Rajoy, tras perder 2,5 millones de votos y las advertencias de Aznar: "No me siento cuestionado"

Rajoy, tras perder 2,5 millones de votos y las advertencias de Aznar: "No me siento cuestionado"

Entrevistado en la COPE, dice sentirse "muy cómodo" para ser el candidato en las generales
Traición del aborto: "Es cierto que hay esa percepción, pero vimos que no era bueno introducir más elementos de división"
Insiste en que su objetivo es el empleo y controlar las cuentas
"Eso es lo que me tiene que preocuoar a mí; de lo demás no voy a hacer ningún comentario"
Por los valores, firma en HO: pide a Rajoy que escuche

En COPE, dice sentirse "muy cómodo". Su objetivo: el empleo y las cuentas: "Es lo que me tiene que preocupar; de lo demás no voy a hacer comentarios". Traición del aborto: "Es cierto que hay esa percepción, pero vimos que no era bueno introducir más división". Pídele que escuche.

REDACCIÓN HO.- "No tengo grandes enemigos en el partido, aunque algunos se empeñen en buscarlos. Tampoco me pongo muy contento cuando me riegan los oídos". Con estas palabras, Mariano Rajoy evitaba esta mañana, entrevistado en la Cadena COPE (íntegra aquí), entrar en la polémica que han suscitado las palabras de José María Aznar a favor de una refundación de los principios del partido, presumiendo de mantener "un cierto equilibrio" entre las críticas y los elogios que recibe." Preguntado sobre si se siente cuestionado, afirmaba: "Francamente no. Creo que tengo el apoyo de una gran mayoría del partido y, por tanto, estoy muy cómodo en esa situación", ha apostillado.

Traición del aborto

Preguntado en concreto, trasladando la inquietud de los oyentes, por la traición al programa electoral manteniendo la Ley Aído, respondía: "No vamos a entrar en lo que decía nuestro programa, porque es cierto que hay esa percepción en la gente; pero vimos que no era bueno introducir más elementos de división en la sociedad española. Vimos un tema muy concreto, el de la necesidad del consentimiento paterno para menores, eso vimos que tenía un apoyo mayoritario. Y hay un recurso ante el TC, mi posición sobre el tema es conocida y hemos tomado algunas decisiones importantes de apoyo a la gente con hijos, sobre todo en la última reforma de la declaración de la renta", se limitaba a decir Rajoy.

Críticas internas y aviso de Aznar

Rajoy asumió que cuando uno es presidente del Gobierno "es objeto de críticas" y se mostró convencido de que "si estuviera en mi casa no me criticarían", aunque con su peculiar estilo gallego después matizó "o sí" ante los comentarios del entrevistador, el periodista Ángel Expósito. Añadió que "las críticas hay que escucharlas y entenderlas", pero no quiso referirse al presidente de honor del PP, José María Aznar, quien el domingo aseguró en una entrevista en el periódico 'ABC' que el partido debería acometer una rectificación enérgica, creíble y suficiente.  Las críticas, añadía,  "hay que escucharlas, entenderlas, unas son justas y otras injustas y en la vida se aprende de todo, de lo bueno y lo malo", ha manifestado.

"A mí lo que me tiene que dar tiempo es a completar nuestra labor de gobierno, a explicarla, a que la gente trabaje con intensidad en el PP", respondió Rajoy con la vista puesta en las elecciones generales, añadiendo que su objetivo es el empleo y controlar las cuentas públicas. "Eso es lo que me preocupa a mí, de lo demás no voy a hacer ningún comentario". Insiste en circunscribir la pérdida de 2,5 millones de votos de su partido a "las medidas que han sido necesarias para que se haya podido evitar el rescate" ante "una crisis económica dramática" que "nos tocó" enfrentar: "Lo que le voy a decir a los españoles es que no se puede dar marcha atrás", insistía.

Preguntado después si no ha recibido críticas internas tras los resultados electorales, ha explicado que en la última reunión del Comité Ejecutivo ya expuso por qué considera que perdieron las elecciones y ha añadido que lo que "detecta ahora en el partido es la voluntad de mirar hacia adelante e intentar ganar las próximas elecciones".  "El gran objetivo ahora es intentar convencer a los españoles, sobre todo a aquellas personas que nos dieron sus apoyos, que merece la pena volver a apostar por el Partido Popular", insistía.

Al ser preguntado si dos legislaturas como presidente del Gobierno es suficiente, ha respondido que eso "depende de la gente" y ha agregado que a él le gustaría ser el candidato a las generales." "A mí me gustaría presentarme en estas elecciones y luego ya veré, vaya a usted a saber", ha asegurado, para añadir que dentro de un tiempo es "difícil" saber en qué condiciones está y cuál será su estado de ánimo.

