Aznar alerta a Rajoy: dialogar con el nacionalismo supone «deshacer el acuerdo democrático»

Aznar alerta a Rajoy: dialogar con el nacionalismo supone «deshacer el acuerdo democrático»

Exige «perseverancia» en la defensa de las instituciones y la «realidad constitucional»
Así como firmeza del Estado en la «política diaria»
«Cataluña es hoy un paisaje de ruptura, de división y de frustración. Esa es la gran obra del nacionalismo»

Pide firmeza al Estado.

REDACCIÓN HO.- El expresidente del Gobierno José María Aznar ha alertado este jueves al jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, de los riesgos de dialogar con el nacionalismo catalán después de que éste lo volviera a defender el pasado martes, y le ha exigido «perseverancia» en la defensa de las instituciones y la «realidad constitucional», así como firmeza del Estado en la «política diaria». Según ha añadido, se necesita «la mejor política» para «sumar personas y proyectos» y «para renovar la invitación a la concordia dentro de la ley».

Aznar ha recalcado que el diálogo con el nacionalismo «identitario» ha de comenzar por decirle «con claridad cristalina» que sus actos y sus propósitos «no sólo vulneran» el modelo constitucional de organización territorial del Estado sino que «lesionan de manera inaceptable los derechos de los ciudadanos».  «Si diéramos pábulo a esos extravíos del fanatismo, si acogiéramos la política del órdago como base de diálogo, no abriríamos ninguna operación de reforma sino que estaríamos deshaciendo nuestro acuerdo democrático. Y el fracaso estaría asegurado», ha advertido el expresidente, para subrayar que el nacionalismo pretende «poner fin al éxito de España».

La sociedad española debe «resistirse a esa especie de hechizo político»

Tras asegurar que España tiene «un problema político» porque el nacionalismo ha optado «por la confrontación y la ruptura», ha recalcado que la sociedad española «debe resistirse a esa especie de hechizo político»«El Estado siempre y en todo momento debe transmitir fuerza y el sentido de la voluntad mayoritaria a la política diaria, a los asuntos cotidianos, a la vida de la gente», ha demandado. El presidente de FAES ha asegurado que hay que trabajar «desde un compromiso lo más amplio y activo posible" para que no triunfen "los que creen que la historia puede deparar una segunda oportunidad a sus delirios extremistas, felizmente sepultados bajo el Muro de Berlín».

El expresidente ha admitido que «hemos cometido errores. La perfección, al parecer, solo está al alcance de los nuevos totalitarismos de soluciones mágicas, infalibles y, además, gratuitas». Además, ha subrayado que «puede y debe mejora sustancialmente el rendimiento de nuestras instituciones. Es verdad que será difícil recuperar a muchos ciudadanos instalados en la desafección».

«España no puede ser a la vez lo que quiere la mayoría y lo que pretenden las minorías rupturistas». A su juicio, «Cataluña es hoy un paisaje de ruptura, de división y de frustración. Esa es la gran obra del nacionalismo, su extraordinario éxito: romper, dividir y frustrar», añadía.

Aznar se ha pronunciado así durante el acto de entrega  del V Premio FAES de la Libertad  al ensayista e historiador mexicano Enrique Krauze, que se ha celebrado en el Palacio de Cibeles de Madrid.  Entre los asistentes, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el exministro Eduardo Zaplana; el presidente del Consejo Consultivo de la Asamblea de Madrid, Ignacio Astarloa; y los parlamentarios Juan José Lucas, José Ramón García, Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo.