E. Awabdeh, pastor en medio del terror yihadista: «La única esperanza para un mundo doliente es Jesús»

E. Awabdeh, pastor en medio del terror yihadista: «La única esperanza para un mundo doliente es Jesús»

«Ayer por la noche todo el edificio temblaba a causa de los bombardeos. Honestamente, es increíble la paz que mi esposa y yo sentimos»
«No hay una explicación para eso, más allá del Señor»
«He aprendido que hay una auténtica batalla espiritual en este mundo y que la oración es una gran estrategia, si no la más efectiva»
«Rezamos y confiamos en que aunque el mal esté descontrolado y la oscuridad cubra la tierra, la gloria de Dios brillará a través de Su iglesia»
«Muchas personas no ven la luz al final del túnel. Las cosas están empeorando, con más lucha y derramamiento de sangre»

He aprendido que hay una auténtica batalla espiritual en este mundo y que la oración es una gran estrategia, si no la más efectiva», no dice el presidente de la Iglesia Alianza Cristiana Evangélica en Siria y Líbano, a punto de participar en el Congreso #WeAreN201.

MasLibres.org / WeAreN2015.- El Pastor Edward Awabdeh, presidente de la Iglesia Alianza Cristiana Evangélica en Siria y Líbanoserá una de las voces destacadas por los cristianos perseguidos que escucharemos en el I Congreso Internacional sobre Libertad Religiosa Todos Somos Nazarenos #WeAreN2015, que se celebra en Madrid, organizado por MasLibres.org con el patrocinio de HO y CitizenGO, desde este viernes 17 y hasta el domingo 19.

 «Mi esposa (Rana) y yo tenemos una profunda sensación de paz, y ambos creemos que esta paz es un don de Dios, para que podamos permanecer en el país para alentar a nuestro pueblo y para aliviar un poco el sufrimiento», explica. «Aunque pasamos por momentos bajos y algunas luchas confiamos en la mano soberana de Dios y en su bondad».

Reconoce que incluso en medio de una guerra civil, todavía son capaces de tener en paz el corazón y la mente.  «Humanamente hablando, no es fácil encontrar la paz. Ayer por la noche todo el edificio temblaba a causa de los bombardeos. Honestamente, es increíble la paz que mi esposa y yo sentimos, no hay una explicación para eso, más allá del Señor».  «Los combates se acerca más y más cerca de donde se encuentra la iglesia», dice «muchas personas no ven la luz al final del túnel. Las cosas están empeorando, con más lucha y derramamiento de sangre»

A pesar del peligro y de los bombardeos constantes, su iglesia es fuerte.  «La iglesia está haciendo muy bien. Muchos están involucrados en el ministerio, y que se están haciendo juntos, hay un gran compromiso». «Es obvio que Dios está haciendo algo. Escuchamos a la gente que viene a nuestra iglesia diciendo: "Aunque lo perdimos todo, ganamos Cristo". Este es el tiempo para la iglesia, sentimos esta fuerza como nuestro tiempo».

«También tenemos un gran sentido de ser pastores del pueblo, quedarse al lado de ellos, para animarlos. Nuestra presencia es también un mensaje: hay que quedarse, tenemos que confiar en su protección. No estamos viviendo para sufrir; el Señor nos está dando un tiempo maravilloso».

Sin embargo, Awabdeh dice que hay una parte muy dolorosa: «Por otro lado, muchos fieles de la iglesia tuvieron que abandonar a causa de los riesgos a su seguridad. Perdimos algunas personas. Eso da mucha tristeza; rompe nuestros corazones». «Son carne de nuestra carne, eran personas muy eficaces. En este momento un 30 % de las personas han abandonado; dos de cada cinco ancianos, tres de los siete líderes de adoración, tres de cada cinco jóvenes líderes».

«Es arriesgado, sí. Hay explosiones, todo es muy impredecible. Cuando usted necesita para conducir por la ciudad se corre el riesgo. Las carreteras están cerradas. Veinticuatro horas al día hay disparos y bombardeos». «Pero para nosotros los cristianos no es lo mismo, tenemos un 'GPS' diferente que nos conduce. Gracias a Dios por su presencia en nuestras vidas, por su parte, para su paz. Dios realmente puso sus manos sobre nosotros».

Usted es pastor evangélico y vive en Damasco con su esposa, donde a menudo hay bombardeos, misiles que impactan contra las casas y matan a muchos civiles… ¿Cómo se puede vivir en esa situación y tener aún el ánimo de ayudar a los demás?

Al pensar en ello, creemos que la única explicación de la profunda paz que gozamos es que es de origen divino y que nos ha sido concedida por la gracia de Dios para un fin: ser capaces de ayudar a nuestra comunidad y tener recursos suficientes dar ánimos y bendecir a los demás.

