Pujol, lejos de aclarar nada, abronca en el Parlamento catalán advirtiendo: "Si se siega la rama, caen todas"

Pujol, lejos de aclarar nada, abronca en el Parlamento catalán advirtiendo: "Si se siega la rama, caen todas"

Niega reiteradamente ser un corrupto, pero sigue con las imprecisiones y sin facilitar documentación que respalde su alegato
Ha acusado a la oposición de enredarlo todo frívolamente, ligándolo al proceso soberanista
Abroncándoles, amenazaba: "Si vas segando una parte de una rama, al final caen todas"

Niega ser un corrupto, ciñe sus explicaciones al "legado" (ya no habla de "herencia") de su padre y lo liga con el proceso nacionalista: "Mi proyecto era construir Cataluña". La oposición censura su opacidad y CiU le critica pero defiende su proyecto político. 

REDACCIÓN HO.- El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha negado este viernes en su comparecencia ante el Parlament que haya sido un corrupto, y ha limitado sus explicaciones a detallar la historia de cómo su padre decidió guardar unos fondos para él y su familia en Andorra -llamativamente hablando de "legado", no de "herencia"-, una suma que en 1980 ascendía al equivalente en dólares de 140 millones de pesetas: "Personalmente puedo decir que yo no he sido un político corrupto. Simplemente eso", ha afirmado durante su intervención ante la Comisión de Asuntos Institucionales, en la que ha defendido que nunca ha recibido dinero a cambio de una decisión administrativa, y ha acusado a la oposición de enredarlo todo frívolamente contra él y contra CiU. No faltó su advertencia de tirar de la manta: "Si vas segando una parte de una rama, al final cae toda la rama y los nidos que hay en ella, y después caen todas las demás ramas".


En la primera intervención, ha desgranado con un tono pausado la historia de cómo su padre, Florenci Pujol, hizo fortuna con el algodón y porque se dedicaba a la compra ilegal de dólares en Tánger durante el franquismo. "Mi padre se hizo rico en Bolsa con la complicidad de las autoridades monetarias españolas", señalaba, para incivar luego que, asustado por los riesgos derivados del compromiso político de su hijo, decidió legarle unos fondos en el extranjero por si algún día tenían que salir del país: "Mi padre dispuso como última voluntad que unos dineros en el extranjero, no regularizados, fueran destinados a mi mujer y mis hijos, pues veía incertidumbre mi futuro político, tenía miedo de lo que podía pasar". "Nunca he recibido dinero a cambio de una decisión política", ha insistido.

Pese a las peticiones de la oposición, no ha aportado ningún documento que recoja el origen de esos fondos, y se ha limitado a leer fragmentos de una carta que su padre le envió a su mujer, Marta Ferrusola, para decirle que esos recursos eran para ellos: "Para el día que Jordi, tú y vuestros hijos tengáis que iros".

Pujol ha remarcado que ya tenía dinero cuando empezó en la política y al llegar a la Presidencia, por lo que ha negado que le moviera el afán de enriquecerse, sino el de sacar adelante un proyecto que ya esbozó en 1958 en su libro 'Construir Catalunya': «era una persona con mucho dinero. ¿Qué puede hacer un hombre de 40 años con dinero? Puede hacer negocios o ser coleccionista de arte o financiar la ciencia, dar la vuelta al mundo u obras sociales o comprar fincas. Yo no hice nada de eso. Un hombre puede tener un proyecto y dedicar esfuerzo, dinero y la vida. Yo tenía un proyecto prioritario que no era ninguno de éstos. Era construir Cataluña o hacer país». 

Constantes imprecisiones sobre el dinero

"La existencia de dinero en el extranjero puede ser muy criticada pero no presupone que su origen sea ilícito. No salió del erario público", según Pujol, que ha defendido que en su etapa al frente de la Generalitat intentó establecer puentes, buscar soluciones, evitar conflictos políticos y sociales y conciliar intereses, pero sin corrupción. Ha asegurado que en todo momento pidió quedar al margen de la gestión de esos fondos, de la que se encargaron dos amigos de su padre -cuyos nombres sigue sin revelar- hasta que pasó a encargarse uno de sus hijos -del que tampoco ha revelado la identidad-.

Esos 140 millones de pesetas en dólares que tenía en 1980 se incrementaron "significativamente" a causa de la inflación y las devaluaciones que sufrió la peseta, aunque no precisa cuánto crecieron.

Tensión en los grupos

Tras esta primera intervención ha llegado el turno de los grupos, que le han preguntado si el origen de estos fondos en el extranjero es la venta "fraudulenta" de acciones de Banca Catalana o de comisiones por contrataciones de la Generalitat durante sus años al frente del Govern. Le han reclamado que "tire de la manta" y profundice en las explicaciones sobre el origen de estos fondos, lamentando que en su primera intervención no hubiera ido mucho más allá de lo que ya explicó en el comunicado del 25 de julio, en el que confesaba la existencia de cuentas en el extranjero.

