Firma por Asia Bibi: lograr su libertad es posible y de Justicia

Firma por Asia Bibi: lograr su libertad es posible y de Justicia

Estamos a tiempo de lograr que se revoque la injusta sentencia a muerte de Asia Bibi y lograr su libertad
Firma la alerta de MasLibres.org en HO: pide respetuosamente su indulto
Haremos llegar todas las firmas recibidas al Gobierno de Pakistán
Firma la alerta de CitizenGO, pide al embajador de EE.UU. que, como en el exitoso caso de Meriam Ibrahim, despliegue su diplomacia por Asia Bibi
«Sé que estoy viviendo una cruz, pero también que mis hermanos cristianos están cerca», dice esta cristiana ejemplar: su libertad es posible y es de Justicia

Unirte a estas dos peticiones apenas te llevará unos segundos: firma la alerta de MasLibres.org en HO y pide al presidente paquistaní el indulto; y en CitizenGO, solicita al embajador de EE.UU. en Pakistán que actúe para lograr la libertad de Asia. Otros casos evidencian que es posible.

REDACCIÓN HO / CitizenGO.- Preocupantes resultan las últimas noticias de Asia Bibi: como informamos desde MasLibres.org, el pasado jueves se celebró el juicio y el tribunal de apelaciones confirmó en Pakistán su sentencia de muerte, que la defensa de esta ejemplar madre de familia cristiana recurrirá ante el Tribunal Supremo, último nivel judicial del país: para ello dispone de 30 días. Urge pues reclamar una acción diplomática. Sabemos por otros casos, como el de Meriam Ibrahim o el de Youcef Nadarkhani, que es posible revocar este fallo y conseguir la libertad de Asia.

Estamos a tiempo

Firmar estas dos peticiones, con un clic, sólo te llevará unos segundos:

  • Firma la alerta de MasLibres.org en HO: pide respetuosamente al presidente de la República Islámica de Pakistán, Mamnoon Hussain, el indulto para Asia Bibi. Entregaremos todos los mensajes al Gobierno de Pakistán.
  • Firma la alerta de CitizenGO: pídele al embajador de EE.UU. en Pakistán que despliegue su acción diplomática para asegurar la liberación de Asia Bibi

Justicia y libertad para Asia Bibi

Los abogados de Asia Bibi acudían el pasado jueves relativamente satisfechos a la nueva vista de apelación fijada en el Tribunal de Lahore frente a la condena a muerte de Asia Bibi: tras ser acusada de blasfemia por tomar agua, siendo cristiana, de la misma fuente que los musulmanes, y después de cinco aplazamientos de la vista para su apelación a la sentencia condenatoria, por fin iban a poder exponer sus argumentos de defensa. Todo empezó bien. Los jueces llegaron a las 8:30 am como siempre y a las 10:30 am anunciaron que empezaría el juicio de Asia Bibi. Los abogados de la defensa y de la acusación empezaron a exponer sus argumentos cuando de repente entró un mulán (sacerdote islamista) en la sala. Después, un segundo mulán. Después otro. Así hasta 20. Resulta harto difícil sostener la independencia judicial, el que los jueces puedan emitir libremente su fallo sin presiones, con 20 "supervisores”, en un país que no distingue además entre ley civil y ley religiosa.

  • Sabemos además la presión que sufren los jueces, por lo ocurrido con el ministro Shahbaz Bhatti (Premio HO 2011 a título póstumo) o con quien fuera gobernador de Punjab  Salman Taseer, mártires por defender a Asia y denunciar los abusos hacia los cristianos y otras minorías religiosas del país islámico amparadas por la Ley Antiblasfemia,  y del  el temor que tratan de infundir los fundamentalistas para que no dicten condenas absolutorias en casos como el de Asia -sin ir más lejos, el del juez que se vio obligado a abandonar el país tras condenar al asesino confeso de Salman Taseer-.
  • Pero también sabemos por otros casos, como el más reciente de Meriam Ibrahim, salvada tras haber sido condenada a muerte en Sudán, como el de Youcef Nadarkhani, igualmente liberado en Irán en 2011, que junto a las oraciones la presión ciudadana e internacional es efectiva y sumamente decisiva para que se revoque este fallo y conseguir la libertad de Asia.

Por ello, y ante lo ocurrido en Lahore hace falta algo más.

La Ley Antiblasfemia de Pakistán es un directo atentado contra el derecho humano esencial a la libertad religiosa. Pero es que además, nunca hubo insultos o críticas por parte de Asia Bibi. Lleva años en la cárcel por un delito que no debía de existir y que además nunca cometió.  Una acusación falsa, una ley injusta e intimidación a los jueces: ¿A qué espera Occidente para intervenir? Ahora Asia Bibi se encuentra en el corredor de la muerte y será ejecutada si no hacemos nada. 

En medio de tanto sufrimiento, añadido por el ver el de su marido y sus hijos, Asia se mantiene firme en Cristo: hace unos meses, una delegación de MasLibres.org, HO pudo viajar a Pakistán y acompañar a la familia de Asia Bibi. Les preguntamos por qué no habían renunciado a la fe cristiana y acababan con todo este calvario: «No quiere; no puede. Sería perder su identidad», nos respondían. Un ejemplo de fe, de valentía y de coherencia que remueven el interior.  

Ahora, tras este último revés judicial, dice: «Sé que estoy viviendo una cruz, pero  también que mis hermanos cristianos están cerca y rezando por mí» . Junto a tus oraciones si eres creyente te pedimos, siendo simplemente humano, que secundes estas peticiones. La libertad de Asia Bibi es posible y es de Justicia.