera de todo sentido común, con la que la alcaldesa solo revela su poco gusto por los símbolos católicos en nuestra calles, no hay más que ver cómo habla del Viacrucis como "esas piedras…”. Y ello pese a que además lo que se ha retirado era una señalización muy discreta, con una simple enumeración de los pasos del Viacrucis, a la que se procedió para responder a una festividad tan participativa y con tanta tradición vecinal como es la de nuestra Semana Santa».  

«La alcaldesa revela una gran contradicción, cuando además se pone en primera fila para las procesiones de San Isidro, del Corpus o la de nuestra Patrona, la Virgen del Roble: ¿no le molestan los símbolos católicos cuando hay que parecer en la foto  y luego por detrás sorprende con medidas como ésta? Por lo mismo, es mentira lo que dice de que "España es un Estado laico": es un Estado aconfesional, y ello implica respetar los símbolos religiosos y nuestra religión mayoritaria, que es la católica», reprocha el portavoz del PP.

Campaña de recogida de firmas y el sábado, al Pleno

Añover informa también a HO que este próximo viernes, 17 de julio, presentarán una serie de consideraciones al equipo de gobierno municipal frente a la retirada de la señalización del Viacrucis, con el objeto de que sean respondidas y tratadas en el pleno muncipal que celebrará al día siguiente, sábado 18 de julio.

Además, frente a lo que manifiesta la alcaldesa, el PP enfatiza que los propios vecinos son los que han hecho llegar al grupo su estupor y malestar por la retirada de la señalización del Viacrucis, por lo que se ha iniciado una campaña de recogida de firmas entre los poco más de 2.000 habitantes del municipio para pedir su restitución, que también se hará llegar a la Alcaldía.  

Desde la Alcaldía ya se empieza mostrar preocupación por las reacciones de malestar generadas por la retirada del Viacrucis: anoche, el consistorio emitía un comunicado señalando que estudiará su restituciónpero no a su ubicación original en la vía pública, sino a la iglesia de la localidad.

Motivos ideológicos

Junto ello, el PP exige el informe técnico municipal que demuestre que el Viacrucis es una barrera arquitectónica. Y es que, como nos expone Héctor Añover, «es una excusa falsa. Cuando se realizaron estas obras, los propios técnicos de la Comunidad de Madrid hicieron sus informes, y en ningún momento de observa  perjuicio alguno causado por el Viacrucis. Se trata de motivos ideológicos frente a una confesión religiosa que es mayoritaria en Cenicientos, y el Viacrucis no hace ningún daño. No tiene ningún sentido, el Partido Socialista se caracteriza siempre por un anticatolicismo aplastante y esto es una muestra más».

La alcaldesa añade por su parte que la retirada no ha costado nada a las arcas municipales porque las estaciones «la han retirado los operarios del Ayuntamiento» y echa balones fuera: «antes de haber destinado fondos que han venido de la Comunidad de Madrid a instalar unos símbolos debería haberse consultado a la anterior corporación municipal, a todos los  concejales, que deberíamos haber tomado parte de esa decisión, y se ha gastado un dinero de esas obras que se podrían haber dedicado a otras áreas, ente ellas a pagar a trabajadores municipales que ellos ha dejado sin pagar y a los que deben 24 nóminas».

Pero Añover vuelve a incidir en la contradicción de la alcaldesa: «Las señalización del Viacrucis se realizan dentro de las obras de remodelación municipal acogidas al Plan PRISMA de la comunidad, cuya solicitud es lo que se somete a votación plenaria, y no se produjo ninguna observación. Por otra parte, si se queja de que esta obra  no fuera llevada específicamente al Pleno, ¿ella si puede proceder a la retirada de la señalización del Viacrucis sin información ni consulta previa? »

Con ello, recuerda una de las primeras medidas que aprobó la alcaldesa al llegar al poder: «ya se ha pagado al día su nómina, bastó una semana para aprobar su sueldo de 1.600 euros, porque tiene mayoría absoluta y se aprobó solo con los votos del PSOE, cuando hay trabajadores municipales que efectivamente llevan muchos meses sin cobrar«». Y otro dato revelador: el anterior alcalde no cobraba nada porque no era liberado, con lo que la subida de la alcaldesa ha sido de cero a 1.600 euros al mes.

Según el Partido Popular, la retirada de las señales «responde más a una política de gestos que de gestión». «Nos preocupan las políticas de ocurrencias que está llevando a cabo, como cortar una carretera principal sin anunciarlo previamente a los vecinos para que este corte no les pille de improviso», señalan en un comunicado.

Añover considera «preocupante que se dediquen a retirar símbolos religiosos de nuestras calles, mientras a un mes escaso de las Fiestas Patronales seguimos sin saber nada de la programación de las mismas y ni siquiera se ha constituido la Comisión de Festejos prometida por todos los partidos».

Para el portavoz del PP municipal, «no hay ninguna razón de peso para eliminar del viario público este Vía Crucis» y lamenta profundamente que no se haya dado ninguna información previa al respecto, ni si quiera lo han comunicado, ya que nos hemos encontrado de mañana con que personal del Ayuntamiento estaba quitando las estaciones del Vía Crucis, además de muchos vecinos que han acudido a nosotros preocupados por la retirada de estos símbolos».

Añover concluye pidiendo al PSOE sentido común y que no trate de desviar el debate para eludir la atención a las verdaderas necesidades del municipio. «El Equipo de Gobierno parece que está un poco perdido a la hora de centrar los debates, creando polémicas innecesarias como la retirada de este Vía Crucis que no aporta nada a la mejora de Cenicientos», concluye Añover.

ÚLTIMA HORA (16 DE JULIO DE 2015):  El obispado de Getafe rechaza la retirada del Vía Crucis  por parte del gobierno municipal y pide "respeto" por la libertad de culto, ya que se ha creado "malestar entre los vecinos". El obispado afirma en un comunicado no discutir "en absoluto" la facultad que corresponde a la corporación municipal para ordenar el espacio público de la forma que estime "más conveniente". Del mismo modo, ha solicitado "que se garantice en igualdad de condiciones la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades" tal y como establece el artículo 16 de la Constitución. En este sentido, el Obispado de Getafe ha pedido "no convertir los sentimientos religiosos y sus signos en objeto de contienda política".