No sentimos que estemos haciendo nada heroico quedándonos en nuestro país y sirviendo a nuestro pueblo. Pensamos que el quedarnos no sólo es lo correcto sino lo normal. Algunas veces cuando el bombardeo es intenso o muy cercano a nosotros, recordamos que ya hay peligro donde vivimos. Parece que fuera natural en los seres humanos el acostumbrarse a una situación peligrosa y continuar la vida como siempre.

¿Qué está pasando en Siria, Pastor?

Me gustaría poder contestar esta pregunta con cierto grado de solidez, quiero decir con conocimiento de causa. Sin embargo, lo que vemos en superficie es destrucción del país, desgarro del tejido social de las comunidades y la destrucción de toda una generación. Es un conflicto muy sucio con motivaciones sectarias subyacentes, una lucha de poder que se hizo mucho más grande y amplia que Siria y los sirios. La lucha se potencia con la intervención de los intereses de los poderes internacionales.

 ¿Se ayudan entre ustedes, los cristianos de las diferentes confesiones?

Sí, entre los cristianos de todas las confesiones e incluso a los necesitados de otras religiones.

¿Creyó posible alguna vez que el extremismo islámico llegara a propagarse con esta crueldad?

No, nunca lo creímos posible en este país. A veces resulta estremecedor sólo pensar que, en algunos casos, hemos estado viviendo entre gente semejante.

 ¿Piensa que hay una intención de aniquilar la presencia cristiana de Oriente?

No lo tengo tan claro. Lo que sí sé es que los cristianos en Medio Oriente son más vulnerables y no pueden sobrevivir o rehacerse en un ambiente de violencia y anarquía.

Su esposa y usted han permanecido al frente de su comunidad y no piensan abandonar. ¿Aun sabiendo que puede aguardarles la muerte en cualquier momento?

Mi esposa y yo creemos que estamos llamados por Dios a hacer justo esto. Se nos ha confiado el dar el Evangelio. Todo merece la pena por una existencia grande. En medio de esta dispersión de oscuridad, odio y venganza, somos responsables de sembrar las semillas del amor y del perdón. No pensamos que el peligro sea tan inminente. Pero incluso si hay algún grado de riesgo, merece la pena por completo.

Usted considera que esta situación terrible que están viviendo es un don de Dios… ¿Por qué?

No exactamente. Pero lo que el Señor está haciendo, su divina intervención y el experimentar su poderosa presencia son bendiciones maravillosas. Sí, benditos aquellos llamados a permanecer en Siria en medio de esta crisis porque gozarán la experiencia de la presencia poderosa de Dios.

Estamos maravillados de ver venir gente a Cristo precisamente por esta crisis. Muchos se salvaron y están agradecidos al Señor por sus cuantiosas pérdidas porque ganaron la vida eterna en Cristo. Supongo que a eso se le puede llamar un don.

¿Qué ha aprendido de esta experiencia tan atroz?

He aprendido que hay una auténtica batalla espiritual en este mundo y que la oración es una gran estrategia, si no la más efectiva. También hemos aprendido que la única esperanza para un mundo doliente es Jesús, que Dios es para nosotros, que las promesas de Dios son ciertas, el regreso de Dios es una verdad preciosa, el mundo se ha colocado en el mal, la soberanía de Dios y su bondad son el fundamento para la paz y la esperanza de la Iglesia. Hemos aprendido asimismo que el libro de los salmos es preciosísimo.

¿Por qué los yihadistas odian tanto la cruz?

No estoy seguro de si tienen algo escrito en sus libros específicamente contra la cruz, pero sé que la odian porque es el símbolo del cristianismo y, allá donde se erige, entienden que el cristianismo es la religión dominante y que se le tiene por la religión correcta. Su libro rechaza la cruz: se considera un escándalo que Dios permita algo así para Su profeta (Cristo). Piensan que la cruz es una invención de los cristianos y nos acusan de adorar la cruz como un ídolo.

Otra cosa: creo que hay algo espiritual en ese odio específico de la cruz. Recuerde que la cruz es el instrumento con el que Cristo venció a Satán. 

¿Es usted partidario de una intervención armada?

No, no lo soy.

¿Cómo están ayudándole las diferentes iglesias evangélicas del mundo?

Con oración, apoyo y haciendo de la presencia de cristianos en la zona un elemento en la visión internacional de la crisis.

¿Podrá repararse alguna vez el daño material, físico y espiritual hecho a esta región?

Rezamos y confiamos en que aunque el mal esté descontrolado y la oscuridad cubra la tierra, la gloria de Dios brillará a través de Su iglesia. Confiamos en que el Señor está obrando algo más allá de nuestros pensamientos o planes. Está poniendo de manifiesto la falsedad de sus valores religiosos para atraer a muchos de ellos a la luz de Cristo.

Humanamente hablando, la reparación tardará una generación o incluso más. La historia nos enseña que la voluntad de vivir prevalece y, antes o después, la lucha cesa y la reconstrucción empieza.