Ashiq Masih, marido de Asia Bibi: «Jamás pensamos en poner fin a esta pesadilla renunciando a nuestra fe»

Ashiq Masih, marido de Asia Bibi: «Jamás pensamos en poner fin a esta pesadilla renunciando a nuestra fe»

«Hay una última posibilidad de justicia para mi esposa. Sigo teniendo mi esperanza puesta en Jesucristo Todopoderoso»
«Se nos odia por seguir a Cristo y estar orgullosos de hacerlo»,
«Tenemos miedo de nuestro entorno, pero no solo por ser quienes somos, sino porque ningún cristiano está a salvo en Pakistán»
Pero «sigo teniendo mi esperanza puesta en Jesucristo Todopoderoso, espero que mi esposa sea liberada»
Su última visita a Asia, el 13 de marzo: «le di esperanzas de que estábamos haciendo todo lo posible por liberarla, con la ayuda de ustedes»

A punto de participar en Madrid en el Congreso #WeAreN2015, nos declara: «Se nos odia por seguir a Cristo y estar orgullosos de ello», «tenemos miedo, ningún cristiano está a salvo en Pakistán», pero «sigo teniendo mi esperanza puesta en Jesucristo Todopoderoso».

MasLibres.org, #WeAreN2015.- Ashiq Masih, marido de Asia Bibi y quien ya acudió junto a su hija mayor, Sidra, a recoger en nombre de su esposa el Premio HazteOir.org a la libertad de conciencia en 2012participará en el I Congreso Internacional sobre Libertad Religiosa Todos Somos Nazarenos #WeAreN2015que se celebra en Madrid, organizado por MasLibres.org con el patrocinio de HO y CitizenGO, desde este viernes 17 y hasta el domingo 19. Este mismo miércoles ha sido recibido en audiencia junto a su hija menor, Eisam, por el Papa Francisco,   un éxito de miles de ciudadanos que secundaron la campaña en HO para rogar al Pontífice su intercesión, iniciativa de HO que ha obtenido el respaldo del Santo Padre, en favor de esta madre de familia cristiana condenada a muerte en Pakistán, tras ser injustamente acusada blasfemar contra el islam. 

¿Sigue manteniendo la esperanza en la liberación de su esposa, a pesar de los reveses judiciales? 

Tras dos resoluciones injustas para mi esposa, hay una última posibilidad de justicia para ella. Yo sigo teniendo mi esperanza puesta en Jesucristo Todopoderoso, espero que sea liberada. 

Cuando visita a su esposa en la cárcel, ¿de qué hablan?

Hace poco, el 19 de marzo, la visitamos mis hijos y yo. Ellos querían hablar con ella. Me pedía a mí que cuidara de sus hijas, para que progresaran en sus estudios. Por mi parte, le di esperanzas de que estábamos haciendo todo lo posible por liberarla, con la ayuda de ustedes. 

¿Cómo es su situación en la cárcel?

Está sana, aun estando presa. 

¿Alguna vez se ha planteado poner fin a esta pesadilla renunciando al cristianismo?

Somos ambos cristianos, nunca jamás hemos pensado en poner fin a esta situación renunciando a nuestra fe.

¿Tiene miedo?

Sí, tenemos miedo de nuestro entorno, pero no solo por ser quienes somos, sino porque ningún cristiano está a salvo en Pakistán.

¿Qué será lo primero que haga cuando, si Dios quiere, su esposa salga de la cárcel?

Tras agradecérselo a mi Señor, la abrazaré largo y tendido.

¿Tiene amigos musulmanes?

No, porque ellos han sido los causantes de lo que nos ha sucedido. Tengo miedo de hacer amigos musulmanes.

¿Por qué cree que hay tanto odio a los cristianos en Pakistán?

No hay razones que puedan explicarlo. Se nos odia por seguir a Cristo y estar orgullosos de hacerlo. Se nos ofrecen trabajos ínfimos, carecemos de oportunidades; si defendemos nuestros derechos, lo que puede ocurrir es que quemen nuestro pueblo. Quemaron casas de cristianos en Gojra, en Punjab, en 2009; en la Joseph Colony de Lahore en 2013. Ahora estamos esperando el turno de Youhanabad, pues recientemente dos suicidas con explosivos atacaron dos iglesias y, según los medios locales, nos han declarado terroristas.

¿Cree que el caso de Asia Bibi puede servir para que las leyes antiblasfemia cambien algún día?

En Pakistán no hay posibilidad de hacer cambiar las leyes antiblasfemia; aun así, si Dios quiere, a mi esposa la absolverán de los cargos de blasfemia.

 ¿Ve posible un futuro de paz para los cristianos en Pakistán? 

Dios nuestro Señor y Su Hijo, nuestro amado Jesucristo, traen la paz al mundo entero. Pero hay anticristos a nuestro alrededor. Tengamos esperanza en lo mejor, a través de Jesucristo.