Liberado, bajo arresto domiciliario, el sacerdote franciscano detenido en Siria

Liberado, bajo arresto domiciliario, el sacerdote franciscano detenido en Siria

Se confirma que fueron detenciones ordenadas por el Tribunal Islámico como medida de castigo
El Padre franciscano había denunciado días antes ante este mismo tribunal los abusos contra los cristianos
El sacerdote está en arresto domiciliario, bajo cargos de colaboración con el régimen de Assad
Otros cinco cristianos siguen detenidos, todos ellos colaboradores de los monasterios franciscanos

Se confirma que fue una detención ordenada como medida de castigo por el Tribunal Islámico ante el que el religiso había denunciado los abusos contra los cristianos; de entre los otros veinte fieles apresados, cinco siguen detenidos.

REDACCIÓN HO.- El sacerdote franciscano Hanna Jallouf,  que en un principio se dio por secuestrado por los yihadistas el pasado martes junto a una veintena de sus feligreses, en el pueblo cristiano de Knayeh, al norte de Siria, fue liberado el pasado jueves, 9 de octubre, según informa en una breve nota la Custodia de Tierra Santa. Sin embargo, el P. Jallouf se encuentra bajo arresto domiciliario. Conforme se han sucedido los acontecimientos, y como informa Ayuda a la Iglesia Necesitada,  se confirma que realmente fueron detenciones ordenadas por el Tribunal Islámico, el mismo ante el que  el P. Hanna Jallouf había denunciado días antes las constantes hostilidades contra los cristianos.

Además, del grupo de veinte hombres y mujeres cristianos, permanecen detenidos cinco varones, todos ellos desarrollan actividades en los monasterios franciscanos en los pueblos de Knayeh y la aldea adyacente de Yacoubieh, ambos ubicados en una zona del noroeste de Siria que lleva años bajo el control de milicias anti-régimen. Entre ellos figura un tío del padre Hanna. Los otros son el cocinero del convento de San José en Knayeh y el responsable de mantenimiento del convento de Nuestra Señora de Fátima en Yacoubieh, junto con sus respectivos hermanos. 

Con el paso de las horas han surgido nuevos detalles que aclaran la dinámica de la incursión en la noche entre el domingo y el lunes pasado: no se trató de un secuestro,  sino una medida de castigo aplicada por disposición del Tribunal Islámico de Darkush, a pocos kilómetros de Knayeh. Toda la operación se ha llevado a cabo por orden de ese organismo del “nuevo orden” que los islamistas han impuesto en las zonas bajo su control. Al mismo Tribunal Islámico el padre Hanna Jallouf había hecho su llamamiento unos días antes de la incursión de la milicia en la parroquia, para denunciar el creciente hostigamiento del convento por parte de islamistas armados. 

En algunas entrevistas, el Custodio de Tierra Santa Pierbattista Pizzaballa OFM confirmó que el P. Hanna está confinado en su pueblo, en espera del resultado del juicio del Tribunal islámico, que lo tiene bajo investigación por cargos de colaboración con el régimen de Assad.

A la espera de juicio, P. Hanna no puede salir de la aldea de Knayeh, donde todavía viven 300 cristianos y el padre Hanna continúa su servicio pastoral para ellos, a pesar de las condiciones de libertad limitada en que se encuentra.  En el pueblo funciona un centro de ayuda parroquial, que es el único apoyo material para la población, cristiana o no cristiana, del valle del Orontes. 

El centro de ayuda es una de las actividades sostenidas en Siria desde 2011 por ATS, la ONG de la Custodia de Tierra Santa. “Las ayudas nunca son en dinero”, dice a Terrasanta.net Tomas Saltini, responsable de Ats, “sino que son alimentos (paquetes de alimentos y comidas ya preparadas), ropa y medicinas.  Por desgracia - añade Saltini - no podemos cubrir todas las necesidades de la gente. Cada centro gasta de diez mil a veinte mil dólares al mes en concepto de ayudas, con lo que llega a cubrir sólo una parte de las peticiones”.  En 2013, ATS ha ayudado a los pobres de Siria, tanto cristianos como musulmanes por igual, con ayudas por un valor de 427.000 dólares (además de otras subvenciones, por 110.000 dólares, concedidas a los refugiados y necesitados en el Líbano y Jordania),

Actúa: