Venezuela: silencio cómplice, equidistancia y radicalización

Venezuela: silencio cómplice, equidistancia y radicalización

Tras la detención ilegal del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma
Estados Unidos condena, Cuba apoya “incondicionalmente” al madurismo y el resto se ponen de perfil
¿Qué pasará si Maduro rompe relaciones con EEUU?
Firma en CitizenGO: OEA, carta democrática ya

Tras la detención ilegal del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma. Estados Unidos condena, Cuba apoya “incondicionalmente” al madurismo y el resto se ponen de perfil. ¿Qué pasará si Maduro rompe relaciones con EEUU? Firma en CitizenGO: OEA, carta democrática ya.

CitizenGO, por Luis Losada Pescador.- Tras la detención ilegal del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, se han producido una cascada de declaraciones que podemos resumir en mucho bla, bla, bla, equidistancia y silencio cómplice, pero poca sustancia. Máxime cuando ya sabemos que Ledesma está procesado gracias a un testimonio obtenido mediante tortura… ¿Democracia con presos políticos? ¿Derechos humanos con torturas? Y todavía hay quien prefiere colocarse de perfil….

O la OEA convoca con urgencia y aplica la carta democrática, o estará demostrando a todo mundo su perfecta inutilidad.

El régimen de Maduro ya ha amenazado con meter preso al encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos. El sistema se enroca. Además, ha anunciado que hoy o mañana miércoles saldría a explicar los detalles de la supuesta conjura conspirativa donde probablemente involucre a Estados Unidos. Una excusa para romper relaciones diplomáticas, paradójicamente cuando los hermanos Castro inician su acercamiento. Si esto se confirma, ¿cuál será la respuesta americana?, ¿cómo reaccionará la oposición democrática venezolana?

La espiral es difícilmente predecible. Pero da toda la sensación de estar ante los suspiros de fin de régimen. El fin de semana aparecieron muertos dos muchachos que habían participado en las manifestaciones del viernes. Uno con un tiro en la cabeza y otro con un tiro en la espalda. Y no son los primeros. ¡¿Hasta cuándo?!

Resumo algunas de las declaraciones de los últimos días: 

  • Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon: “Espero que todas las fuerzas políticas apuesten por el diálogo para resolver sus diferencias (…) Confiamos en que todas las partes redoblen sus esfuerzos para avanzar en un proceso de diálogo (…) Confiamos que los desafíos políticos a los que se enfrenta Venezuela sean tratados de forma pacífica”
  • José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, mostró su “alarma” por la detención del alcalde de Caracas y la forma en que se llevó a cabo “porque es un mandatario electo en ejercicio de su cargo". Además, instó a las a las autoridades venezolanas a “detener los hechos que conducen a una espiral de polarización que envuelve a la sociedad y hace imposible la búsqueda de acuerdos que reúnan la voluntad de todos los sectores". También pidió que “dado el carácter político del caso” el juicio contra Ledesma se celebre en libertad. ¿Cuándo convocará asamblea extraordinaria?
  • El secretario general de UNASUR, Ernesto Samper, anunció una próxima visita a Caracas (sin fecha) de los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador, así como una próxima reunión de UNASUR, también sin fecha. “Hay que desarmar los espíritus y armas las voluntades” (¿?) Y atentos a la equidistancia. En su opinión, la crisis política obedece a la crisis económica por la caída del precio del petróleo, “injerencias internacionales, falta de diálogo político interno y a una situación social y económica resultante de factores que hace un par de años eran impredecibles (…) Aquí confluyen factores de perturbación económica, política e internacional”. Vamos que la culpa es de la caída del precio del petróleo…

Y frente a la equidistancia, el apoyo explícito de la cancillería cubana:

“Mostramos nuestra invariable solidaridad y apoyo al pueblo y al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela (…)  frente al reciente intento de golpe de Estado, los planes de atentado y las conspiraciones posteriormente denunciadas (…) Rechazamos enérgicamente las declaraciones de rechazo de otros países y organismos como la OEA que alientan y promueven la subversión interna y la libre determinación del pueblo venezolano”

Ante el apoyo explícito cubano, la condena abierta de EEUU. La Secretaría de Estado advierte que está considerando “herramientas que puedan estar disponibles para conducir al gobierno venezolano en la dirección que debe apuntar”. ¿Promover un golpe de Estado como sugiere Maduro? “Una acusación ridícula como las acusaciones previas”, lamenta Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca.

