Paciente parapléjico vuelve a caminar al ser tratado con células madre adultas

Paciente parapléjico vuelve a caminar al ser tratado con células madre adultas

Importante avance médico con objetivas implicaciones éticas
Es la primera vez que se constata una mejoría clínica tras una lesión espinal después de ser tratada con células del bulbo olfativo del propio paciente

Importante avance médico con objetivas implicaciones éticas. Esta es la primera vez que se constata una mejoría clínica tras una lesión espinal después de ser tratada con células del bulbo olfativo del propio paciente.

REDACCIÓN HO.- El Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia informa de un nuevo e importante avance científico ( publicado en Cell Transplantion 23; 1631-1655,2014), derivado de un tratamiento con células madre adultas: un paciente parapléjico por lesión medular ha vuelto a caminar tras ser tratado con estas técnicas. Sin duda, un importante avance médico con objetivas implicaciones éticas, pues en este caso se han utilizado para el trasplante células adultas, cuyo uso, como se sabe, no presenta ninguna dificultad ética, con las ventajas médicas que implica el uso de células del propio paciente. Por el contrario, el uso de células embrionarias atentan gravemente contra la vida y la dignidad humanas y suman reiterados fracasos. 

Según los autores, esta es la primera vez que se constata una mejoría clínica tras una lesión espinal después de ser tratada con células del bulbo olfativo del propio paciente (Cell Transplantion 23; 1631-1655,2014). El avance es descrito así por el Observatorio:

"Un paciente parapléjico por haber sufrido una lesión de la médula espinal ha sido tratado con células madre obtenidas de su bulbo olfatorio, veintiún días después de haber sufrido el trauma. Las células fueron cultivadas para diferenciarlas en células de glía envolvente y en fibroblastos del nervio olfativo. Después fue resecada la escara de la glía. Tras ello se le trasplantaron las células del bulbo olfatorio por encima y por debajo de la lesión. Posteriormente el paciente fue sometido a un intenso programa de neurorehabilitación. A los 19 meses no se detectaron efectos adversos y tampoco sufría una deficiencia olfatoria como consecuencia de haberle resecado uno de los bulbos olfatorios".

"Tras el trasplante el paciente mejoró su estabilidad, recuperó parcialmente los movimientos voluntarios de las extremidades inferiores y aumentó la masa muscular en la pierna izquierda. También recuperó sensaciones viscerales y mejoró la autorregulación vascular de dicha pierna. Todo ello parece apoyar que se había producido una regeneración de las fibras nerviosas".

Según se comenta en Diario Médico (24/28-XII_-2014), científicos de distintos países han calificado este logro como un gran avance médico, aunque son necesarios más estudios ya que este tratamiento no es generalizable a todo tipo de lesión de la médula espinal.