También le han preguntado si el actual presidente, Artur Mas, y algunos de los consellers que ya estaban en sus gobiernos sabían la existencia de fondos en el extranjero, y le han preguntado si existía una trama corrupta en sus ejecutivos.

Responde abroncando a la oposición

Estas preguntas han enfadado al expresidente, que en su segundo turno de réplica ha abroncado a los grupos por ofrecer la imagen de que todo era un desastre: En su turno de réplica, Pujol ha estallado y , visiblemente indignado, ha acusado a la oposición de "infantilismo", de "mentir" y de aplicarle "una condena previa radical". "Si todo hubiera sido tan corrupto no se hubiera aguantado", según él, y ha subrayado que su comparecencia era para hablar del legado de su padre, no de si hubo corrupción en sus gobiernos. El tono airado ha molestado a la oposición, que ha censurado que no haya respondido a las preguntas que se le han formulado, lo que ha llevado incluso  a los dos diputados de la CUP a abandonar la sala cuando el expresidente no había terminado aún su intervención.


Pujol ha insistido en que sí ha cumplido con su deber ante la Cámara porque el Parlament "ahora sabe muchas más cosas que no sabía", y ha reivindicado que, con su confesión a finales de julio, se desnudó ante la opinión pública.

Ha negado que haya habido un pacto con el PP para tapar los negocios de la familia Pujol-Ferrusola. «Es mentira, esto no es serio, es una intoxicación», ha dicho. «Esto no es una causa general, hay un punto de frivolidad y de mezclarlo todo para ir contra Convergència. "Si los 23 años de gobierno de CiU hubiera sido tan corrupto, sería una condena para todo el país. No era corrupto ni CDC ni el país, no se hubiera aguantado", ha dicho. "Me da pena algunas cosas que se han dicho, hay un infantilismo en extender una sensación de inmoralidad", ha añadido. "Me he desnudado ante la opinión pública", ha alegado el fundador de Convergència, quien se ha jactado de acudir al Parlamento catalán a dar explicaciones "no como otros, que no lo han hecho". "Me he encontrado con una actitud muy hostil", ha dicho.

Pujol también ha dicho que es "falso" que a lo largo de estos dos meses se haya puesto en contacto con el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, para tratar de lograr un trato de favor. Tras advertir que eso es una apreciación "poco seria", si fuera cierto "el primer culpable sería el propio Rajoy".

Amenaza subliminal

El expresidente catalán insinuó que si se hace una causa general contra él y sobre su mandato podría tirar de la manta sobre otros políticos de CiU y de otros partidos que han amparado las presuntas irregularidades que ha cometido o han mirado hacia otro lado. Pujol afirmó que si lo que se dice sobre él fuera cierto, todos los políticos de los últimos años serían también responsables. Y advirtió de que «si vas segando una parte de una rama, al final cae toda la rama y los nidos que hay en ella, y después caen todas las demás ramas».

La tensión de Pujol con algunos grupos se ha repetido también con la intervención del líder de CiU en el Parlament, Jordi Turull, que ha arremetido contra las intervenciones de la oposición, especialmente de PP y C's, a los que ha acusado de difamar y de querer "ensuciar más" todo lo relacionado con CDC y con CiU.  Tras desaprobar los hechos confesados por el expresidente, Turull ha reivindicado que la federación no renuncia ni reniega del proyecto político que impulsó durante sus 23 años de gobierno: "Estamos dolidos y no aprobamos los hechos del comunicado, pero reconocemos lo mucho y mucho que Pujol ha hecho por Cataluña durante su vida".

Gran expectación

La comparecencia ha levantado una fuerte expectación, haciendo que una veintena de fotógrafos se hacinasen en la parte posterior de la sala, llegando incluso a interrumpirse la sesión en algún momento porque el estruendo de los chasquidos de los disparos de las cámaras fotográficas dificultaba seguir el debate.  Siempre bajo la atenta mirada de los primeras espadas de todos los grupos que forman el arco parlamentario -excepto el líder de ERC, Oriol Junqueras-, Pujol ha alargado su relato algo más de la media hora que estaba prevista, sin detenerse a escuchar los cánticos y proclamas contra su persona de la protesta convocada por la asociación Somatemps a las puertas de la Cámara.


El expresidente había llegado al Parlament dos horas antes de iniciar su intervención, y ha entrado en el despacho de la presidenta, Núria De Gispert, donde ha almorzado con ella mientras acababa de perfilar su discurso ante la Comisión. Sin embargo, no ha podido evitar los insultos a la salida de la Cámara, donde no ha hecho declaraciones a los medios y le han arropado diputados de CiU.