Por su parte, la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, expresó la profunda preocupación de su gobierno por lo que "parece ser una escalada de intimidación de la oposición por parte del Gobierno de Venezuela". Además, Jacobson hace un llamamiento a toda la región “para asegurar que el gobierno de Venezuela está a la altura del compromiso común con la democracia”.

Mucho más contundente fue el senador republicano estadounidense Marco Rubio:

“La medida contra Ledezma es una prueba más de que Nicolás Maduro no se detendrá ante nada para asegurar su gobierno tiránico y silenciar la demanda del pueblo venezolano por un futuro democrático y libre"

Por su parte, José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch (HRW) dijo que ante las “arbitrariedades” del gobierno venezolano, “la única esperanza son las reacciones firmes”.

¿Y qué opinan los líderes de la región? La presidenta del Senado Chileno, Isabel Allende mostró a través de twitter la “preocupación” del gobierno Bachelet por la privación de libertad de Ledesma. El portavoz del gobierno chileno, Álvaro Elizalde, se muestra más equidistante:

“Existe preocupación por que el cuadro de polarización en Venezuela se transforme en un obstáculo significativo para el diálogo entre el Gobierno y la oposición para el fortalecimiento democrático”.

Mucho más claro fue el expresidente chileno Sebastián Piñera, quien califica la detención de “brutal” y consideró que "debe ser repudiada por todos los demócratas, incluyendo Gobiernos.

También la oposición uruguaya ha pedido al gobierno de Mujica “un planteo firme” en MERCOSUR, OEA y demás foros internacionales. “No mire al costado” pidió el senador y excandidato a la presidencia del Partido Nacional (PN) uruguayo Luis Lacalle Pou.

Quien optó por colocarse de perfil fue la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien se negó a hacer declaraciones de “asuntos internos” de otra nación. No opina lo mismo el Partido de la Social Democracia Brasileña, quien repudió la detención de Ledesma y el silencio cómplice de los gobiernos de MERCOSUR.

El más claro –quizás- ha sido el presidente colombiano, Juan Manuel Santos"Hemos manifestado, en privado y en público, nuestro deseo de que a los opositores se les respeten sus derechos. Inclusive hemos pedido la libertad de Leopoldo López. En el caso del alcalde Antonio Ledezma, también esperamos que cuente con todas las garantías para un debido proceso".

Desde el conservadurismo, la exministra Marta Lucía Ramírez, pide un paso más: que sea el propio Santos quien convoque a la OEA y pida aplicar la carta democrática. “Nuestra responsabilidad es velar porque se mantenga el órden democrático en la región”.

Por su parte, desde el Centro Democrático de Álvaro Uribe, consideran que UNASUR y OEA son “instituciones inservibles para defender a la oposición democrática” en Venezuela. 

De las muchas reacciones de los últimos días, la que más me ha gustado ha sido la de la hija de Ledezma, Antonieta. Ha escrito una carta pública. Entre otras cosas, dice lo siguiente: Mi padre fue llevado de su oficina de una manera violenta, y durante horas fuimos sometidos al terror psicológico de no dejarnos saber su ubicación y su estado de salud físico y mental. Ayer, cuando me entere que era trasladado, a la cárcel militar Ramo Verde. En medio de tanta desesperación y dolor me senté a rezar y Dios me dio claridad para entender que esto es parte de su lucha y el compromiso que él tiene con Venezuela. Y hoy, ese compromiso, se hace mío también”.

También la Iglesia Católica se ha movilizado. El expresidente de la Conferencia Episcopal venezolana recuerda que el 80% de los venezolanos quieren una transición pacífica. ¡Eso no es conspiración! Además, el Arzobispo de Coro (Venezuela) ha sido que la detención de Ledezma “es echar leña en el fuego”.

¿A qué espera la OEA para mover ficha? Puedes sumarte a la campaña de CitizenGO dirigida a su secretario general, José Miguel Insulza, aquí.