Primarias

El presidente del Gobierno ha admitido este martes que se pueden mejorar los mecanismos internos del PP para elegir candidatos, si bien ha recordado que el PSOE eligió por primarias a su candidato a la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez y después lo "echó" la dirección de ese partido. "Sin duda alguna se puede mejorar el funcionamiento interno de los partidos políticos", ha manifestado , al ser preguntado si es partidario de primarias en el PP, algo que han defendido públicamente algunos miembros de su formación como Esperanza Aguirre o Nuevas Generaciones.

 El jefe del Ejecutivo ha reconocido que "puede haber más democracia interna dentro de los partidos" pero ha destacado que "las primarias que celebran algunos normalmente tienen un solo candidato". "Por poner un ejemplo de primarias, el PSOE en Madrid: el candidato que ganó las primarias lo echaron al cabo de quince días la dirección nacional del partido y punto", ha enfatizado. 

Dicho esto, Rajoy ha explicado que el PP cuenta con un sistema de compromisarios que ha tenido "a lo largo de toda la vida". "Se elige dentro de las provincias, las provincias tienen unos delegados y eligen al presidente del partido", ha indicado, para insistir en que se puede "mejorar" ese funcionamiento. De hecho, en la Conferencia Política del PP que se celebran los días 10 y 11 de julio es posible que éste sea uno de los temas de debate en el marco de la ponencia sobre reformas institucionales. El propio vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, ya dijo hace una semana al ser preguntado por este tema que el PP no tiene "líneas rojas" a la hora de debatir y plantear propuestas.

Corrupción 

Rajoy ha admitido que tanto la crisis como la corrupción han hecho "mucho daño desde el punto de vista político". De hecho, ha señalado que en el partido han "testado" que eso ha tenido "coste político". "Son los dos factores más importantes: un poco más la crisis y después la corrupción. Las dos cosas han hecho mucho daño al PP", ha reiterado. 

El PSOE y Podemos

Rajoy considera que el Partido Socialista repetirá de nuevo, si "puede hacerlo", su frente de izquierdas con Podemos para desalojar al PP del Gobierno de la Nación, algo que, a su juicio, sería "negativo" ante la senda de recuperación que se ha iniciado en España "No tengo ninguna razón para afirmar que si en generales pueden hacerlo no van a repetir lo que hicieron en las municipales. Me parece muy negativo, sobre todo ahora que se ha iniciado la senda de la recuperación", ha declarado el presidente del Gobierno, sin salirse de su línea de interpretarlo todo en clave económica.

Al ser preguntado cuándo convocará las elecciones generales, el jefe del Ejecutivo ha señalado que aún no lo sabía. "Van a ser este año. No es un tema capital", ha apostillado, para añadir después que en lo que están ahora es en la elaboración del  proyecto de Presupuestos Generales del Estado, que serán "equilibrados, sensatos y razonables".

Cataluña: si Mas se salta la ley, el Gobierno volverá a actuar "de la misma manera" 

Por otra parte, Rajoy ha avisado a Artur Mas, de que si tras las elecciones de septiembre "se salta la ley" (con una declaración unilateral de independencia) el Gobierno volverá a actuar "de la misma manera que en las últimas fechas"  Rajoy aludía así a la decisión del Gobierno recurrir ante el Tribunal Constitucional la consulta independentista que la Generalitat pretendió celebrar el 9 de noviembre de 2014 y el llamado "proceso participativo" con el que la sustituyó cuando el Constitucional la anuló.

Ha negado que al Gobierno o a él mismo le haya faltado energía para responder al proceso soberanista y ha destacado que "todas las pretensiones de Artur Mas no se han cumplido". Rajoy ha admitido que alguna gente habría preferido "una reacción más contundente" por parte del Gobierno, o "algún otro tipo de acción llamativa", pero ha subrayado que el Ejecutivo "está para garantizar que la ley se cumple y no para otro tipo de cosas" y que tiene que tomar decisiones justas, equilibradas, sensatas y, sobre todo, "que consigan el objetivo". En ese sentido, ha recalcado que el Gobierno ha actuado "de manera proporcional", que la Fiscalía denunció y serán los tribunales quienes decidan y que el Constitucional "por unanimidad" declaró inconstitucionales, tras los recursos del Gobierno, tanto la consulta anunciada para el 9N como el llamado "proceso participativo" que finalmente se celebró.

También ha incidido en que las elecciones que Mas ha anunciado para el 27 de septiembre (aún no convocadas formalmente) serán "unas elecciones autonómicas donde lo único que se elige es un Parlamento autonómico", aunque el 'president' trate de presentarlas como un plebiscito sobre la independencia. "Si el señor Mas se salta la ley actuaremos de la misma manera en que hemos actuado en las últimas fechas", ha avisado.