Liberado el Padre Dhiya Aziz, franciscano secuestrado por los yihadistas en Siria

Liberado el Padre Dhiya Aziz, franciscano secuestrado por los yihadistas en Siria

La liberación ha sido confirmada por la Custodia de Tierra Santa, a la que pertenece
La Congregación no olvida que otros religiosos todavía están desaparecidos en Siria
Invita a todos a seguir rezando por la paz en este país, azotado por el yihadismo

La liberación ha sido confirmada por la Custodia de Tierra Santa, que no olvida que otros religiosos todavía están desaparecidos en Siria e invita a todos a seguir rezando por la paz en este país, azotado por el yihadismo.

REDACCIÓN HO.- La Custodia de Tierra Santa, a la que pertenece el religioso  liberado, da las gracias a todos los que alrededor del mundo han rezado por una resolución exitosa de esta prueba que el P. Dhiya ha sufrido, así como a los fieles de Yacoubieh (provincia de Idlib, distrito de Jisr al Chougour, al noroeste de Siria), de donde es pastor, su familia religiosa y su familia en Irak.-Pide no olvidar que otros religiosos todavía están desaparecidos en Siria e invita a todos a seguir rezando por la paz en este país, azotado por el yihadismo.

La Custodia no había tenido noticias del padre Dhiya Aziz desde el sábado 4 de julio a última hora de la tarde, cuando  "militantes no identificados de una brigada islámica vinieron a buscarlo para una breve reunión con el emir del lugar". Desde entonces se ha perdido su rastro, "y no somos capaces de averiguar dónde está".  Diversas noticias habían llevado a creerle apresado por yihadistas afiliados al Frente Al-Nusra, que administra el autoproclamado califato en la zonaEste grupo negó cualquier implicación en su secuestro y presuntamente dirigió la investigación de la policía en las aldeas vecinas, lo que llevó a su liberación del secuestro al que según las primeras investigaciones fue sometido por otro grupo islámico, ansioso de beneficiarse de su liberación. En la región, hay una plétora de grupos que operan con diversos intereses.

El padre Dhya Azziz nació en Mosul, la antigua Nínive, en Irak, el 10 de enero de 1974. Después de sus estudios en el Instituto Médico de su ciudad, abrazó la vida religiosa y tras su noviciado en Ain Karem, hizo su primera profesión de votos religiosos el 1 de abril de 2002. En 2003 se trasladó a Egipto, donde permaneció durante varios años.  En 2010 regresó a la Custodia y enviado a Ammán. Se transfiere entonces a Siria, Lattakia. Se hace entonces disponible de forma voluntaria para ayudar a la comunidad Yacoubieh, en la región de Orontes (provincia de Idlib, distrito de Jisr al-Chougour), en un contexto de grave peligro porque está bajo el control de milicias de Jabhat al-Nusra.

Más religiosos secuestrados

Desde el inicio del conflicto sirio, grupos de milicianos y combatientes yihadistas han secuestrado clérigos cristianos.  El caso de más jerarquía es el de dos obispos, el metropolita Boulos Yazigi (de la Iglesia ortodoxa de Antioquíay el metropolita Mar Gregorios Youhanna Ibrahim (de la Iglesia siro-ortodoxa) que fueron secuestrados el 22 de abril de 2013, y de los que no se sabe aún nada. 

A ellos se suman el padre jesuita Paolo Dall´Oglio, sacerdote italiano raptado en Siria el 29 de julio 2013, y otros dos sacerdotes, junto con otros voluntarios laicos, entre ellos dos chicas italianas de poco más de veinte años, liberadas a mitad de enero. 

El año pasado unos milicianos secuestraron, además, a un grupo de 13 monjas al norte de Damasco, en libertad después de unos pocos meses después, en un intercambio de prisioneros.

Más de 3,2 millones de exiliados y 7,6 millones de desplazados

Desde el comienzo de la revuelta contra Bashar al-Assad, en 2011, más de 3,2 millones de personas han huido de Siria y otros 7,6 millones son desplazados internos. 

En este contexto de guerra y el terror, los terroristas de Estado Islámico (Daesh) se han conocido por su brutalidad: han ejecutado a más de 3.000 personas un año después del autoproclamado "Califato" en Irak y Siria, de los cuales 1.800 eran civiles, incluyendo al menos 74 niños.