El Sínodo de la Familia profundizará sobre el aborto, las madres de alquiler, la pornografía o la poligamia

El Sínodo de la Familia profundizará sobre el aborto, las madres de alquiler, la pornografía o la poligamia

La Asamblea reúne en el Vaticano a 191 obispos de los cinco continentes junto a decenas de laicos
Aboga para que emerja con "más claridad" la naturaleza "indisoluble" del matrimonio feliz y fiel para siempre

La Asamblea que reúne en el Vaticano a 191 obispos de los cinco continentes junto a decenas de laicos, subraya también la necesidad de profundizar en estos temas y de que emerja con "más claridad" la naturaleza "indisoluble" del matrimonio. 

REDACCIÓN HO.- La Asamblea del Sínodo sobre la Familia, que reúne en el Vaticano a 191 obispos de los cinco continentes junto a decenas de laicos, ha puesto de manifiesto la necesidad de profundizar en temas como el aborto, las madres de alquiler, la pornografía o la poligamia, según informa la Oficina de Prensa del Vaticano al faciltar el  resumen sobre las conversaciones mantenidas por el Sínodo ayer lunes. 

El Sínodo ha hecho público el borrador 'Relatio post disceptationem' sobre el que trabajarán durante toda esta semana. Se trata de un primer texto, no es el definitivo. El Sínodo continua toda esta semana y termina este domingo con la beatificación de Pablo VI. El Cardenal Peter Erdö, relator general del Sínodo, presentaba ayer lunes la “Relación después de la discusión”, que reúne las reflexiones principales que los Padres Sinodales han emitido durante estos días y que constituye la base para los documentos finales del Sínodo. El cardenal Martínez Sistach ha explicado a la Cadena COPE que este documento no es el final. “El proyecto se puede modificar y por eso se pone a la consideración de los grupos lingüísticos donde hay mas debate”, ha señalado. También se ha anunciado el tema del 14º Sínodo general ordinario, que tendrá lugar del 4 al 25 de octubre de 2015, y que versará sobre: “La vocación y la misión de la familia de la Iglesia en el mundo contemporáneo”.

Fue durante la undécima Congregación General cuando tuvo lugar la presentación en el Aula de la Relatio post disceptationem, leída por el Relator General, el cardenal Péter Erdő. Poco después, comenzó el debate libre de los Padres Sinodales. En general, la Relatio post disceptationem ha sido apreciada por su capacidad de “retratar” adecuadamente las intervenciones de estos días en el Aula, captando el espíritu de la Asamblea y destacando la acogida como tema principal de los trabajos. Del documento, se dice, emerge el amor de la Iglesia por la familia fiel a Cristo, pero también su capacidad de estar cerca del ser humano en cada momento de su vida, de comprender que, detrás de los desafíos pastorales, hay muchas personas que sufren. La mirada del Sínodo – se ha reiterado – tendría que ser la del pastor que da la vida por sus ovejas, no la del que las juzga a priori.

Vida

En relación a la apertura a la vida por parte de las parejas, se ha hablado de profundizar en el tema del aborto y las madres de alquiler. Han determinado un análisis más articulado para los casos de poligamia, sobre todo para el que se convierte al cristianismo y quiere acceder a los sacramentos, así como el estudio y la observación atenta a la difusión pornográfica, sobre todo en Internet, que consideran un verdadero riesgo para la familia. En cuanto a la agilización de los procedimientos para las causas de nulidad matrimonial, ha suscitado alguna perplejidad la propuesta de dar más competencias al obispo diocesano, cargando así demasiado peso sobre sus hombros.

Tras la presentación -por parte del relator general cardenal Péter Erdo- de la 'Relatio post disceptationem', el documento de 14 folios y 58 puntos que resume las intervenciones de la primera semana del Sínodo, comenzaba en la mañana de ayer lunes la XI Congregación General y el debate libre de los padres sinodales. En el debate libre se ha resaltado que la palabra "pecado" casi no está presente en la 'Relatio post Disceptationem'. Según ha informado el Vaticano, el Sínodo ha apreciado la capacidad de fotografiar el sentir de los participantes de esta reunión eclesial y ha puesto de manifiesto el amor que la Iglesia siente por Cristo y por los que sufren.

Este documento servirá de base para el trabajo en "círculos menores" que profundizarán en los argumentos y sugerirán otros nuevos hasta llegar al texto que será votado este sábado para después entregarlo al Papa.

Matrimonio y homosexualidad

Entre los nuevos argumentos que han sido añadidos, el Sínodo considera oportuno hacer un agradecimiento a las familias que "permanecen fieles a las enseñanzas del Evangelio, animándolas por el testimonio que ofrecen". En este sentido, se ha hablado de que del Sínodo debería emerger con "más claridad" la naturaleza "indisoluble" del matrimonio feliz y fiel para siempre,  que es posible y está presente en la sociedad, evitando así centrarse principalmente en las situaciones familiares imperfectas.

Se ha vuelto a subrayar la necesidad de acoger a los homosexuales y a las personas que conviven sin casarse, aunque con "justa prudencia" para que no se cree la impresión de una valoración positiva de tal orientación sexual, o comportamiento, por parte de la Iglesia.

Por otro lado, se ha constatado la necesidad de clarificar el tema de la gradualidad, que "podría dar origen a una serie de confusiones". Por ejemplo, en cuanto al acceso a los sacramentos para los divorciados que se han vuelto a casar, se ha dicho que "es difícil aceptar excepciones sin que, en realidad, se conviertan en una regla común". Entre otras reflexiones, se ha sugerido dar mayor acento al tema de la mujer en relación a su importancia para la transmisión de la fe, así como del papel de los abuelos en la vida familiar.

La sesión de este martes

Este martes ha comenzado la tercera sesión de los trabajos sinodales, divididos por grupos lingüísticos de unas 20 personas. Mientras tanto, continúa el trabajo para elaboración definitiva de la 'Relatio Synodi', el documento de conclusiones de este Sínodo que, junto con el mensaje al Pueblo de Dios y a los hombres de buena voluntad, deberá ser aprobado por votación el próximo 18 de octubre, durante la XV Congregación General.