Comparte y defiende la verdad: Cifuentes, candidata de la izquierda disfrazada con piel de cordero

Comparte y defiende la verdad: Cifuentes, candidata de la izquierda disfrazada con piel de cordero

#YoRompo con la censura y con la mentira: comparte la presentación que te facilitamos en tus redes sociales
Ésta no es la Cristina Cifuentes que ahora, en tertulias y debates electorales, quiere convencerte de que la veas como no es
Presentamos a la candidata de verdad, retratada con lo que ha dicho y hecho

Ésta no es la Cristina Cifuentes que ahora, en tertulias y debates electorales, quiere convencerte de que la veas como no es. Presentamos a la Cristina Cifuentes de verdad, la retratamos con lo que ha dicho y hecho. #YoRompo con la censura y con la mentira: comparte esta presentación en tus RRSS.

REDACCIÓN HO.- La verdad está en lo que la propia Cristina Cifuentes intenta ocultar en esta campaña electoral, en lo que ha dicho y hecho. Y esa verdad está recogida en pruebas concretas. Con solo tirar de hemeroteca, las mentiras de Cristina Cifuentes caen por su propio peso:

Por ello, urge actuar en defensa de la verdad:

Cristina Cifuentes, que se ha hartado por doquier de predicar desde el mismo inicio de esta campaña de elecciones locales que huye de las descalificaciones y que realiza una "campaña limpia", ha optado además de por la mordaza, por el insulto a los ciudadanos:  nos tacha  de "extremistas", de "inmorales", de "poco cristianos"... ¿Merecemos menos respeto los ciudadanos que el adversario político?

se pregunta por la "mano negra" que "paga" lo que es una campaña de reflexión y de simple ejercicio de los derechos de participación y de libertad de expresión ciudadana -su propia compañera de filas y candidata a la alcaldía por el PP, Esperanza Aguirre, así lo ha reconocido-... Cifuentes insiste en eso de los "intereses oscuros",  como si los ciudadanos fuéramos incapaces de movilizarnos por nuestros propios medios ante las mentiras del poder. Ni se plantea que pueda haber ciudadanos comprometidos.

Pero en la  misma comparecencia, calla sobre sus propias mentiras que han quedado en evidenciacomo cuando se atribuirse el apoyo de los obispos españoles a su censura a la campaña de reflexión cívica de Hazteoir.org.

Podemos entender que no le guste que los ciudadanos le recordemos sus contradicciones. No debe ser agradable que descubramos que su perfil no encaja con el que cabría esperar de un candidato de centroderecha. Y menos, con unas elecciones a la vuelta de la esquina. Pero sentirse "acosada", "linchada", "ultrajada", "calumniada"..., por oír la verdad que brota de sus propias declaraciones y actuaciones, resulta el colmo. 

Lo peor que puede sucederle a la credibilidad de un político es que mienta. Pero si además de mentir, trata de callar con malas artes a los ciudadanos libres que le desmontan una a una sus mentiras, su credibilidad se hace añicos y su imagen cae a lo más bajo.

Ya le dijimos a la candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid que censurando la campaña #YoRompoConCifuentes no nos callaría.  Y no nos callará por mucha policía que nos envíepor mucho que secuestre nuestros medios, por mucho que nos hostigue con maniobras caciquiles, por mucho que trate de manchar nuestro nombre ante una audiencia amiga que aplaude sus embustes. Porque afortunadamente tú y yo somos ciudadanos libres.

Tenemos tres días para desenmascarar a la candidata popular. Tres días para hacer que se sepa quién es, en realidad, la Cristina Cifuentes que aspira a presidir tu Comunidad.

¡Muchas gracias por defender la verdad!